SITUACION DE LA QUINUA EN ARGENTINA

BUITRAGO, Luis G.y

TORRES, Carlos G.

 

1. Introducción

Esta presentación tiene el propósito de contribuir al conocimiento del cultivo de este pseudocereal andino en la Argentina y en particular en la provincia de Jujuy. Está basada en recopilación bibliográfica, informaciones personales y experiencias propias adquiridas recientemente en el ensayo del comportamiento de cultivares de quinua en la referida provincia.

Antecedentes del Cultivo

En un intento de uniformizar el lenguaje, es interesante tener presente la definición clasificatoria de la quinua como un pseudocereal (Hunziker, et al). De acuerdo al razonamiento de utilización económica de los granos del Ing. Agr. Lorenzo Parodi (1938): "Los verdaderos cereales son gramneas cuyos granos contienen un albumen abundantemente harinoso, apto para la alimentación y cuya harina puede ser panificada. En cambio las legumbres son semillas exalbuminadas muy ricas en prótidos. Finalmente, los pseudocereales son plantas cuyos granos son ricos en materia harinosa, como los cereales, aptos para la fabricación de pan o sucedáneos, pero que a diferencia de aquéllos son dicotiledóneas y todas pertenecen a los géneros Amaranthus y Chenopodium", concepto que se asume para el grano de quinua.

Existen referencias dispersas del cultivo de quinua en Argentina, que se obtienen por información personal ante la falta de referencias escritas.

Se ha constatado que el cultivo de este cereal andino se realiza en diversos ambientes, correspondientes a la zona pampeana húmeda y semiárida de nuestro país. Se han encontrado referencias del cultivo en la provincia de Buenos Aires, donde la producción se realiza con éxito, dirigida al mercado norteamericano. No se tiene constancia o evidencias notables respecto a rendimientos, inconvenientes de tipo sanitario, malezas, plagas y enfermedades. Lo mismo ocurre con la producción del centro sur y la sierra de la provincia de Córdoba.

En la provincia de Jujuy se produce quinua con rendimientos de 2.000 kg/ha, de variedad desconocida por el productor. (Aldonate, L., com. pers.)

En la provincia de Río Negro se ha constatado la producción de quinua con fines de exportación, reportándose en el año 1997 una producción de 5.000 kg (González, J., 1998)

En la provincia de Jujuy, como en otros tantos lugares andinos de argentina, el cultivo de quinua se realizaba con el sólo propósito del autoconsumo de la familia campesina, sin llegar a la fase de comercialización como ocurre con otros cultivos, por ejemplo maíz y papa. Existen referencias sobre cultivo de quinua en la Quebrada de Humahuaca desde fines del siglo XIX (Holmberg, E.A., 1904).

Para Holmberg (1904) la producción de quinua en Jujuy, es un cultivo secundario, "con buenos rendimientos y facilidad" de manejo, y le avisora buenas perspectivas en la medida que "sean bien conocidas sus propiedades alimenticias". Indica que las tierras utilizadas para la producción son arenosas, con riego y bajo estas condiciones alcanza 1,30 a 1,50 cm de altura al quinto mes, cuando madura el grano.

El Dr. Horacio Carrillo (1932), siendo embajador argentino en Bolivia, realizó uno de los primeros intentos de introducir masivamente este cultivo en la provincia de Jujuy, debido al creciente interés por adquirir este grano en los EEUU, en esa época. Como parte de su inquietud publicó, "La Quinua su Cultivo en el Altiplano", que fuera editado en Buenos Aires; al mismo tiempo interesó al Ministerio de Agricultura para que prestara mayor atención y difusión a este cultivo en el altiplano andino y donde el cultivo de los cereales no fuera posible (Albizzati, et. al.)

Basándose en la obra literaria de Carrillo, Albizzati y Faura realizaron una serie de análisis químicos de las harinas provenientes de quinua y las compararon con las del trigo, concluyendo que los valores proteicos de la quinua tienen cierta superioridad sobre los de otros cereales, porque es rica en fósforo y potasio. Por lo tanto, debería fomentarse su cultivo en las regiones áridas de nuestro país y aconsejan su consumo por parte de las tropas del ejército de Salta y Jujuy.

La Ing. Agr. Rosalinda Velázquez, de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy, realizó una monografía Titulada con el tema "Quinua" (1984), donde describe en forma detallada las zonas de su cultivo, rendimientos, valores nutritivos, comercialización y posibilidades. Se trata del primer trabajo completo de este pseudocereal en Jujuy.

Los valles calchaquíes, en la provincia de Salta, son productores de grano para autoconsumo de los campesinos, sin constituir producciones comerciales. Es decir que en estos valles, a diferencia de las producciones de la zona pampeana, el grano sí constituye un componente de la dieta alimentaria de los habitantes locales (Velázquez, R, 1984).

Un informe presentado en 1976, en Potosí Bolivia (Vorano y García), sobre la situación del cultivo de quinua en la provincia de Jujuy, señala que está en franco retroceso por la invasión de otros alimentos de fácil consumo y sabor "dulce", en contraposición al amargo de las saponinas y también en relación directa con el flujo comercial. No obstante lo expresado, los autores consideran a la quinua como un cultivo irremplazable en ciertas zonas de la puna, donde se desee realizar cosechas con cierta seguridad. Asimismo, recomiendan la introducción de quinuas "dulces" para un consumo masivo. Definen que no se trabaja con variedades puras, sino con poblaciones locales de bajo rendimientos (400 a 800 kg/ha), y el cultivo se reduce a pequeñas parcelas para el consumo familiar.

Entre 1984/85 se realizó un intento de promocionar y difundir en Jujuy el cultivo de quinua, por iniciativa de la Fundación PIRCA (Proyecto de Integración y Rescate de la Cultura Andina), en colaboración con organismos oficiales, para lo cual se introdujeron semillas desde el Cuzco, Perú, habiendo fracasado posteriormente por desatención de los productores: (Alvarez, A., inf. pers.)

Un esfuerzo significativo, en el año 1986, fue la siembra de 10 ha con semilla de la variedad Real provenientes de Oruro, Bolivia, en la puna jujeña, localidad de Intermedia. El rendimiento estuvo en el orden de 700/800 kg/ha. No se reportaron inconvenientes de orden sanitario ni de malezas o plagas, habiéndose distribuido la producción entre los pobladores de la región para consumo local y zonal. (Alvarez, A., inf. pers.)

Otra introducción de semillas, desde el Cusco, Perú, sin especificar variedad, ocurrió en 1988. Fue reproducida en Tilcara, Jujuy, y parte de esta producción se hizo llegar a Chapingo, Méjico, para su siembra a nivel de ensayo de adaptación, sin tener información ni de rendimientos, ni del destino de la producción.

En 1988, desde Jujuy, la Compañía Quinua Corporation, previa selección, llevó a Toluca de 10 ha de semillas nativas para siembra, cuya producción se difundió en EEUU. (Alvarez, A. inf. pers.)

Situación Actual

Dado el creciente interés internacional en el consumo de productos vegetales andinos, la Universidad Nacional de Jujuy, ha iniciado un programa de desarrollo y expansión del cultivo de quinua en las regiones que tradicionalmente trabajaba, con fines de fomentar su consumo a nivel poblacional y exportar sus excedentes.

Instituciones como la Fundación Lillo en la provincia de Tucumán y la Facultad de Agronomía de Buenos Aires dirigen sus investigaciones fundamentalmente hacia los factores fisiológicos intrínsicos del vegetal, con la finalidad de conocer sus requerimientos, tanto hídricos como influencias de fotoperíodo y temperaturas.

En el NOA, la Universidad Nacional de Jujuy, por medio de su Secretaría de Ciencia y Técnica, desarrolla un programa dirigido a evaluar cultivares seleccionados en Latinoamérica y Europa, para determinar sus condiciones de adaptabilidad y eficiencia, y fomentar la producción del grano, tanto para consumo local como para su comercialización internacional (Buitrago, L. G., Torres, C.G., 1998).

En la Universidad Nacional de Salta se destaca el rescate del cultivo, haciendo énfasis en la tipificación y comercialización del grano.

Recientemente, el Poder Legislativo de la Nación ha elaborado un proyecto de Ley para el Fomento, Promoción y Desarrollo de Cultivos Andinos Subexplotados, de valor nutricional en las provincias del noroeste argentino, cuyos objetivos son analizar la situación actual, seleccionar los cultivos en base a su importancia nutricional e identificar estrategias y acciones para su fomento, promoción y desarrollo, en la producción, procesamiento, distribución, comercialización y consumo, mediante líneas crediticias blandas.

 

Centros de Investigacion y de Referencia Actuales

Los centros dedicados al estudio, investigación y fomento de quinua, en Argentina son:

  • Fundación Miguel Lillo, Universidad Nacional de Tucumán.

  • Cátedra de Fisiología Vegetal de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Tucumán.

  • Cátedra de Fisiología Vegetal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

  • Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Salta.

  • Departamento de Suelos y Ecología de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy.

 

Bibliografía

ALBIZZATI, C.M. y FAURA, R.. 1931. Datos químicos sobre Chenopodium quinoa Willd.- Sociedad Científica Argentina.- Tomo CXI .- Buenos Aires.- Pag. 140-145.-

ALDONATE, Luis. Comunicación personal.

ALVAREZ, Armando. Comunicación Personal.

BUITRAGO, L. G., TORRES, C.G. 2000. Respuesta de Cultivares de Quinua (Chenopodium quinua Willd ) en distintos ambientes andinos de Jujuy, Argentina. V Seminario de Integración Subregional. CRISCOS. Iquique, Chile.

GONZÁLEZ, Juan.1998. Aspectos Agrícolas y de Mejoramiento de Cultivos Andinos en Argentina. Memorias de la Reunión Técnica y Taller de Formulación del Proyecto Regional sobre Producción y Nutrición Humana en Base a Cultivos Andinos. Arequipa, Perú. Pág. 83-89.

HOLMBERG, Eduardo A. 1904. Investigación Agrícola en la Provincia de Jujuy. Reimpresión 1988 de la Universidad Nacional de Jujuy. Capítulo XV. Pág. 177.

HUNZIKER, Armando T. 1952. Los Pseudocereales de la Agricultura Indígena de América.- ACME AGENCY.- Buenos Aires.- Pag. 9 y 10.-

TORRES, C.G. BUITRAGO, L.G. 1998. Evaluación de Precocidad en Cultivares de Quinua (Chenopodium quinua Willd.) en Jujuy Argentina. Universidad Tomás Frías. Potosí, Bolivia.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE JUJUY. 1999. Comportamiento, Reproducción y Multiplicación de Cultivares de Quinua (Chenopodium quinua Willd) en la Provincia de Jujuy. Secretaría de Ciencia, Técnica y Estudios Regionales. Director Ing. Luis G. Buitrago.

VELÁZQUEZ, Rosalinda, I. 1984. Quinua. Monografía. Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad Nacional de Jujuy.

VORANO, A.E. y GARCIA R.C.A.. 1976.- La Quinua (Chenopodium quinua) en la Provincia de Jujuy, Informe Preliminar de su Situación Actual y prespectivas Futuras.- II Convención Internacional de Quenopodiáceas.- Quinua y Cañihua.- Potosí, Bolivia.-

ANEXO

PUBLICACIONES RECIENTES

González. J.A. 1997. El efecto de la radiación ultravioleta (UVB) sobre los ecosistemas naturales y cultivados en los países andinos de América Latina: żUn nuevo problema ambiental? En: Forno, R. y M. Andrade (eds). 1997. Naturaleza y Efectos de la Radiación Ultravioleta y la Capa de Ozono. p.91-103. Instituto de Investigaciones Físicas, Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia.

Prado, F.E., J.A. González, C. Boero and A. Sampietro. 1998. A simple and sensitive method for determining reducing sugars in plant tissues: Aplication to quantify the sugar content in quinoa (Chenopodium quinoa Willd.) seedlings. Phytochemical Analysis 9 :58-62.

Gallardo, M.; J.A. González y G.Ponessa. 1997. Morfología del fruto y semilla de Chenopodium quinoa Willd. ("quinua") Chenopodiaceae. La 39 (1): 71 - 80.

Prado, F.E.; M. Gallardo and J.A. González. 1996. Presence of saponinbodies in pericarp cell of Chenopodium quinoa Willd. (quinua) BioCell 20 (3): 261 - 266.

Moris, M.; J.A. González; M. Gallardo and F.E. Prado. 1996. Anatomical, functional differences and nyctinastic leaf movements in Chenopodium album L. and Chenopodium hircinum Schrad. (Chenopodiceae). Botanical Journal of the Linnean Society 121 (133 - 141).

Prado, F.E.; González, J.A.; Gallardo, M., M. Moris; C. Boero and A. Kortsarz. 1995. Changes in soluble carbohydrates and invertase activity in Chenopodium quinoa ("quinua") developed for salme stress during germination. Plant Physiol. (Life Sci. Adv.) 14: 1-5.

Halloy, S. and J.A. González. 1993. An inverse relation between frost survival and atmospheric pressure. Arctic and Alpine Research 25 (2): 117 – 123.

Gallardo, M. y J.A. González. 1992. Efecto de algunos factores ambientales sobre la germinación en Chenopodium quinoa Willd. y sus posibilidades de cultivo en algunas zonas de la Provincia de Tucumán. Lilloa 38 (l):55 - 64.

González, J.A. and F. Prado. 1992. Germination in relation to temperature and different salt concentration in Chenopodium quinoa. Agroch. 36 (1-2): 101-107.

González, J.A. et al. 1989. Quantitative determinations of chemical compounds with nutritional value from Inca Crops: Chenopodium quinoa ("quinua"). Plant Foods for Human Nutrition 39: 331 – 337.

Bertero, H.D., King, R.W., Hall, A.J. Photoperiod-sensitive development phases in quinoa (Chenopodium quinoa Willd.) Field Crops Research 60 (1999) 231-243.

Bertero, H.D., King, R.W., Hall, A.J. Modelling photoperiod and temperatures responses of flowering in quinoa (Chenopodium quinoa Willd.) Field Crops Research 63 (1999) 19-34.

Bertero Daniel, Medan Diego, and A.J. Hall. 1996. Changes in Apical Morphology during Floral Initiation and Reproductive Devolopment in Quinoa (Chenopodium quinoa Willd.) Annals of Botanyc 78:317-324, 1996.