español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

El Codex Alimentarius proporciona una importante contribución a los objetivos de la FAO.

No podemos erradicar el hambre sin alimentos inocuos y nutritivos y prácticas equitativas en el comercio global.

El Codex Alimentarius proporciona una importante contribución a los objetivos de la FAO.
Comité Coordinador del Codex para América Latina y el Caribe

San José, noviembre 19 de 2012.- Entre el 19 y el 23 de noviembre se realiza en el Hotel Ramada Plaza Herradura de San José, Costa Rica, la 18ª Reunión del Comité Coordinador del Codex para América Latina y el Caribe (CCLAC). Dicha actividad es organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Gobierno de Costa Rica, representado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), el cual es el punto de Contacto del Codex en Costa Rica y país coordinador del CCLAC.

Durante la inauguración de la reunión, se contó con la participación del Presidente de la República en Ejercicio, Alfio Piva; la Ministra de Economía, Mayi Antillón; la Ministra de Agricultura y Ganadería, Gloria Abraham; el Viceministro de Economía, Marvin Rodriguez; el Representante de la FAO en Costa Rica, José Emilio Suadi; embajadores de los países participantes y del CODEX Alimentarius.

El comité que preside Costa Rica, está conformado por 33 países de la región, y se espera en la reunión al menos 25 delegaciones, la presencia de autoridades del Codex, FAO, OMS y otras organizaciones internacionales.

En el marco de este foro, los países miembros analizarán diversos temas de interés, relacionados con las necesidades de la región en materia de inocuidad alimentaria. La actividad, además, fomenta la comunicación efectiva de los miembros del CCLAC, con otras regiones y miembros del Codex, con el fin de promover el desarrollo y fortalecimiento de las capacidades de los países miembros.

"Esta reunión, nos permite determinar los problemas y las necesidades de la región en materia de normas alimentarias e inspección de los alimentos y establecer normas regionales para los productos alimenticios destinados exclusiva o casi exclusivamente al comercio dentro de la región", señaló Mayi Antillón, Ministra de Economía.

Con esta reunión, se pretenden lograr mecanismos de cooperación técnica y financiera que le permitan al CCLAC desarrollar y sustentar sus actividades, lo que posibilita asegurar la continuidad, el desarrollo y la sustentabilidad de las tareas del Comité, labor que ha sido desempeñada por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, como entidad organizadora del evento.

"El Codex Alimentarius proporciona una importante contribución a los objetivos de la FAO. No podemos erradicar el hambre sin alimentos inocuos y nutritivos y prácticas equitativas en el comercio global. Las crisis de seguridad alimentaria pueden causar dificultades innecesarias y los cambios en las tecnologías de producción tienen implicancias importantes para la inocuidad y calidad de los alimentos", indicó José Emilio Suadi, Representante de la FAO en Costa Rica.

Asimismo, esta actividad reviste gran importancia para la industria alimentaria, ya que beneficia la gestión y distribución eficiente de información, referente a requisitos técnicos exigidos por los mercados internacionales para las empresas pymes costarricenses exportadoras y con potencial exportador.

"Las normas y directrices del Codex favorecen al sector productivo de nuestros países y facilitan la implementación de Buenas Prácticas Agrícolas, lo que redunda a su vez en un aumento de los estándares de calidad de los productos y de la competitividad internacional. Desde el Ministerio de Agricultura y Ganadería estamos comprometidos con la labor del Codex y realizamos esfuerzos constantes para que el papel de Costa Rica sea cada vez más estructurado, participativo y activo", declaró Gloria Abraham Peralta, Ministra de Agricultura y Ganadería.

La Comisión del Codex Alimentarius, establecida por la FAO y la OMS en 1963, elabora normas, directrices y códigos de prácticas alimentarias internacionales armonizadas, destinadas a proteger la salud de los consumidores y garantizar la aplicación de prácticas leales en el comercio de alimentos. Asimismo, promueve la coordinación de todos los trabajos sobre normas alimentarias emprendidos por las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales.