español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Alimentos tradicionales y educación nutricional son claves para combatir el hambre y la desnutrición

La pequeña producción agrícola y producción local tienen un papel importante que desempeñar.

Alimentos tradicionales y educación nutricional son claves para combatir el hambre y la desnutrición

La recuperación de los alimentos tradicionales es una estrategia válida para hacer frente a los precios internacionales de los alimentos altos y volátiles, señaló Graziano.

28 de septiembre 2012, Nueva York - La promoción de los alimentos tradicionales y una mejor educación nutricional pueden mejorar las dietas y ayudar a mitigar el impacto de los altos precios internacionales de los alimentos, dijo el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en una reunión de alto nivel sobre nutrición celebrada en el marco de la Asamblea General de la ONU.

El evento, convocado por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, reunió a políticos, empresarios, científicos y líderes de la sociedad civil en Nueva York para examinar los progresos realizados a través de la Scaling Up Nutrition Iniative, SUN (iniciativa de ampliación de la nutrición) durante el último año y para discutir los compromisos de mayores inversiones en nutrición.

"La recuperación de los alimentos tradicionales como la yuca, quinua, habas y otros productos que no son commodities es una estrategia válida para hacer frente a los precios internacionales de los alimentos altos y volátiles", dijo el Director General. "Esta es una oportunidad muy importante para promover la agricultura a pequeña escala y la producción local”, señaló.

En la actualidad solo tres de los principales cultivos básicos -maíz, trigo y arroz- proporcionan el 60 % de la energía de origen vegetal en las dietas mundiales, y con el aumento de los ingresos en los países en vías de desarrollo, un gran número de personas están abandonando alimentos tradicionales de origen vegetal en favor de dietas rica en carne, productos lácteos, grasas y azúcar.

"Promover la educación alimentaria y nutricional es un reto en los países desarrollados y en desarrollo", dijo Graziano da Silva. "Mientras que alrededor de 900 millones de personas están desnutridas en todo el mundo, 2 mil millones más sufren algún tipo de malnutrición".

El Director General reiteró el compromiso de la FAO de trabajar con sus socios de la ONU en la lucha contra el hambre y la nutrición. "Cada una de nuestras agencias aporta algo diferente a esta cuestión. Y cuando trabajamos juntos, los resultados son aún más que la suma de sus partes. "

La Conferencia Internacional sobre Nutrición, 21 años más tarde (ICN + 21, por sus siglas en inglés) que la FAO y la OMS organizará en noviembre de 2013 será una oportunidad para movilizar la voluntad política y los recursos necesarios para mejorar la nutrición y la promoción de un global multisectorial sobre nutrición, dijo Graziano da Silva.