español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Preocupa aumento del precio del maíz blanco en Centroamérica y México

Aunque la inflación de alimentos se ha estabilizado en ALC durante el segundo trimestre de 2011, el maíz blanco empuja los índices de inflación de alimentos en Centroamérica y México.

Preocupa aumento del precio del maíz blanco en Centroamérica y México

©FAO

Santiago, Chile, 28 de julio de 2011 – La inflación general y de alimentos se ha estabilizado en los países de la región en el segundo trimestre de 2011. Sin embargo, preocupan los impactos que está teniendo el aumento de los precios del maíz blanco en la seguridad alimentaria de los países de Centroamérica y México, señaló hoy la FAO.

Según el boletín FAO Situación y perspectivas de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe de abril-junio, el aumento de los precios de maíz blanco ha influido en que los índices de inflación de alimentos en Centroamérica y México hayan continuado elevándose.

“El maíz blanco es clave para la alimentación de Centroamérica y México ya que se utiliza para elaborar tortillas, verdaderos pilares de la alimentación en la región, especialmente para los más pobres”, explicó Alan Bojanic, Representante Regional Adjunto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

Entre junio de 2010 y junio de 2011, el precio mayorista de maíz blanco y de la tortilla en México aumentó 65 % y 25 %, respectivamente. En ese mismo periodo el precio mayorista del maíz blanco aumentó 56 % en Guatemala y 112 % en El Salvador. En Guatemala el precio de la tortilla aumentó 33 % entre marzo 2010 y marzo 2011.

“Si bien los precios internacionales de los alimentos se han estabilizado en el último mes, el 2011 hemos vivido un nuevo aumento desde el alza del 2008-2009. Los gobiernos de la región se reunieron con la FAO, la CEPAL y el IICA para debatir estrategias comunes como la creación de sistemas de información de precios y producción regional, la ampliación y fortalecimiento de las redes de protección social y el apoyo a la agricultura familiar”, explicó Bojanic.

Inflación alimentaria se estabiliza en ALC
La inflación promedio de los alimentos a nivel regional ha permanecido en un rango entre 7 y 8 % durante el trimestre abril-junio de 2011. Esto se explica por la moderación de los precios internacionales y las políticas monetarias más restrictivas aplicadas por algunos países.

Sin embargo, la estabilidad promedio contrasta con la gran heterogeneidad de los índices a nivel de cada país: en Nicaragua, Aruba, Uruguay, Colombia y Brasil, la tasa de inflación de alimentos en junio incrementó un punto porcentual por encima de su nivel de abril. En Paraguay, Costa Rica y Panamá hubo una caída de nivel similar durante el mismo periodo.

Las mayores tasas de inflación de alimentos en el último trimestre se registraron en Venezuela, Bolivia, Paraguay y Uruguay, y fueron superiores al 10 %. “La inflación alimentaria tiene un gran impacto sobre los consumidores, especialmente los sectores más vulnerables, que gastan una proporción mayor de sus ingresos en alimentos,” explicó Bojanic.

Maíz amarillo empuja al maíz blanco
A nivel global, de los cereales el maíz presenta el balance más ajustado entre oferta y demanda, con inventarios que tienden a disminuir, lo cual agrega inestabilidad a su precio. El aumento en los precios internacionales del maíz se ha visto reflejado en el precio mayorista y minorista del maíz blanco en Centroamérica y México.

Este incremento está relacionado en cierta medida al grado de sustitución que existe entre el maíz blanco y el amarillo, que hace que los shocks externos de precios en amarillo se traduzcan en shocks internos en el blanco. Así, el maíz blanco se ve afectado por el precio internacional del amarillo, que por transarse en el mercado internacional ha mostrado una mayor volatilidad en el corto plazo.

Baja producción de maíz en Argentina y Centroamérica
En Argentina, las proyecciones indican una caída de producción de 8 % en 2011, debido a la falta de lluvia y a las altas temperaturas. En Guatemala (el principal productor de maíz en Centroamérica) y México, se espera una reducción en la cosecha de maíz de 3,8 % y 4,8 % respectivamente, debido a fenómenos climáticos adversos.

En América del Sur, se espera en el 2011 un leve aumento en la producción y un crecimiento de las exportaciones de maíz. Las exportaciones de Brasil alcanzarán su nivel récord de 12 millones durante la temporada 2010/11, contribuyendo así a un superávit extraordinario de la balanza comercial en maíz de la región.

Países apoyan producción y acceso a los alimentos
Estimular la producción agropecuaria ha sido el objetivo fundamental de las medidas de política pública que han tomado los países de la región durante este trimestre, en muchos casos para mitigar los efectos que han tenido diversos desastres climáticos en la disponibilidad de alimentos.

Adicionalmente, ha habido diversas medidas de política con el objetivo de regular los precios en los mercados de alimentos, en forma directa o indirecta, para mantener los niveles de acceso de la población.

En junio, los gobiernos de América del Sur, El Caribe y América Central se reunieron con la FAO, la CEPAL y el IICA y acordaron medidas conjuntas tales como la creación de sistemas de información de precios y producción regional, y a necesidad de generar mayor transparencia y competencia en los mercados.

Destacaron también la importancia de dar información de precios de los alimentos a los pequeños productores y a los consumidores, y consideraron fundamental apoyar a la agricultura familiar y crear y fortalecer las redes de protección social, para mitigar los impactos del alza de los precios sobre los más vulnerables.