españolportuguês
Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO

FAO: experiencia brasileña en Cooperación Sur-Sur es estratégica en la lucha contra el hambre en América Latina y el Caribe

Representante Regional de la FAO se reunió con representantes del Gobierno brasileño para reforzar la importancia del apoyo de Brasil en la lucha contra el hambre.

FAO: experiencia brasileña en Cooperación Sur-Sur es estratégica en la lucha contra el hambre en América Latina y el Caribe

Andrea Farias/MDA
El Representante Regional de la FAO, Raúl Benítez, se reunió con el Ministro del Desarrollo Agrario, Pepe Vargas.

Santiago de Chile, 29 de octubre de 2012 - Según el Representante Regional de la FAO, Raúl Benítez, Brasil ha realizado grandes progresos en la lucha contra el hambre y la desnutrición, por lo que debe compartir sus conocimientos y experiencias en programas como Hambre Cero y de Alimentación Escolar con otros países de la América Latina y el Caribe, mediante la Cooperación Sur-Sur.

Durante su visita a Brasil, Raúl Benítez firmó diversos convenios con ministerios brasileños que apoyan proyectos en la Región por medio del Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO.

Actualmente, los proyectos conjuntos de la FAO y Brasil tienen un presupuesto superior a 23 millones de dólares en las áreas de fortalecimiento de la sociedad civil; fortalecimiento de programas de alimentación escolar; cooperación humanitaria; acuicultura de las Américas; políticas agroambientales; seguridad alimentaria y fortalecimiento del sector algodonero en la agricultura familiar.

"El gran sentido de la Cooperación Sur-Sur es compartir los éxitos y las buenas prácticas y apoyar el desarrollo de los países de la América Latina y el Caribe. Por eso estamos aquí reunidos con el gobierno brasileño para reafirmar la importancia de este trabajo conjunto entre FAO y Brasil", dijo Benítez.

Durante su reunión con los ministerios, el Representante Regional destacó los avances obtenidos por Brasil en los últimos años en la reducción de la desnutrición. Este cayó de 23 millones de personas desnutridas (en 1990/92) hasta 13 millones (en 2010/12). Solamente en los últimos tres años hubo una disminución de 2 millones de personas, cayendo desde 15 millones a 13 millones.

"El ejemplo brasileño demuestra que si una sociedad se propone a erradicar el hambre convirtiendo la seguridad alimentaria y nutricional en una política de Estado, pueden ser realizados enormes avances a corto plazo", afirmó el Representante de la FAO para América Latina y el Caribe.

Según el estudio de la FAO, El Estado de la Seguridad Alimentaria en el Mundo (SOFI 2012), publicado hace pocas semanas, identificó que Brasil y Perú fueron los países latinoamericanos con mayores reducciones de desnutrición en el periodo entre 2007/2009 - 2010/12.

Los avances de Brasil significan que ya ha cumplido el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, ya que redujo su proporción de desnutridos de 14,9 % (1990/92) a 6,9 % (2010/12).

Esta fue la primera visita oficial de Raúl Benítez al Brasil como Representante Regional de la FAO para la América Latina y el Caribe donde participó de una serie de reuniones con los ministerios del Desarrollo Social y Combate al Hambre; Desarrollo Agrario; Pesca y Acuicultura; Relaciones Exteriores; Agricultura y Ganadería; Agencia Brasileña de Cooperación y Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación.