español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Día Internacional de los Bosques 2014

Columna de opinión de Hivy Ortiz - Oficial Forestal de la FAO

Día Internacional de los Bosques 2014

Cambios significativos se evidencian en América del Sur, particularmente en el bosque tropical.
«Cuando se están llevando a cabo las deliberaciones sobre la agenda para el desarrollo después de 2015, reconozcamos la función vital de los bosques y comprometámonos a colaborar en la protección y la gestión sostenible de esos ecosistemas vitales» Secretario General de las Naciones Unidas en el Día Internacional de los Bosques

El monitoreo y evaluación de los bosques en el mundo es una preocupación permanente de la FAO. El Programa de Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales colecta información en intervalos de 5 y 10 años. Se basa en informes nacionales presentados por los países. Además, la FAO realizó un estudio de teledetección que permite detectar los cambios en la superficie con bosques, que son difícilmente evaluados a partir de la información nacional disponible. Este estudio se realiza a nivel mundial, regional y en zonas climáticas.

Más de 204 expertos nacionales en 107 países del mundo contribuyeron al desarrollo de este estudio, cubriendo un total de 13 500 muestras, en sitios por debajo de los 75 grados de latitud norte y sur, para garantizar una mayor cobertura de las áreas boscosas.

Los resultados muestran que el total de área boscosa para el año 2010 es de 3,89 mil millones de hectáreas, que cubre aproximadamente el 30% de la superficie de la tierra. La reducción neta a escala mundial es de 5,3 millones de hectáreas/año. El estudio también mostró que el bosque tropical constituye el 45% del área total, los boreales el 31%, el bosque templado el 16% y el subtropical el 8%.

El informe indica que en América del Norte y Central hay un total de 380 millones de hectáreas de bosque boreal, 90 millones de hectáreas de bosque sub-tropical, 250 millones de hectáreas de bosque tropical y 70 millones de hectáreas de bosque sub-tropical.

Cambios significativos se evidencian en América del Sur, particularmente en el bosque tropical, donde la cobertura ha pasado de 820 millones de hectáreas en el año 1990, a 790 millones de hectáreas en el 2000, y a 760 millones de hectáreas en el 2010.

Las principales causas de la deforestación son la expansión de la actividad agropecuaria, y el desarrollo de proyectos de urbanización e infraestructura.

La pérdida de bosque afecta a unas 25 millones de personas que dependen de los bosques para su seguridad alimentaria, provisión de medicinas, energía, material de construcción, alimento para ganado, generando ingresos económicos y fuentes de trabajo. Además pone en peligro los sistemas de producción agrícola, la provisión de agua para consumo doméstico y riego, los suelos, la biodiversidad y las oportunidades de recreación.

La FAO promueve el manejo integral de los recursos naturales que permite garantizar la producción de alimentos en forma sostenible y la permanencia de los servicios ecosistémicos. Este es uno de los mayores desafíos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.