españolenglish
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Algunas experiencias de integración institucional de la metodología de Escuelas de Campo de Agricultores en el Perú

Implementación de una Escuela de Campo de Agricultores

Perú cuenta con una sólida experiencia en el uso de la metodología de Escuelas de Campo de Agricultores (ECA) para la extensión a distintos niveles institucionales: nacional, regional y local. A partir de 1997, a raíz que el Centro Internacional de la Papa (CIP) comenzara a utilizar las ECA, también la FAO incluyó esta metodología en su programa de campo. Durante los últimos 10 años, se implementaron más de 1.000 Escuelas de Campo de Agricultores en proyectos centrados en la promoción de emprendimientos productivos y en el desarrollo y fortalecimiento de capacidades técnicas a nivel local. Uno de los mayores avances ha sido el posicionar las ECA a nivel regional y local y su promoción institucional en la política sectorial agrícola.

Las Escuelas de Campo incorporan el ciclo de aprendizaje por experiencias en su programa de capacitación. Este ciclo es la desagregación en etapas del comportamiento natural humano, que permite a las personas analizar sus experiencias y convertirlas en conocimiento aplicable a su futuro . La interacción de estas etapas o momentos del ciclo de aprendizaje del adulto podemos observarlas en el siguiente gráfico:

Fuente: Manual de Formación de Facilitadores. UNJP/PER/049/SPA, 2012
Fuente: Manual de Formación de Facilitadores. UNJP/PER/049/SPA, 2012
 

De esta forma, las ECA están diseñadas para ser desarrolladas durante una campaña agrícola o ciclo de crianza. Una ECA la conforman aproximadamente 20 a 25 participantes, entre varones, mujeres y jóvenes. El número de sesiones promedio es de 14 a 16, es decir, dos sesiones por mes, dentro de las cuales están incluidas la coordinación inicial, la preparación y el día de campo en sí, la evaluación final, la clausura y visitas de seguimiento.

En el siguiente gráfico se indica las fases de implementación y desarrollo de actividades en una ECA:

Fuente: Manual de Formación de Facilitadores. UNJP/PER/049/SPA, 2012
 

Algunos de los principales logros institucionales de las Escuelas de Campo en el Perú son:

  • Inclusión del uso de la metodología en los proyectos de desarrollo productivo a nivel local y en los planes operativos / institucionales de Agro Rural, el Programa de Desarrollo Productivo Agrario, y SENASA, el Servicio Nacional del Servicio de Sanidad Animal, ambos organismos descentralizados del Ministerio de Agricultura.
  • Formación de más de 500 técnicos extensionistas como facilitadores en metodología ECA, entre ellos más de treinta técnicos de ONGs y organizaciones de la sociedad civil, como Acción contra el Hambre y Caritas.
  • Institucionalización del uso de las ECA, mediante la aprobación de ordenanzas regionales de asistencia técnica en la extensión agraria. Un ejemplo reciente son la aprobación de las Ordenanzas de los Gobiernos Regionales de Huancavelica y Ayacucho y la incorporación del uso de la metodología en la estrategia regional de seguridad alimentaria de la región amazónica de Loreto.
  • La incorporación de la metodología ECA en los planes de estudios de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional Agraria de La Molina (Lima), la Universidad José María Arguedas de Apurímac, y la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana de Loreto.
  • Creación y conformación legal de cuatro redes regionales de facilitadores de metodología ECA, en las regiones de Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Loreto.

Los factores clave de éxito incluyen:

  • La motivación de los gobiernos locales y el personal técnico capacitado como facilitadores. Este es un factor clave para lograr resultados positivos y la adopción de esta metodología participativa en el trabajo de extensión agropecuaria. De esta forma, ha permitido a los municipios y gobiernos locales fortalecer sus capacidades, valorarse como promotores legítimos del desarrollo rural en sus zonas y mejorar la relación institucional con la población.
  • El fortalecimiento de las capacidades de las instituciones que prestan el servicio de extensión agraria motivó la incorporación de la metodología como parte de sus actividades (Agro Rural, agencias gubernamentales locales agrarias, organizaciones no gubernamentales).

Las lecciones aprendidas de la experiencia:

  1. La aplicación de ECA requiere un fuerte apoyo de los líderes de los gobiernos locales que están comprometidos con el cumplimiento de una agenda de desarrollo local participativo y un compromiso con las acciones de transferencia de tecnología participativa y articulada.
  2. Se debe promover la participación de la comunidad en los presupuestos participativos de los gobiernos locales, con el fin de implementar proyectos productivos que usen la metodología ECA, brindando sostenibilidad a los emprendimientos productivos.