español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Boletín Trimestral de la Seguridad Alimentaria y Nutricional. Julio a Septiembre 2013

Mensajes principales

  • 47 millones de personas padecen hambre en América Latina y el Caribe. Si bien este resultado representa una mejora respecto de los niveles observados el trienio previo, y pone a la región a la cabeza de la lucha contra el hambre a nivel mundial consolidando su avance con miras a las Metas del Milenio, representa aún una carga importante para sus habitantes.
  • Países como Nicaragua, Perú, Panamá, Honduras, Guyana y San Vicente y las Granadinas, entre otros al interior de América Latina y el Caribe, dan cuenta de que la lucha contra el hambre y su erradicación no solo es una meta posible, sino también trascendental y prioritaria. La región cuenta con los recursos y el compromiso político para alcanzarla.
  • En un contexto en que aún las economías mundiales se están recuperando, la región se expandirá 3% en 2013, alcanzando el mismo ritmo del año previo. Los países que liderarán este crecimiento son Paraguay y Panamá en América Latina, y Guyana y Surinam en el Caribe. El año 2014, en tanto, se avizora como positivo para la región en materia económica, como consecuencia de una recuperación en la demanda externa.
  • Los precios de los alimentos continúan desacelerándose en el tercer trimestre de 2013. Si bien aún existe preocupación en países donde la inflación alimentaria es alta, la mayor parte de los países de la región exhibieron menores ritmos inflacionarios el tercer trimestre. Venezuela, particularmente, experimentó una reducción de 13 puntos en el ritmo de crecimiento de los precios de los alimentos.
  • Las señales son positivas en lo que respecta a la producción y disponibilidad de alimentos, tanto a nivel global como al interior de la región. Estados Unidos, el principal productor de maíz del mundo, espera un incremento de 27% en la producción de este cereal, impulsando la producción y las existencias mundiales de cereales al alza. En América Latina y el Caribe, en tanto, mejorías en la producción de maíz especialmente en Brasil, acompañado por Argentina, Uruguay y Paraguay, permiten establecer perspectivas favorables en términos de disponibilidad de cereales. De igual forma, se espera una recuperación de 2% en la producción de cereales de los países de Centroamérica, México y el Caribe.
  • Los países de la región mantienen, al igual que durante todo 2013, las políticas dirigidas al aumento de la disponibilidad alimentaria a través del fomento de la producción agropecuaria. En particular durante este trimestre varios Estados han implementado programas orientados hacia incrementar la producción de alimentos básicos tales como granos y leche.
  • Por otro lado, en el ámbito del acceso a los alimentos los países de la región han mostrado especial interés por garantizar el abastecimiento alimentario mediante intervenciones en el comercio doméstico, mientras que en el área de la salud nutricional se han implementado nuevos ordenamientos jurídicos para promover una nutrición adecuada en la etapa de la niñez.

América Latina y el Caribe avanza decididamente hacia la meta del milenio

La FAO ha actualizado recientemente sus estimaciones sobre el estado de la seguridad alimentaria, y América Latina y el Caribe (ALC) se encuentra en una posición expectante con miras a alcanzar la meta del ODM-1 de reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre. Pese a esto, todavía hoy 47 millones de latinoamericanos y caribeños, el 7,9% de la población de la región, que padece este flagelo. Si bien esto es un avance importante, mantiene presente la necesidad de avanzar en la consolidación del compromiso político con la erradicación del hambre en la región.

Estado de las dimensiones de la seguridad alimentaria en ALC. Tercer trimestre de 2013

En lo que respecta al Acceso a los alimentos, el tercer semestre fue de consolidación de las buenas perspectivas: los precios de los alimentos han reducido sus ritmos de crecimiento y las economías siguen recuperándose. Ambos elementos permiten sostener una mejoría en el acceso a los alimentos.

En términos productivos, tanto a nivel mundial y especialmente en la región, las perspectivas son alentadoras. La Disponibilidad de alimentos incrementa y la región continua siendo un actor clave en esta materia.

La dimensión de Estabilidad de la SAN se vio afectada de forma menor en países específicos. Este es el caso de Chile, donde algunas regiones productoras han experimentado sequía, y de algunos países donde o bien se exhiben altos precios de los alimentos (Venezuela) o estos aceleran su tasa de crecimiento en el tercer trimestre (Bolivia, Paraguay. República Dominicana y Uruguay).

Finalmente, en materia de Utilización se destacan Argentina y Brasil, donde se establecen políticas que fomentan hábitos alimenticios saludables.

Una mención especial merece el hecho de que, pese a los avances en esta materia y a los buenos resultados agregados, aún 47 millones de personas padecen hambre en la región.

El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo (SOFI por sus siglas en inglés) fue publicado recientemente, informando que América Latina y el Caribe ha logrado reducir en 3 millones el número de personas que padecen hambre en la región, entre los trienios 2008-10 y 2011-13. Esto representa adicionalmente una reducción de 19 millones en el número de habitantes que padecen hambre si se toma como referencia el trienio 1990-92, fijado como base para la medición de los ODM. Así, América Latina y el Caribe en su conjunto se encuentra muy cerca de conseguir el objetivo propuesto para la reducción del hambre.

Figura 1. Hambre en el mundo y en ALC

Fuente: FAO 2013[1]

Pese a lo anterior, varios elementos resultan importantes de destacar. El primero dice relación con las diferencias entre subregiones y países, en términos de sus evoluciones en esta materia. El segundo es la constatación de que pese a los avances realizados, aún una parte importante de la población de la región padece hambre, lo que resulta irónico en una región que es exportadora neta de alimentos. Por último reafirmar el hecho de que las metas del milenio fueron establecidas en un momento en que reducir a la mitad la población que padecía hambre era un objetivo importante, pero que hoy el único número posible y aceptable de personas que padece hambre es cero. La región debe avanzar en ese sentido.

La subregión del Caribe resulta ser la más afectada por el hambre, por cuando de acuerdo a la más reciente estimación de la FAO, un quinto de la población caribeña pasa hambre. Adicionalmente, esto representa un avance moderado, de solo 2 puntos porcentuales, respecto de los niveles observados en el trienio 2000-02. Para esta subregión la meta inicial fue establecida para que la prevalencia de la subalimentación fuera de 13,8%, aún lejos del 19,3% observado actualmente. América Latina en tanto está al borde de alcanzar la meta, presentando un estado de avance del 97%. Hoy, sin embargo, el 7,1% de los habitantes de América Latina padece hambre.

Figura 2. Esta del hambre en América Latina y el Caribe

             A: Número y prevalencia (%) en ALC                                  B: Prevalencia por subregión (%)Fuente: FAO 2013

Los casos de éxito en el combate al hambre y el camino por recorrer

Quince países de la región ya han alcanzado la meta de reducir a la mitad la prevalencia del hambre o bien presentan niveles inferiores a 5% en este indicador. Estos son los casos de Argentina (<5%), Barbados (<5%), Brasil, Chile (<5%), Colombia, Cuba (<5%), Dominica (<5%), Guyana, Honduras, México (<5%), Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas y Venezuela (<5%). Adicionalmente, Colombia presenta un estado de avance muy importante, encontrándose al borde de alcanzar la meta[2], razón por la cual es posible considerarlo como el país número 16 en alcanzarla.

Los casos de Guyana, San Vicente y las Granadinas, Perú, Panamá, Nicaragua y Honduras, quienes presentan avances muy superiores a los establecidos por la meta del 50%, resultan los más destacados en la región y, los países del Caribe especialmente, son ejemplos importantes de que acciones decididas para erradicar el hambre dan los frutos deseados. Pese a esto, si bien las cifras anteriores permiten ser optimistas respecto del cumplimiento de las metas para el resto de la región, lo cierto es que muchos otros países de la región tienen una proporción importante de su población padeciendo hambre. Esto es incluso cierto para países que han alcanzado la meta como Nicaragua, República Dominicana y Perú, que con niveles de subalimentación de 22%, 16% y 12% respectivamente aún tienen un camino importante que recorrer para erradicar el hambre. En el otro lado de la moneda, países como Bahamas, Surinam, Trinidad y Tobado, Bolivia, Ecuador y Belice, si bien han evidenciado importantes avances en la reducción del hambre, deben acelerar sus progresos para conseguir la meta (Figura

Figura 3. Casos de éxito en la reducción del hambre en ALC

Fuente: FAO 2013

La región en su conjunto puede sentirse tranquila respecto de los avances realizados y de la posibilidad de alcanzar la meta de reducir a la mitad la prevalencia del hambre en el año 2015, sin embargo, el hambre aún continua afectando a una cantidad importante de habitantes de ALC. Como se observa, el hecho de que la región se encuentre al borde de alcanzar la meta no es necesariamente representativo de la realidad de los países, algunos de los cuales se encuentran todavía muy retrasados. Adicionalmente y como se ha manifestado, la única meta deseable y aceptable para la región es la erradicación total del hambre. Mayores esfuerzos son requeridos para esto, pero la región se encuentra actualmente en condiciones de adquirir los compromisos necesarios y avanzar decididamente hacia este fin.

Perspectivas de la Seguridad Alimentaria en la región

En julio del presente año la CEPAL pronosticaba que la región crecería un 3,0% el año 2013, alcanzando el mismo nivel que el año 2012. El Caribe en tanto solo observaría una expansión de 2% en el presente año, 0,8 puntos porcentuales por sobre su desempeño en el año 2012.

Los países que liderarán la expansión económica de América Latina son Paraguay, que crecerá 12% después de la caída de 1,2% del año previo, y Panamá, que observará un crecimiento de 7,5% respecto a 2012, pese a lo cual se desacelerará poco más de 3 puntos. Países como Paraguay, Bolivia, Haití, Argentina, Brasil y El Salvador, en tanto, experimentarán crecimientos superiores a los observados en el año 2012, mejorando sus condiciones económicas internas, mientras que todo el resto de la subregión verá reducida su expansión este año. Venezuela, finalmente, además de ser el país con menor crecimiento proyectado para 2013, es el país donde más fuertemente se observarán reducciones en el ritmo de crecimiento económico al interior de América Latina (Figura

Figura 4. Crecimiento económico proyectado para 2013, América Latina
Fuente: Elaboración propia en base a CEPAL (2013).

En el Caribe en tanto, la expansión económica estará liderada por Guyana y Surinam, países que experimentarán crecimientos de 4,8% y 4,5% respectivamente, niveles similares a los observados el año previo. Resulta importante destacar que si bien los niveles de crecimiento de esta subregión son en promedio inferiores que los mostrados en América Latina, países como Santa Lucía, Saint Kitts y Nevis, Dominica, Granada y Jamaica recuperarán los ritmos de expansión, logrando pasar de tasas negativas en 2012 a niveles positivos en 2013. Adicionalmente, países como Surinam, Bahamas, Antigua y Barbuda, y Barbados, quienes ya observaban expansiones en 2012, acelerarán su ritmo de crecimiento en 2013 (Figura 5).

Por último, la reciente publicación de las Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional (2013) [4] señala que el año 2014 podría significar un mejoramiento en las condiciones económicas de la región, como consecuencia de un alza en la demanda externa. Pese a esto, el organismo prevé que el crecimiento se mantenga lento en los países del Caribe, como consecuencia de una reducción importante en los flujos provenientes del turismo. De igual forma, los países de Centro América y México han mostrado un menor dinamismo como reflejo de una menor demanda externa, mientras que la región en su conjunto, como proveedor de bienes básicos, debe esperar mejores desempeños de los países demandantes, como China y otros, a fin de alcanzar un mayor dinamismo en sus economías.

Figura 5. Crecimiento económico proyectado para 2013, Caribe
Fuente: Elaboración propia en base a CEPAL (2013).

Los precios de los alimentos muestran signos de desaceleración pero con comportamientos heterogéneos entre países

La inflación de los alimentos de América Latina y el Caribe se ubicó en 1,3% durante el tercer trimestre del año, su menor nivel en el año para un trimestre. Con este comportamiento, dicho indicador confirma la tendencia de desaceleración que había mostrado el trimestre anterior, cuando había llegado a 2%. La inflación general trimestral, en tanto, prácticamente mostró el mismo nivel que el trimestre anterior, ubicándose en 1,5%.

Países como Brasil, Guatemala, Panamá, Nicaragua, y Venezuela, fueron aquellos que más aportaron a la reducción en los movimientos de los precios de los alimentos. En todos estos países se reportaron inflaciones trimestrales de alimentos menores a las del segundo semestre, destacándose los casos de Brasil y de Nicaragua, donde las variaciones en sus respectivos índices pasaron de ser positivas en el segundo trimestre, a negativas en el trimestre julio-septiembre, y el caso de Venezuela, donde el nivel de inflación de alimentos se redujo en 13 puntos porcentuales entre el segundo y el tercer trimestre. Este país registra, sin embargo, los niveles de inflación más altos de la región.

Pese a lo anterior, en Bolivia, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, los precios de los alimentos mostraron variaciones positivas que superaron con creces los niveles exhibidos en el trimestre previo. En todos estos casos, las variaciones en los índices de precios de los alimentos pasaron de ser negativas en el segundo trimestre, a tasas superiores al 2% en el tercer trimestre. En Bolivia y Uruguay, específicamente, se acumularon variaciones de los precios de los alimentos de 9,3% y 4,7% respectivamente, tan solo en el trimestre julio-septiemb

Figura 6. Variación trimestral de los precios de los alimentos en los países de América Latina y el Caribe, 2013
*/ Se refiere al promedio ponderado con información de 10 países de América Latina y el Caribe que representan el 94% del PIB regional.
Fuente: Elaboración propia con información oficial de los países.

Recuperación en USA y mejoras económicas permiten un alza en la producción, disponibilidad y comercio mundial de cereales

Los últimos pronósticos de FAO señalan una producción mundial de 2.489 millones de toneladas de cereales para la presente temporada (2013/14), esto es 7,7% superior a la producción de 2012/13. Este buen desempeño responde en gran parte al aumento de casi 11% (más de 126 millones de toneladas) por parte de los cereales secundarios y del maíz, especialmente en Estados Unidos. En dicho país la producción de maíz alcanzaría 348 millones de toneladas, superando en un 27% la producción del año anterior tras dejar atrás la sequía del año pasado.

La producción mundial de trigo, en tanto, se vería incrementada en 45 millones de toneladas, casi un 7% por sobre la producción de la temporada previa, alcanzando así los 705 millones de toneladas. El arroz, por su parte, se espera supere levemente la producción del año previo (1%) la que se encontraría, de esta forma, por sobre las 496 millones de toneladas.

La utilización de cereales se estima en 2.416 millones de toneladas, 3,3% por sobre la temporada anterior. De ellos, 1.094 millones de toneladas, un 1,3% más que la temporada anterior, serían destinadas al consumo humano (479 y 409 millones de toneladas de trigo y arroz respectivamente). El uso destinado a piensos, en tanto, se vería incrementado en un 5,3%, alcanzando las 850 millones de toneladas. De esta manera las existencias finales de cereales se verían incrementadas en 12,4% respecto de la temporada anterior, alcanzando las 559 millones de toneladas. Gran parte de estos buenos resultados se deben al incremento de 45 millones de toneladas por parte de los cereales secundarios, los que se elevan 27% por sobre la temporada anterior. El trigo y el arroz igualmente verían incrementadas sus existencias, en 5,2% y 4,8% respectivamente.

Finalmente, en lo relativo al comercio, se prevé que éste supere las 312 millones de toneladas de cereales, 1,6% más que en 2012/13, debido, en parte, a la mayor disponibilidad de granos secundarios, en especial maíz. De hecho, el comercio de granos secundarios se expandirá en 2% hasta alcanzar las 133,5 millones de toneladas, 76% de las cuales corresponden exclusivamente a maíz. El comercio de trigo, en tanto, se incrementará en 1,4 % respondiendo en gran medida al aumento en las importaciones por parte de China, las cuales se incrementarían de 3 a 7,5 millones de toneladas para la actual temporada. Esta situación se verá contrastada por países como Marruecos y la Federación Rusa, donde habrá menores importaciones tras la recuperación en la producción local.

Figura 7. Balance del mercado mundial de cereales. Millones de toneladas

*/ Disponibilidad corresponde a la producción más stocks iniciales.
Fuente: FAORLC, a partir de FAO (2013)[5]

Se expande la producción de cereales de América Latina y el Caribe

En América Latina y el Caribe los pronósticos apuntan a una producción de cereales que superará en 9,5% la producción del año anterior, alcanzando las 223,1 millones de toneladas. De ellas, 181,1 millones de toneladas corresponden exclusivamente a América del Sur, subregión que vería incrementada su producción en 11,3% respecto a la temporada previa. En el resto de ALC se espera igualmente un incremento en la producción. En Centroamérica, México y el Caribe, en conjunto, la producción de cereales alcanzará los 42 millones de toneladas, un 2,2% por sobre el desempeño de 2012.

El buen desempeño de Sudamérica se debe, en parte, a la producción de maíz y específicamente a los buenos resultados de Brasil. En Sudamérica se espera una producción de 124 millones de toneladas de maíz, 17% por sobre lo observado en 2012, mientras que en Brasil, como consecuencia de un aumento en los rendimientos y el área plantada, y a la presencia de factores climáticos favorables, se espera que la producción de maíz aumente 13%, hasta las 81 millones de toneladas. Una situación similar se observa en Argentina, Uruguay y Paraguay.

En México se espera que la producción total de cereales alcance los 34,3 millones de toneladas, 2% por sobre la buena producción de 2012. Esto responde, principalmente, a la recuperación en los rendimientos del maíz, la que se espera alcance los 22,4 millones de toneladas. En Nicaragua y Haití, de igual forma, se espera que la producción del maíz se recupere tras los reducidos niveles del año previo, mientras que en El Salvador, se espera que la producción mantenga los buenos niveles del año anterior.

Para el caso del trigo, en tanto, se espera que la producción alcance los 22,5 millones de toneladas, un 12% por sobre lo contabilizado en 2012. En Sudamérica se prevé que la producción alcance las 18,7 millones de toneladas, y, al igual como sucede con el total de cereales, se registrará un incremento de 11,3% en la producción respecto al año anterior. En Brasil y Paraguay se espera una contracción en el trigo como consecuencia de heladas. Por el contrario, en Argentina se esperan incrementos producto de aumentos en los rendimientos y en el área sembrada. En tanto en México estimaciones preliminares para el caso del trigo, dan cuenta de una producción de 3,8 millones de toneladas, 15% por sobre el año 2012, debido principalmente a la recuperación del área planta

Cuadro 1 . Producción de cereales en América Latina y el Caribe, millones de toneladas

Región TrigoGranos secundariosArrozTotal cereales
201120122013201120122013201120122013201120122013
América del Sur 25,516,818,7106121,4137,426,424,525,1157,8162,7181,1
Argentina 14,58,29,532,831,237,51,71,61,649,140,948,6
Brasil 5,74,45,15974,183,713,611,611,978,390,1100,6
Mesoamerica y el Caribe3,63,33,829,63535,32,82,82,936,141,142
México 3,63,33,824,730,230,30,20,20,228,533,734,3
Total ALC29,120,122,5135,6156,4172,729,227,328193,9203,8223,1

Fuente: FAO 2013[6]

Comercio agroalimentario de América Latina [7]

Durante el segundo trimestre de 2013 las exportaciones agroalimentarias estuvieron cerca de alcanzar los 64 mil millones de dólares, esto es, un 14% por sobre el valor exportado en igual periodo del año 2012. Este desempeño se explica en buena medida por los buenos resultados observados en Argentina y Brasil, principales países exportadores de la región, responsables del 60% de las exportaciones agroalimentarias del trimestre.

En Brasil se destaca el aumento de 30% en las exportaciones anuales de soja, las que representan el 45% de las exportaciones agroalimentarias del país. En tanto, en Argentina, se destaca tanto el alto crecimiento, de 74%, en las exportaciones de maíz durante el trimestre, como el incremento de 36% en las exportaciones de soja en igual período. Tanto para la soja como para el maíz, el principal destino de exportación fue el mercado asiático.

Por otra parte, las importaciones se incrementaron 5% en comparación con el segundo trimestre del año anterior, alcanzando 19,4 mil millones de dólares. El principal importador de la región es México, concentrando un tercio los productos agroalimentarios importados por América Latina. Los principales productos agroalimentarios importados por México son el maíz y soja, los que representan el 15% de las importaciones agroalimentarias del país.

Conforme lo anterior, el saldo comercial agroalimentario del segundo trimestre de 2013 superó los 44 mil millones de dólares, 18 % por sobre el desempeño comercial de igual trimestre del año anterior. La mayoría de los países de América Latina, presentan saldos favorables durante el segundo trimestre del 2013.

Figura 8. Evolución del comercio agroalimentario de América Latina, trimestres 2010-2013 Millones de dólares y variación anual

Fuente: A partir de Global Trade Atlas (GTA), e información oficial de los países.

El comercio de cereales significo un 7% de las exportaciones y un 17% de las importaciones agroalimentarias durante el trimestre. Las exportaciones de cereales de América Latina crecieron 17% en comparación con igual periodo del año anterior, en tanto las importaciones de cereales cayeron algo más de un 4%, en parte por la disminución de las importaciones parte de México.

Finalmente, las exportaciones intrarregionales durante el trimestre representaron el 14% del total de las exportaciones agroalimentarias de la región. Los valores exportados estuvieron en torno a los 9 mil millones de dólares, un 4% por sobre las exportaciones intrarregionales en igual período del año anterior.

Políticas nacionales referidas a Seguridad Alimentaria y Nutricional durante el trimestre

En el tercer trimestre de 2013 se puede observar el establecimiento de políticas tendientes a garantizar la disponibilidad y abastecimiento de alimentos. Es por ello que, por una parte, algunos países han apoyado de forma decidida la producción de algunos alimentos básicos y, paralelamente, han intervenido en el mercado doméstico con el fin de garantizar el acceso a estos alimentos por parte de la población. Del mismo modo, en el área nutricional los países han promulgado instrumentos jurídicos que, más allá de las intervenciones sanitarias, promuevan hábitos saludables en la población, a fin de prevenir la malnutrición.

Medidas orientadas a la disponibilidad de alimentos

Como ha sido la tónica en los trimestres anteriores, los países siguen invirtiendo recursos y esfuerzos en aumentar la productividad y eficiencia del sector agropecuario. En particular durante el presente periodo, varios países de la región han buscado aumentar la disponibilidad alimentaria mediante diversos programas públicos.

En primer lugar, cabe observar que algunos países de la región han establecido programas e iniciativas para apoyar rubros productivos específicos. Tal es el caso de Colombia, que anunció la puesta en marcha de un paquete de medidas para apoyar la producción láctea, entre las cuales se cuentan iniciativas de asistencia técnica, el establecimiento de compras públicas de leche nacional para que sea entregada a poblaciones en situación vulnerable, y la promoción de la bancarización para facilitar el acceso al financiamiento. En el mismo país se estableció también un apoyo de US$ 38 por tonelada comercializada de maíz blanco en el mercado doméstico; mientras que en Venezuela se decretaron subsidios para la producción de leche, entregándose US$ 0,48 por litro de leche cruda vendida a las empresas lácteas, así como para productos básicos tales como el arroz[8] (US$ 0,34 por kilo), el maíz blanco (US$ 0,28 por kilo), el sorgo (US$ 0,10 por kilo), la soja (US$ 0,47 por kilo) y el azúcar (US$ 0,69 por kilo).

Por otro lado, varios países de América Latina y el Caribe han implementado también acciones públicas para apoyar a los productores afectados por emergencias de carácter climático o sanitario. Dentro del primer grupo es posible observar el caso de Chile, donde comenzó la entrega del "Bono Plan Sequía" por un monto inicial de US$ 78 por grupo familiar, para los agricultores vulnerables de dos regiones del país afectadas por déficit hídrico. En el segundo grupo, en tanto, varios países continúan implementando medidas para enfrentar la plaga de la "roya del café"[9]; tal es el caso de Costa Rica donde fue creado un fideicomiso de US$ 3,9 millones para apoyar a los productores afectados, mientras que en Perú se prorrogó por 2 meses la emergencia agropecuaria en 11 departamentos del país, de modo de enfrentar este amenaza.

Medidas de comercio alimentario

Respecto a las políticas de comercio alimentario, dentro del trimestre cabe destacar en Argentina la autorización para exportar 2,75 millones de toneladas de maíz[10], mientras que Dominica invertirá US$ 2,1 millones provenientes del Caricom Development Fund para mejorar los estándares de calidad de los productos de exportación del país, promoviendo así un mayor acceso a los mercados internacionales.

Medidas que facilitan el acceso a los alimentos

Entre las acciones implementadas en el ámbito del acceso a los alimentos, particularmente en cuanto al área de los ingresos familiares, es posible observar que algunos países de la región han decretado alzas en el salario mínimo de modo de aumentar la capacidad adquisitiva de la población más vulnerable; esto se ha hecho patente en Argentina y en Venezuela donde se fijaron nuevos salarios mínimos mensuales de US$ 560 y de US$ 429 mensuales, respectivamente.

Otra área dentro de la cual los Estados de la región han enfocado su interés es en el abastecimiento de alimentos. Concretamente, en Panamá el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) invertirá más US$ 11 mil con el fin de realizar compras de arroz para ser expendidas en la cadena de abasto estatal "Jumbo Tiendas", mientras que en Argentina se implementó la "Ley de Abastecimiento"[11] con el fin de facilitar la comercialización en el mercado doméstico de trigo y harina de trigo, promoviendo la disponibilidad en el mercado por parte de todos los actores de la cadena productiva que cuenten con existencias físicas de estos productos.

Finalmente, en cuanto al mercado del trabajo, en Bahamas fue establecida la "National Training Agency", la cual tendrá como misión la capacitación de jóvenes de hasta 26 años para facilitar su acceso al mercado laboral.

Programas de abastecimiento de alimentos en América Latina y el Caribe

Varios Estados de América Latina y el Caribe han implementado políticas y mantienen instituciones que operan en el mercado doméstico, y que están particularmente dirigidas a garantizar el abastecimiento alimentario tanto en el aspecto físico como económico.

De este modo, el accionar de instituciones y agencias especializadas tales como EMAPA en Bolivia o ENABAS en Nicaragua implica, por un lado, la realización de compras públicas que garanticen un nivel adecuado de ingresos a los productores, y por otro lado precios accesibles para los consumidores.

Otros países han creado cadenas de abastecimiento estatales para mantener un adecuado acceso a los alimentos en zonas aisladas, como es el caso de DICONSA en México, mientras otros mantienen presencia también en zonas urbanas como es el caso de MERCAL en Venezuela o las “Jumbo Tiendas” en Panamá.

En el área del Caribe, en tanto, varios países mantienen centros de compras públicas donde los pequeños agricultores venden su producción y esta es luego procesada y comercializada a través de la red privada minorista; tales son los casos de Belice con la “Belize Marketing and Development Corporation” y Bahamas y Granada con las “Packing Houses”.

Finalmente, Brasil es un país que ha implementado a gran escala la compra a pequeños productores para luego subastar los stocks públicos formados de esa forma en regiones que presenten déficit de existencias, todo ello a través de CONAB.

Medidas de salud, inocuidad y nutrición

En el área de políticas de salud, inocuidad y nutrición, en el ámbito de la extensión y promoción nutricional, en Argentina fue promulgada la Ley Nº 26.873 para promover la lactancia materna exclusiva en niños de hasta 6 meses y la lactancia continuada y alimentación complementaria oportuna en niños de hasta 2 años.

Por otra parte, en el ámbito de los programas de alimentación escolar, cabe destacar en Brasil fue promulgada "Ley de Cantinas Escolares", que prevé la restricción en la ventas de alimentos de bajo estándar nutricional en las escuelas brasileñas, ello con el objetivo de promover mejores hábitos alimenticios.


[1] FAO, 2013a. The state of food insecurity in the world. The multiple dimensions of food security. Disponible en: Este sitio web

[2] Colombia ha reducido la prevalencia de la subalimentación en 48%, siendo 50% la meta. Esto implica que al día de hoy presenta un estado de avance del 96%.

[3] CEPAL, 2013. Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2013.

[4] FMI, 2013. World economic outlook, October 2013. Transitions and tensions.

[5] FAO, 2013b. Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, Octubre 2013. Disponible en:Este sitio Web

[6] FAO, 2013c. Crops Prospects and Food Situation Nº3, October 2013. Disponible en:Este documento

[7] Agroalimentario considera todos los productos comprendidos entre los capítulos 01 al 24 del Sistema Armonizado (HS). América Latina considera a 17 países de la región: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

[8] El cual ya fue reportado en el boletín del trimestre anterior, disponible en:

[9]En el boletín del trimestre anterior se reportaron programas y acciones públicas de países de la región para enfrentar este problema.

[10]Las que se suman a los 15 millones de toneladas ya mencionados en el boletín del trimestre anterior.

[11]La Ley Nº 20.680 que fija normas que regirán con respecto a la compraventa, permuta y locación de cosas muebles, obras y servicios, prevé una serie de acciones en el ámbito del comercio y los precios domésticos para garantizar el abastecimiento de productos que satisfagan necesidades comunes o corrientes de toda la población. Para este caso en particular, el Estado implementó esta acción mediante la resolución 67/2013 de la Secretaría de Comercio Interior.