Programa Especial para la Seguridad Alimentaria, PESA

Documentos

Algunos antecedentes

En el marco del Programa de Seguridad Alimentaria, el Gobierno del Ecuador viene implementando políticas dirigidas a superar la pobreza y la inseguridad alimentaria que son los principales problemas socioeconómicos existentes. Por ello y como resultado de los compromisos adquiridos en la Cumbre Mundial de la Alimentación realizada en Roma, con el auspicio de FAO en Noviembre de 1996, se está ejecutando el Programa Especial de Seguridad Alimentaria del Ecuador (PESAE) con el propósito de mejorar la posibilidad de que la población tenga un acceso permanente a los alimentos en cantidad y calidad apropiadas que le permitan una vida digna, saludable y productiva.

Dentro de los mecanismos que el PESAE está utilizando para su trabajo, en el sector rural que es el más vulnerable, en procura de mejorar la disponibilidad, estabilidad, acceso y consumo de los alimentos, como componentes esenciales de la seguridad alimentaria, está la implementación de proyectos demostrativos de campo, orientados a conseguir el incremento de los ingresos de las familias campesinas a través del mejoramiento y diversificación de la producción agropecuaria, dentro de un enfoque participativo y sostenible.

En lo normativo, el Ecuador está avanzando significativamente con el establecimiento del marco jurídico e institucional para adelantar sus políticas en el campo de la Seguridad Alimentaria, partiendo con las disposiciones de la Constitución vigente de 1998 que contempla por primera vez, explícitamente, el derecho de su población a la seguridad alimentaria. Así mismo, por decreto ejecutivo en el mismo año, se determinan los lineamientos y estrategias para la aplicación de Políticas de Estado en materia de seguridad alimentaria. Finalmente, se inició en el 2001 la tramitación en el Honorable Congreso Nacional de la Ley Nacional de Seguridad Alimentaria.

Frente a la crítica situación socioeconómica de la población rural de la región fronteriza norte, agravada por la amenaza creciente del traslado y ampliación de cultivos ilícitos, el Gobierno a través de instancias regionales como la Unidad de Desarrollo Norte (UDENOR) y el Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico -ECORAE- está llevando a cabo un Plan de Desarrollo de la Frontera Norte que entre otros está dirigido a lo siguiente: reducir la pobreza rural, la inseguridad alimentaria crónica y mejorar la calidad de vida de los hogares rurales; combatir la degradación ambiental y contribuir a un uso más sostenible de la tierra, el agua y de otros recursos naturales; y fortalecer las capacidades y autogestión de las instituciones locales, particularmente a nivel comunitario y con un énfasis especial en las mujeres y en los jóvenes.

La política principal de dicho Plan es canalizar recursos económicos y técnicos que apoyen iniciativas agro-productivas de la población dentro de un esquema de Seguridad Alimentaria. Por ello, tanto UDENOR como ECORAE han solicitado a la FAO asistencia técnica para poner en marcha el proyecto "Seguridad Alimentaria en la Selva Baja del Ecuador" orientado a canalizar los esfuerzos de las instituciones públicas y privadas, así como de las organizaciones campesinas y organismos internacionales hacia la consecución de la seguridad alimentaria. Una breve descripción de las características del mencionado proyecto, cuyo código asignado por la FAO es UTF/ECU/073/ECU se detallan a continuación.

El Contexto en el que se desarrollará el Proyecto

El Proyecto se desarrollará en las Provincias de Orellana y Sucumbíos localizadas al Oriente del país y ocupan una superficie de 39.638 Km2, con una población que supera los 218.000 habitantes, siendo una de las zonas con mayor potencial productivo agropecuario de la Región Amazónica Ecuatoriana. Para los fines de este proyecto piloto, el área delimitada corresponde a los cantones Lago Agrio y Shushufindi en la provincia de Sucumbíos y Joya de los Sachas y Orellana en la provincia de Orellana una zona de intervención de aproximadamente 120.000 ha.

Dicha zona, luego de la explotación petrolera a partir de los años ´70, se vio afectada por una alta migración humana, proveniente en especial de las provincias de Loja, Manabí y Esmeraldas. La mayor parte de dichos inmigrantes eran campesinos y pequeños productores. Estos iniciaron sus actividades agrícolas, dándole especial énfasis al desarrollo ganadero a través de la implantación de pasturas, complementándose con el desarrollo de cultivos como: café, cacao, arroz, maíz, frijol, plátano, yuca, palmito y caña como los principales.

la Estación Experimental del INIAP, en el Sector Napo-Payamino (Selva Baja Amazónica) ha dado durante 15 años un aporte muy importante para el mejoramiento tecnológico en la zona, generando tecnología y experimentando variedades de diversos cultivos con una alta adaptabilidad a la zona y con buenas perspectivas de productividad como en el caso de café, cacao, arroz, maíz, frijol caupí, palmito, yuca, pimienta negra y frutales como: borojó, copoazú, cítricos, piña y jack fruit entre otros.

La topografía es mayoritariamente plana con una altitud promedio de 600 m.s.n.m., aunque existen secciones pantanosas y sectores con pendientes moderadas. Los suelos son muy variables en cuanto a profundidad y drenaje, con alta acidez y una fuerte lixiviación pero en general son frágiles, poco fértiles y que requieren gran cuidado en su manejo.

Teniendo en consideración la fragilidad de los sistemas agroecológicos característicos de la región amazónica se dará especial énfasis al desarrollo de diferentes cultivos en sistemas agroforestales lográndose experiencias importantes que deben ser difundidas y replicadas con la utilización de especies leguminosas: rastreras y arbóreas que han mostrado un buen desarrollo dentro del ecosistema tropical intervenido.

En cuanto a la tenencia de la tierra, al ser una región fruto de la colonización, los beneficiarios poseen en su mayoría títulos de posesión y un número reducido posee su título de propiedad. Los procesos de legalización de las tierras lamentablemente no han podido cubrir a la mayoría de los predios, por lo cual son comunes los problemas de tenencia y la imposibilidad de muchos productores de acceder al crédito.

En el área delimitada, la actividad ganadera es de gran importancia y predomina frente a la agrícola compuesta por cultivos de ciclo corto, anuales, perennes, pastizales y pequeñas manchas de bosques. Los cultivos predominantes son: café, cacao, yuca, plátano, palmito, caña, palma africana y hortalizas (principalmente pimiento, tomate), limón, arroz y maíz dentro de un esquema asociado y de verdaderos sistemas de producción, dada la extensión de la chacra nativa de las fincas. El sistema de propiedad actual es privado e individual no existiendo tierras comunales.

La composición familiar es de cinco miembros en promedio. Entre los factores que mas inciden en la situación de pobreza y de inseguridad alimentaria de la mayor parte de la población de la zona del proyecto región, están los siguientes: el grado de analfabetismo es alto pues se estima que en promedio está en el 12.7% cuando el promedio nacional está en 11.7%; la falta de capacitación y asistencia técnica; la limitada investigación y transferencia tecnológica; la falta de crédito; sistema de comercialización inadecuado; mal estado de las vías; y escasa dotación de infraestructura.

Debe relevarse que en general, la población campesina de la zona vive y trabaja directamente en los predios, ocupa un alto porcentaje de mano de obra familiar disponible, tiene un bajo nivel de organización y participación, destacándose en ciertos aspectos el trabajo comunitario a través de mingas, presta e intercambia mano de obra, práctica ésta que en otras zonas del país están en proceso de desaparición.

El medio ecológico tan frágil que caracteriza a la región determina que deba practicarse y desarrollarse una agricultura sostenible a largo plazo para mantener la capacidad máxima de producir alimentos en condiciones económicas y ambientales adecuadas que permitan la sostenibilidad y sustentabilidad de la producción.

El propósito del proyecto

Por su característica de proyecto piloto, se pretende establecer la metodología accesible a todos los productores, dirigida a contribuir en el mejoramiento de la eficiencia de los sistemas de producción agropecuaria, para alcanzar en forma sostenible el incremento y optimización del ingreso familiar de los pequeños productores que les permita un adecuado y oportuno acceso a los alimentos requeridos. Para lograr tales propósitos el proyecto desarrollará las prácticas necesarias para lo siguiente:

  • Mejorar producción y diversificarla, propendiendo al incremento de la productividad agropecuaria en forma sostenible
  • Alcanzar una utilidad adicional a los procesos de producción agropecuaria amazónica, desarrollar sistemas y mecanismos apropiados de cosecha, poscosecha, agroindustrialización y comercialización.
  • Aliviar la pobreza de la población beneficiaria, generando un excedente económico, que permita alcanzar la seguridad alimentaria y afrontar adecuadamente los efectos del Plan Colombia.
  • Mantener el equilibrio biológico, ecológico, económico y social en procura de un desarrollo sostenido, estableciendo sistemas agroforestales.
  • Sistematizar y difundir los resultados y la solución a las dificultades durante el desarrollo del proyecto.

Los resultados que se esperan lograr

Todos los productores beneficiarios han diversificado su producción y han logrado incremento en su productividad y producción con la aplicación de prácticas sostenibles.

Todos los productores beneficiarios han logrado alcanzar una utilidad adicional a los procesos de producción agropecuaria amazónica, utilizando sistemas y mecanismos apropiados de cosecha, poscosecha, procesamiento de los productos y comercialización.

Todos los productores beneficiarios han logrado mejorar su situación económica, generando un excedente que permite alcanzar la seguridad alimentaria y afrontar adecuadamente los efectos del Plan Colombia.

Todos los productores beneficiarios han instalado sistemas Agroforestales y están logrando contribuir a que se mantenga el equilibrio biológico, ecológico, económico y social en procura de un desarrollo sostenido.

Se han sistematizado y difundido, las experiencias obtenidas con los productores beneficiarios durante el desarrollo del proyecto, a otros agricultores que han decidido aplicarlas.

Para mayor información de los usuarios ver el proyecto completo:

Documentos