español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Director General de la FAO subraya progresos en los programas de erradicación del hambre en Nicaragua

José Graziano Da Silva considera que Nicaragua muestra importantes avances en seguridad alimentaria y apoyo a la agricultura familiar.

Director General de la FAO subraya progresos en los programas de erradicación del hambre en Nicaragua

“Es una gran satisfacción para la FAO colaborar con el Gobierno de Nicaragua", señaló Graziano da Silva.

Managua, Nicaragua 27 Agosto - El Director General de la FAO, José Graziano Da Silva destacó los avances logrados por los programas de erradicación del hambre implementados por el Gobierno de Nicaragua, al finalizar su gira por el país.

Graziano da Silva se reunió con el Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, Ministros del Gabinete de Gobierno, pequeños agricultores y beneficiarios de programas sociales.

"Nicaragua va muy adelante en sus programas de hambre cero, de apoyo a la agricultura familiar y promoción de los alimentos frescos y saludables. Entonces eso hay que compartirlo con los vecinos. Estamos pensando con la FAO cómo promover esa cooperación con los países vecinos", explicó el Director General de la FAO.

Durante la gira, Graziano da Silva suscribió un Acuerdo Marco de Cooperación entre FAO y el Gobierno de Nicaragua, destinado a contribuir con el Plan Nacional de Desarrollo Humano, relativo a la erradicación del hambre y la pobreza extrema y determinar las prioridades de cooperación para los próximos 4 años.

El Presidente de la Republica, Daniel Ortega Saavedra, al conversar con el Director General, mencionó el Plan de transformación y desarrollo de la caficultura para cuyo acompañamiento se solicita de la cooperación técnica de la FAO plan sobre el cual Graziano da Silva afirmó que se pondrá a disposición de Nicaragua la mejor experiencia internacional que haya al respecto.

Avances en la lucha contra el hambre

Graziano da Silva también se reunió con el Vicepresidente de Nicaragua, Moisés Omar Halleslevens, quien en Junio recibió en nombre de Nicaragua un diploma de reconocimiento de la FAO por haber alcanzar la meta de reducción del hambre del Objetivo de Desarrollo del Milenio 1, antes del 2015.

El Director de la FAO dijo que Nicaragua es un símbolo de compromiso político con la erradicación del hambre, y muestra lo que se puede hacer y conseguir cuando un gobierno prioriza la seguridad alimentaria: “Es una gran satisfacción para la FAO colaborar con el Gobierno de Nicaragua, ya que se ha convertido en un ejemplo de cómo promover políticas de seguridad alimentaria y apoyar a la agricultura familiar”, señaló.

Durante su estadía, Graziano da Silva compartió con beneficiarios de los programas Hambre Cero, Usura Cero y Crédito Solidario, y escuchó las experiencias de quienes han utilizado el apoyo del Gobierno para superar sus dificultades económicas y mejorar su seguridad alimentaria.

Al respecto, el Director General afirmó que para erradicar el hambre, “se necesita organización social por ejemplo mediante Cooperativas, y la segunda condición es el apoyo del Gobierno, ya que no es tarea de un ministerio ni de sólo un sector sino de toda la sociedad”, afirmó.

Alimentación escolar: clave para la seguridad alimentaria

El Director de la FAO, también visitó el Centro Escolar “La Libertad” junto a Ministros de Gobierno, y asistió al proceso de preparación y distribución de la merienda escolar, compartiendo con docentes y con la comunidad de padres de familia organizados en los Comités de Alimentación Escolar (CAE) para los niños de pre-escolar hasta el sexto grado de primaria.

Según la FAO, los programas de alimentación escolar son una de las mejores inversiones que puede hacer un gobierno, ya que mejoran la educación y el aprendizaje, mejorando la asistencia de los niños al colegio y contribuyendo a fomentar buenos hábitos alimenticios.

Graziano da Silva dijo que la FAO está trabajando con el Gobierno de Nicaragua y otros países de Centroamérica en la implementación de un programa de compras de productos de la agricultura familiar para los programas de alimentación escolar.

“La escuela es el mejor lugar para promover los aspectos culturales de la alimentación, manteniendo las tradiciones nacionales y potenciando sus alimentos nativos, como el caso del gallopinto en Nicaragua, o de la quinua en los países andinos”, explicó el Director General