español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre se convierte en ejemplo a nivel mundial para erradicar el hambre

Durante el Consejo de la FAO, los países de América Latina y el Caribe presentaron su trabajo para erradicar el hambre en la región, una experiencia que ya inspiró un proyecto similar en África Occidental.

Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre se convierte en ejemplo a nivel mundial para erradicar el hambre

@FAO
Con el lanzamiento del desafío Hambre Cero, la Iniciativa América Latina y Caribe Sin Hambre pasó a ocupar un lugar central en el trabajo de FAO en esa región.

Santiago de Chile 04 de enero de 2012 – En 2005 los países de América Latina y el Caribe dieron un paso decidido para combatir el hambre: se comprometieron a erradicar la subnutrición antes del 2025 a través de la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre, ALCSH.

Desde entonces múltiples países han avanzado hacia la erradicación del hambre, desarrollando leyes, políticas y programas de seguridad alimentaria y nutricional, con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO. En parte gracias a estos esfuerzos, en los últimos ocho años el número de personas de la región que sufre de hambre se redujo en 4 millones, llegando a los 49 millones de personas.

“Esa cifra aún nos parece completamente inaceptable: el único número de hambre que podemos tolerar es hambre cero”, señaló el Representante Regional de la FAO, Raúl Benítez. Benítez destacó, sin embargo, que según la FAO América Latina y el Caribe está a la cabeza de los esfuerzos globales para garantizar la seguridad alimentaria para todos.

“En nuestra región es absolutamente posible erradicar el hambre: producimos alimentos suficientes para abastecer a 746 millones de personas, mientras que la población regional es de solo 597 millones. Además, tenemos experiencias muy exitosas de programas de seguridad alimentaria, como Hambre Cero en Brasil o la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre,” dijo Benítez.

Durante la última reunión del Consejo de la FAO, el máximo órgano rector de la Organización, el Grupo de América Latina y el Caribe ante las Naciones Unidas (GRULAC) presentó los avances y logros de la Iniciativa ALCSH, la cual ha sabido impulsar acciones políticas para eliminar la subnutrición.

El Director General de FAO, José Graziano da Silva, abrió la sesión subrayando la labor realizada bajo la Iniciativa en la construcción de una institucionalidad del derecho a la alimentación en la región. Resaltó también la importancia del enfoque multisectorial que utiliza la Iniciativa.

Una experiencia modelo

En octubre de 2012, fue lanzada la Iniciativa África Occidental sin Hambre (Hunger-Free Initiative for West Africa), un proyecto que tiene por objetivo erradicar el hambre de esa zona del continente africano y el cual estuvo inspirado en la IALCSH.

“Los países de ACL saben que nuestra experiencia y aprendizajes pueden ser de utilidad para otros continentes. La Iniciativa es destacable por el compromiso político que asumieron los gobiernos y parlamentarios de la región, con el apoyo de la sociedad civil, y por la cooperación que se generó entre ellos, mediante intercambios regulares de conocimientos y experiencias”, señala Ricardo Rapallo, Coordinador del Proyecto de la FAO de apoyo a la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre.

Leyes y políticas para eliminar el hambre

La experiencia internacional indica que la voluntad política y la institucionalidad legal son dos aspectos claves que deben existir en un país para que hayan avances en el corto plazo en la erradicación del hambre.

La Iniciativa ALCSH, con el apoyo de FAO, ha servido de marco y de impulso para el desarrollo de políticas, programas, estrategias y legislación dirigida a acabar con la subnutrición.

“Hasta la fecha ocho países en la región han elaborado leyes sobre seguridad alimentaria y cinco han reconocido el derecho a la alimentación en sus constituciones,” señaló al respecto Benítez.

En el ámbito legislativo la Iniciativa inspiró la creación en 2009 del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y Caribe, una red de parlamentarios y asambleístas regionales, nacionales y locales, que trabajan para desarrollar marcos jurídicos que garanticen el derecho a la alimentación. A esta red actualmente se afilian 14 frentes parlamentarios contra el hambre nacionales, correspondientes a Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

Con el lanzamiento del desafío Hambre Cero por parte del secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon en la pasada Cumbre Río+20 y la redefinición de los objetivos estratégicos de la FAO, la Iniciativa América Latina y Caribe Sin Hambre pasó a ocupar un lugar central en el trabajo de FAO en esa región.

Apoyo en los países

Sobre el terreno, los proyectos de FAO que trabajan bajo la Iniciativa promueven, a través del impacto en políticas públicas y asistencia técnica a los países, la capacitación y protección social de los estratos de población más expuestos a la problemática de un deficiente acceso a los alimentos.

Ellos se enfocan en áreas como la agricultura familiar, con especial hincapié en el papel de las mujeres y la facilitación del acceso al mercado, el manejo sostenible de los recursos naturales y la sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos.

El presupuesto actual de los más de 20 proyectos de campo que están en marcha en el marco de la Iniciativa asciende a 95 millones de dólares. Al apoyo del Programa de Cooperación España FAO se sumó en 2010 el Fondo de Cooperación Internacional Brasil FAO y la Iniciativa siga abierta a nuevos donantes.