español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

FAO: inflación alimentaria en ALC se mantuvo estable a pesar de la incertidumbre en los mercados mundiales

Inflación anual de alimentos de ALC alcanzó 8,9 % en julio, el mismo nivel que durante junio. FAO no descarta aumentos futuros producto del alza internacional de los precios alimentarios.

FAO: inflación alimentaria en ALC se mantuvo estable a pesar de la incertidumbre en los mercados mundiales

La tasa anual es igual a la reportada en el mes anterior, lo que indica que la región aún no acusa recibo de los efectos de la sequía en Estados Unidos y del alza internacional en los precios de los alimentos.

Santiago, 12 de septiembre de 2012 – Según el Boletín Mensual de Precios de la FAO, el aumento de los precios de los alimentos en América Latina y el Caribe fue del 0,5 % en el mes de julio, alcanzando la tasa de inflación anual al 8,9 %.

La tasa anual es igual a la reportada en el mes anterior, lo que indica que la región aún no acusa recibo de los efectos de la sequía en Estados Unidos y del alza internacional en los precios de los alimentos. El índice de la FAO para el precio internacional de los alimentos experimentó un incremento sustancial de 6% entre junio y julio de este año.

A pesar de la relativa estabilidad en la tasa anual de inflación de alimentos en la región, la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe no descarta futuros aumentos, como consecuencia de las alzas en los precios internacionales.

El alza en los precios internacionales provino de un abrupto aumento del 17 % mensual en el precio de los cereales, como resultado de la sequia que golpea la producción de maíz en Estados Unidos y las desfavorables provisiones de producción de trigo en Rusia.

“Es importante aclarar que no estamos ante una crisis de alimentos como la registrada en los años 2007-2008. Sin embargo, los gobiernos deben mantenerse atentos a la evolución de los factores que pueden afectar los niveles y la volatilidad de los precios de los alimentos”, explicó Raúl Benítez, Representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

Oportunidades para los exportadores y riesgos para los importadores

Los movimientos recientes en los precios internacionales de los alimentos, especialmente de los cereales, representan simultáneamente oportunidades y riesgos para los países de la región según su posición comercial.

Para Argentina y Brasil, por ejemplo, que responden, en conjunto, por el 15 % de las exportaciones a nivel mundial de maíz, esto representa una oportunidad para incrementar los ingresos por sus exportaciones.

Sin embargo, para los países centroamericanos y México, este hecho podría significar un deterioro más profundo de su balanza comercial de alimentos, especialmente si se toma en cuenta de que más del 75 % de las importaciones de maíz y trigo de estos países provienen de EEUU.

Inflación alimentaria en países de la región

El análisis por país muestra comportamientos heterogéneos en la evolución de la inflación de alimentos en julio: en Brasil y Chile se registraron leves repuntes en dichas tasas, mientras que en Aruba, Colombia, Guatemala, Honduras y Venezuela se han desacelerado en los últimos tres meses.

El Salvador y Paraguay son los únicos países de la región en los que la variación en los índices de precios de los alimentos fue negativa con respecto al mismo mes del año pasado.

En cuanto a los alimentos que tuvieron mayor incidencia en la variación del índice de precios al consumidor durante el mes de julio, estos fueron las papas, tomates y cebollas.