español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

FAO: pueblos indígenas de América Latina y el Caribe son aliados claves en la lucha contra el hambre

FAO discutió su agenda de trabajo conjunta con líderes, académicos y profesionales indígenas de 20 países de la región, para promover el saber tradicional de los pueblos originarios a favor de la lucha contra el hambre.

FAO: pueblos indígenas de América Latina y el Caribe son aliados claves en la lucha contra el hambre

Representante Regional de la FAO, Raúl Benítez, junto a representantes de los pueblos originarios de la región.

Santiago de Chile, 16 de abril de 2013 – Los pueblos indígenas pueden realizar un aporte esencial a la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición en América Latina y el Caribe, señaló hoy la Oficina Regional de la FAO.

Durante el segundo diálogo social entre los pueblos indígenas y la FAO, en Santiago de Chile, el Representante Regional de la FAO, Raúl Benítez, señaló que, “es necesario rescatar y promover el saber tradicional que ellos han forjado a lo largo de siglos, ya que contiene una enorme riqueza de estrategia y saberes necesarios para avanzar hacia la erradicación del hambre en nuestra región”.

En el evento participaron líderes, académicos y profesionales indígenas de 20 países de la región. Myrna Cunningham, representante de la región ante el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, valoró la alianza planteada por la FAO para trabajar en el rescate de sus conocimientos tradicionales relacionados con la producción alimentaria, la nutrición, la salud y los complejos desafíos de la gestión de los riesgos ambientales.

Según la FAO, los sistemas agroalimentarios desarrollado por estos pueblos, sus dietas tradicionales y sistemas de producción y gestión sostenible de los recursos naturales son un patrimonio inestimable, que puede ayudar a encontrar respuestas a los problemas que nacen de los actuales paradigmas de vida y progreso de la sociedad contemporánea.

A pesar de la enorme contribución que pueden hacer al desarrollo y la seguridad alimentaria, ellos enfrentan altos niveles de subnutrición: aunque sólo representan el 5 % de la población mundial, responden por el 15 % de la pobreza extrema.

“El trabajo con los pueblos indígenas es una prioridad para la Oficina Regional de la FAO: debemos escuchar sus voces para encontrar nuevos modelos de producción y consumo de alimentos. Por eso nosotros consideramos que, a pesar de las situaciones de inseguridad alimentaria y pobreza que muchos de ellos enfrentan, ellos no son parte del problema, son parte de la solución”, añadió Benitez.

Actores en riesgo

Los índices de vulnerabilidad que afectan a gran parte de la población indígena son producto de un proceso histórico de privación de sus medios de vida, que incluye la sistemática desestructuración de sus territorios y la erosión de sus recursos naturales y tradiciones culturales.

Para enfrentar esta situación, la FAO ha desarrollado una nueva Política sobre Pueblos Indígenas y Tribales, la cual señala que parte del problema es que las iniciativas de desarrollo económico no toman en cuenta sus contextos culturales y necesidades específicas, resultando muchas veces en la intensificación de su pobreza, marginalización e inseguridad alimentaria.

Tarcila Rivera, coordinadora del Enlace Continental de Mujeres Indígenas, destacó el papel que juegan las mujeres indígenas en la producción alimentaria y la reproducción cultural de sus pueblos. Rivera destacó que es fundamental definir estrategias y políticas con enfoque de género que permitan preservar el patrimonio colectivo de los pueblos y establecer condiciones de mayor equidad en sus relaciones familiares, comunitarias y al interior de las sociedades de las que forman parte.

Agenda conjunta de trabajo

El segundo diálogo social entre los pueblos indígenas y la FAO es parte de un proceso de aproximación iniciado en 2010 para construir una agenda común que les permitirá incidir de manera más decidida en la definición de las políticas que les afectan.

Durante el 2013, la FAO se comprometió a realizar ocho diálogos a nivel país con los pueblos indígenas (Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua y Perú) además de estudios sobre sus sistemas agroalimentarios en cinco subregiones del continente. La FAO también implementará un proyecto de cooperación técnica con Guatemala, Ecuador y Paraguay para fortalecer y mejorar las políticas de seguridad alimentaria dirigidas a este sector.

FAO también prestará apoyo mediante cursos de capacitación y aporte para contribuir a mejorar las estadísticas existentes sobre los pueblos originarios en la región. Este renovado compromiso de la FAO le ha valido la invitación del Sistema de Naciones Unidas para coordinar el Grupo Interagencial Regional en Pueblos Indígenas.

En el segundo diálogo en Santiago, participaron representantes de los pueblos originarios ante el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas y ante el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial; representantes de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, COICA; miembros de la coordinación de las organizaciones de mujeres indígenas de la región, y participantes del Diplomado en Derechos Indígenas que desarrolla la Universidad Indígena Intercultural, a través de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano de Chile.