español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

<img src="fileadmin/fao/images/header/projects/bannerGenerico.swf" width="810" height="130" />

Asistencia para el diseño y/o fortalecimiento de políticas de inocuidad de alimentos para los países de la región

Objetivo principal con énfasis en beneficiarios
Asistir a los países de la región en el diseño y fortalecimiento de políticas de inocuidad de alimentos y estrategias para su implementación a través de la evaluación de los sistemas nacionales de control de los alimentos.

Principales resultados esperados
Como resultados principales, se contará con las evaluaciones de los sistemas actuales de control de alimentos, planes de acción nacionales consensuados, responsables de gestionar los sistemas de control capacitados en elaboración de indicadores de impacto de la inocuidad y en estrategias de comunicación efectiva y sistemas de control y políticas de calidad e inocuidad de alimentos equivalentes en la región.

Beneficiarios y localidad
Responsables gubernamentales involucrados de Argentina, Chile, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Objetivos secundarios

  • Apoyar la elaboración de planes de acción consensuados, el diseño de estrategias para su implementación, el desarrollo de indicadores económicos para evaluar el impacto de la inocuidad de los alimentos y la sensibilización de los encargados de tomar decisiones.
  • Formular políticas y programas eficaces de control de alimentos.

Justificación técnica
Los sistemas de producción de alimentos en los países de la región tienden a ser extremadamente diversificados y disponen con frecuencia de numerosos productores no organizados y de mercados no estructurados en pequeña escala. El sector alimentario está evolucionando rápidamente en estos países, con escaso apoyo técnico para la introducción de nuevas tecnologías de producción mas intensiva por parte de empresas pequeñas y medianas. El sector de la elaboración industrial de alimentos a menudo está fragmentado e insuficientemente financiado y, por añadidura, el poder adquisitivo de los consumidores suele ser muy bajo con respecto a la demanda de alimentos considerados inocuos.

El rápido ritmo de urbanización, los nuevos sistemas de producción de alimentos y hábitos de consumo han contribuido a aumentar los riesgos relacionados con la inocuidad de los alimentos. Además, los marcos reglamentarios de la inocuidad de los alimentos a menudo son incompletos o anticuados, los sistemas tienden a adolecer de una capacidad técnica, institucional y de control de la gestión de alimentos adecuada, no hay políticas integradas, no hay programas comunes y existe falta de coordinación, esto dificulta obtener reconocimiento de equivalencias necesarias para los acuerdos comerciales.

En la 30 Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe realizada en Brasilia, Brasil, en abril de 2008, se designa como una de las prioridades regionales la sanidad e inocuidad agroalimentaria, en este contexto la FAO es la principal agencia de las Naciones Unidas especializada en todos los aspectos de la inocuidad y calidad de los alimentos y en los diferentes estados de producción: cosecha, post-cosecha, almacenamiento, transporte, procesamiento, distribución y consumo. Para contribuir a la disponibilidad de alimentos sanos y seguros para todas las personas, la FAO trabaja en un enfoque integrado basado en la cadena alimentaria para la gestión de la calidad e inocuidad de los alimentos, reconociendo la responsabilidad de todos los participantes en el suministro de alimentos inocuos, saludables y nutritivos. Con esta actuación, la FAO busca prevenir la contaminación de los alimentos, protegiendo a los consumidores y promoviendo prácticas justas en el comercio de los alimentos.

La FAO hospeda la Secretaria de la Comisión del Codex Alimentarius, la cual ha llevado a cabo el programa conjunto FAO/Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre normas alimentarias durante más de 40 años, y la Secretaria de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF). Fortalecer las capacidades de los países en materia sanitaria y fitosanitaria, tanto para mejorar su participación en la definición de normas, basadas en el análisis de riesgo, como para facilitar la implementación de las mismas, a través de políticas integradas de inocuidad, son acciones prioritarias que serán desarrolladas por la FAO.

Por otro lado, en el 35 periodo de sesiones del Comité de la Conferencia para el Seguimiento de la Evaluación Externa Independiente (CoC-EEI) de la FAO y el Plan Inmediato de Acción, realizado en noviembre de 2008, se ratifica lo anterior como uno de los objetivos estratégicos de la FAO: “mejora de la calidad y la inocuidad de los alimentos en todas las fases de la cadena alimentaria”.

Para el caso de los países de América Latina y el Caribe, es importante reconocer la notable dependencia económica a las exportaciones de alimentos, que se valoran actualmente en 66 000 millones de USD anuales, lo cual equivale a un 12 por ciento del comercio total de alimentos a nivel mundial (FAO 2005), cifra que podría verse incrementada en la próxima década si se mejoran los niveles de inocuidad y de calidad de los alimentos. Esto reafirma las expectativas positivas del impacto que medidas estratégicas de fortalecimiento de la inocuidad a lo largo de la cadena, pueden tener en cada uno de los países de la región.

Las cadenas alimentarias en muchos países de la región (Conferencia en Inocuidad de Alimentos Costa Rica, FAO 2007) enfrentan importantes desafíos comunes para superar aquellos obstáculos que le impiden garantizar actualmente el mismo nivel de inocuidad y de calidad de todos los alimentos consumidos en el mercado interno o exportados. Esto dificulta lograr los acuerdos de equivalencia y reconocimiento mutuo necesarios para los tratados comerciales de bloques, subregiones o regionales.

Entre los problemas que contribuyen a esta situación se pueden listar: la precariedad de políticas integrales de inocuidad alimentaria, legislación incompleta o poco desarrollada, los roles y responsabilidades de las partes interesadas poco definidos, la capacidad limitada para participar en los organismos que establecen normas internacionales como la Comisión del Codex Alimentarius, los servicios de laboratorio e inspección insuficientes o poco efectivos o los conocimientos inadecuados para adoptar o mejorar las medidas sanitarias tendientes a garantizar la inocuidad de los alimentos en toda la cadena.

Contraparte y fondos
Ministerios de Agricultura y de Salud y otros relevantes de los países participantes.

Título:

Asistencia para el diseño y/o fortalecimiento de políticas de inocuidad de alimentos para los países de la región

Símbolo:

TCP/RLA/3213

Duración:

Diciembre de 2009 a Mayo de 2011

Países beneficiarios:

Argentina, Chile, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Institución oficial de contraparte:

Ministerios de Agricultura y de Salud y otros relevantes de los países participantes 

Herramientas