español
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

La CAN adopta guía FAO para manejar emergencias de fiebre aftosa

La CAN adopta guía FAO para manejar emergencias de fiebre aftosa

©FAO

Santiago de Chile, 25 de enero 2013- Los países de la Comunidad Andina, CAN, validaron  y adoptaron una guía para la atención de emergencias de fiebre aftosa, diseñada por la FAO con el aporte de los Servicios Veterinarios de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, en el marco del proyecto regional de asistencia técnica para el control progresivo de la enfermedad en los países andinos. 

La Guía para la Atención de Focos y Situaciones de Emergencias Sanitarias de Fiebre Aftosa, está dirigida principalmente a los técnicos de los programas nacionales de fiebre aftosa y es una herramienta regional complementaria concebida para facilitar la atención técnica oportuna de sospecha de brotes de fiebre aftosa y la aplicación de las medidas sanitarias de control. 

Según estadísticas de la FAO, la región Andina produce 54 millones de cabezas de ganado. “Es una fuente de proteína animal necesaria para garantizar la seguridad alimentaria de los pueblos andinos, especialmente de los pequeños productores, cuyo sustento depende, en algunos casos, exclusivamente de la cría de unas cuantas cabezas de ganado”, explicó Raúl Benítez, Representante Regional de la FAO.

 

El hato ganadero colombiano asciende a 22,5 millones de cabezas y los pequeños productores representan el 80,7 % del total de los predios a nivel nacional.  "El trabajo que desarrolla la FAO para mejorar la condición sanitaria de la región Andina favorece la permanencia del estatus sanitario de Colombia como país libre de fiebre aftosa con y sin vacunación", manifestó Rafael Zavala, representante de la FAO en Colombia.

 

Aunque en 2012 la región Andina no presentó focos de la enfermedad, situaciones como las registradas en los últimos años en Paraguay y en varios países asiáticos muestran la necesidad de estar alertas y preparados. 

Detección precoz y alerta rápida

Según Leopoldo del Barrio, Oficial del Proyecto Regional Integrado para el Control Progresivo de la Fiebre Aftosa de la FAO, se requiere un sistema de vigilancia epidemiológica que permita una detección y alerta precoz de la infección de manera articulada con los mecanismos de contingencia, para evitar crisis sanitarias producto de la aftosa.

 

“La importancia de contar con procedimientos armonizados a nivel de toda la CAN es clave, ya que desde el momento en que se atiende una sospecha de brote hasta que se cierra el evento sanitario tienen que cumplirse una serie de pasos bien establecidos”, explicó del Barrio. 

"Estos procedimientos armonizados, que hoy forman parte de la guía adoptada por la CAN,  fueron definidos con  base en experiencias regionales y en lecciones aprendidas en otras zonas del mundo que enfrentan los mismo problemas sanitarios ", dijo del Barrio.

 

La coordinadora del Proyecto Regional de la FAO, Deyanira Barrero, explicó que la facilidad con la que el virus de la fiebre aftosa traspasa las fronteras obliga a una mayor coordinación entre los Servicios Veterinarios de la región.

 

“Se debe evitar la reintroducción del virus a aquellas zonas que hoy son libres y avanzar hacia su erradicación en aquellos territorios en donde no se ha logrado esta condición. Por ello, el desarrollo de estrategias regionales, que se plasmen en los programas nacionales de lucha contra la fiebre aftosa permiten la gestión del riesgo”, explicó Barrero. 

Guía para la Atención de Focos

La guía aborda de manera detallada la enfermedad, el virus que la produce y su comportamiento,  y el proceso para la atención e investigación de una sospecha de brote, al tiempo que presenta un capítulo amplio referido al protocolo que debe seguirse al momento de declarar una emergencia de fiebre aftosa, situación que ocurre una vez se confirma por el laboratorio la presencia de la enfermedad.

 Más información:

www.rlc.fao.org/es/prioridades/transfron/aftosa/proyec/