AMARANTO
(Amaranthus caudatus)

El amaranto es cultivado tanto en América como en Africa y Asia. En Sudamérica se lo cultiva en pequeñas parcelas desde el sur de Colombia hasta el norte de la Argentina.

El área dedicada a la producción de este grano es casi marginal en la sierra de Colombia y Ecuador y los campos más frecuentes se encuentran en los valles interandinos de Perú, Bolivia y el norte de la Argentina (Sumar, 1993; Lescano, 1994).

Recibe diferentes nombres, siendo conocido en la región andina del Perú como kiwicha en el Cusco, achita en Ayacucho, achis en Ancash, coyo en Cajamarca y qamaya en Arequipa. En Bolivia se le denomina coimi; millmi en Argentina; y un tipo de amaranto de color oscuro se llama sangoracha en Ecuador.

Al género Amaranthus pertenecen hasta cuatro especies que fueron cultivadas en América antes de la llegada de los españoles:

A. hipochondriacus   }   de Mesoamérica

A. cruentus

 

A. caudatus              }    de los Andes

A. edulis

Algunos autores consideran al A. edulis como sinónimo de A. caudatus.

El "huautli" de los aztecas (A. hipochondriacus) tuvo mucha importancia para la alimentación de ese pueblo. Tanto que Fray Bernardino de Sahagún, cronista español y buen conocedor de las tradiciones gastronómicas del antiguo México, menciona que existía el festival del "huautli".

Parece ser que para algunas ceremonias religiosas se utilizaba esta planta. Hernán Cortés es el primer europeo que la menciona; al escribir una carta al rey de España, el conquistador relató que los ídolos de los aztecas eran hechos de una mezcla de varias semillas molidas, amasadas con sangre humana. Sauer (1950) opina que aunque Cortés no lo señala específicamente, existen muchas razones para creer que una de las semillas fue el amaranto (llamado bledo por los españoles). La razón es que los antiguos mexicanos moldeaban un ídolo de una mezcla llamada "zoale" y que esta era hecha de un importante cultivo llamado "huautli".

El amaranto de los Andes no alcanzó la misma importancia y se lo cultivaba en parcelas pequeñas y aisladas. Nuevamente Sauer (1950) señala que, a diferencia de México, el uso del grano de amaranto en los Andes era bastante restringido. Debe haber sido un cultivo menor y en muchos casos se le confundió con la quinua. El "huautli" del imperio azteca fue reemplazado por el maíz en el Tawantinsuyo. El pan sagrado "sankhu" para algunas ceremonias cusqueñas se preparaba con maíz (Means, 1931).

En los Andes, el cronista jesuita Fray Bernabé Cobo (1653) hizo una referencia al amaranto y lo distinguió claramente de la quinua. Indicó que en la ciudad de Huamanga (Ayacucho) era común ver unos dulces hechos de la semilla de bledos y miel; la misma preparación en forma de bolitas se puede encontrar en la actualidad en esa ciudad.

Recién a comienzos de este siglo se volvió a mencionar al amaranto. Tellung (1914) publicó un informe de Spegazzini, indicando que "los indios Chiriguanos de Tarija en Bolivia cultivan un amaranto de semilla blanca, bajo el nombre de "grano inka".

En 1915, el geógrafo O.F. Cook, integrante de la expedición de Hiram Bingham, descubridor de Machu Picchu, colectó semilla de amaranto, llamada "quihuicha" en el valle de Urubamba, cerca de Ollantaytambo. Más tarde el mismo Cook (1925) escribió que esta especie se cultivaba en los valles templados cercanos a Ollantaytambo y que los campesinos hacían reventar el grano, igual que el maíz.

Los primeros estudios botánicos se realizaron en Cusco, por el profesor José S. Barranca, quien en 1892 lo incluye en la lista de plantas feculentas propias del Perú y la denomina erróneamente Chenopodium chita. O.F. Cook lo describe para el valle de Urubamba en 1915. El botánico cusqueño Fortunato Herrera (1940) menciona que la "quihuicha" se debe considerar como una nueva especie para la ciencia, diferente a A. edulis, y que es un cultivo de la época preinca cuya disminución habría ocurrido en años recientes. Cárdenas (1949) opina lo mismo respecto a la situación del cultivo en Bolivia.

Un aporte sumamente interesante para el conocimiento del origen del amaranto cultivado en los Andes Centrales, es el que hace Coons (1982), quien menciona que el ancestro del Amaranthus caudatus no sería A. hibridus, sino una especie semidomesticada de amaranto de color oscuro que crece en Ecuador.

Los estudios agronómicos de esta especie en el Perú se iniciaron en la Universidad del Cusco desde 1973, a cargo de Oscar Blanco y recibieron mayor impulso en la década del ochenta gracias a la dedicación de Luis Sumar, emprendiéndose una intensa campaña para su fomento en 1986.

Es oportuno mencionar que en la campaña agrícola de 1979-80 se evaluó en los campos experimentales de la Universidad del Cusco, una colección de 18 ecotipos de amaranto, que fueron coleccionados por Mario Tapia en Tarija, Bolivia, y que probablemente están relacionados con la especie A. edulis. La mayoría de las accesiones, originarias de aquellas muestras, presentan la característica poco conocida en el sur del Perú, de una inflorescencia erecta y que además se relaciona con una buena producción de grano.

Anteriormente se había dedicado mayor atención a la selección de ecotipos aptos para la producción de pigmentos vegetales (Sumar, 1986). Estos nuevos ecotipos con un mayor potencial productivo de granos permitieron que se seleccionaran algunas líneas, posteriormente denominadas como variedades Oscar Blanco y Noel Vietmayer.

Con el apoyo del CIRF-FAO, la coordinación del proyecto PISCA y la participación de profesores de la Universidad del Cusco, se colectó en Ecuador, Perú y Bolivia el material genético de estas especies (270 ecotipos) durante 1981-82. Así se dio inicio al establecimiento del banco de germoplasma de amaranto que se conserva actualmente en el Cusco y que cuenta con 800 accesiones (Sumar, 1993); a partir de esta colección ex situ se ha podido distribuir material de esta especie en todo el mundo.

Descripción botánica

El A. caudatus es una planta anual, que varía en altura entre 0,80 a 2,50 m. El tallo principal se ramifica en forma irregular en la parte superior. Puede llegar a engrosar bastante, con aristas fuertes y hueco al centro.

A. edulis es más bien una planta de un solo tallo de 1 a 2 m, generalmente con una panoja terminal y erecta. Muestras de esta especie fueron inicialmente colectadas por Tapia (1980) en Tarija y H. Hauptli, en Tucumán, Argentina (Hauptli y Bodhjain, 1983).

Hojas

Son simples enteras de forma ovoide, bastante nervadas y generalmente de color verde claro; la longitud varía entre 6,5 y 14 cm (Sumar, 1993). Mientras son tiernas, se las puede consumir como hortalizas, conjuntamente con la inflorescencia.

Flores

Se presenta una flor estaminada terminal en cada glomérulo y varias flores pistiladas. Las flores masculinas o estaminales presentan cinco estambres, con filamentos delgados y alargados que terminan en anteras que se abren en dos sacos. Las flores pistiladas tienen un ovario esférico, con un solo óvulo y tres ramas estigmáticas de diferentes tamaños y formas.

Inflorescencia

La típica inflorescencia decumbente de A. caudatus ha influido en su denominación, encontrándose en forma colgante, semejante a una cola. En algunas regiones se la denomina "moco de pavo" por esta forma.

La inflorescencia es una panoja generalmente de gran tamaño (0,50 a 0,90 m), con formas y coloraciones muy variables de amarillo, rojo, púrpura (Figuras 14, 15 y 16). Varía entre las formas amarantiformes con los amentos de dicasios compuestos y rectilíneos, dirigidos hacia arriba o hacia abajo, según sea la panoja erguida o decumbente y las formas glomeruladas, donde los amentos de dicasios se agrupan formando esferas de diferentes tamaños (Sumar, 1993).

Figura 14
Inflorescencia de Amaranthus mantegazzianus (A. edulis)

Fuente: Hunziker, 1952

Figura 15
Inflorescencia de Amaranthus hibridus, var. leucocarpus

Fuente: Hunziker, 1952

Figura 16
Inflorescencia de Amaranthus caudatus

 

Fuente: Herrera, 1943


Figura 17
Dibujo de la semilla de amaranto

Solano (1993) ha evaluado el germoplasma de amaranto en la Universidad Agraria La Molina, Perú, y encontró seis grupos diferenciados de ecotipos: 3 amarantiformes de plantas de inflorescencias de color blanco rosado y 3 grupos de inflorescencias glomeruladas de color púrpura.

Requerimientos climáticos

Las especies de amaranto se adaptan bien a las condiciones de la zona agroecológica Quechua, es decir a aquella en que se cultiva mayoritariamente el maíz amiláceo, entre los 2700 a 3200 msnm, caracterizada por un clima templado de temperaturas entre 15-20°C y con precipitaciones no menores de 600 mm.

En caso de zonas más secas se requieren riegos suplementarios. A niveles más bajos se ha comportado muy bien, habiéndose obtenido rendimientos superiores a 4 t/ha en la costa del Perú. Los amarantos de Sudamérica, especialmente de Perú y Bolivia, son especies propias de días cortos. Usualmente florecen y forman frutos cuando la longitud del día está entre 10 y 11 horas.

Suelos y fertilización

El amaranto se adapta bien a suelos francos de buen drenaje y soporta un pH del suelo desde 6,2 hasta 7,8 con buen rendimiento. Esta especie se considera como un cultivo con cierta tolerancia a condiciones salinas.

En cuanto a la fertilización es una especie que responde bastante bien a niveles elevados de nitrógeno, se ha encontrado que 40 kg de nitrógeno pueden ser reemplazados por una tonelada de estiércol; con fertilizaciones moderadas como la fórmula 40-40-0 se consiguió un rendimiento de 1,5 t/ha en el Cusco (INIAA, 1987). En la costa, con la fórmula 240-150-80 se obtuvo 4,5 t/ha (Irrigación Majes, Arequipa, Perú).

Cuadro 17

Respuesta del amaranto a la fertilización en Ayacucho

Nivel de Fertilización
Rendimiento
kg/ha
Kg de amaranto
x kg de N

0 - 0 - 0

1210

-

40 - 80 – 20

1524

7,8

80 - 80 – 20

1780

6,4

120 - 80 –20

1889

2,2

Fuente: INIAA, 1987

En la región de Ayacucho, Perú, se ha encontrado que al incrementar el nitrógeno de 0 a 40 kg. se obtiene la más alta respuesta en rendimiento de grano.

En la evaluación de la siembra asociada de maíz y amaranto se encontró que utilizando la semilla de maíz (mezcla del campesino) asociada con amaranto, se obtiene un 50% más de rendimiento. En todos los casos, la siembra asociada representó un uso más eficiente de la tierra (INIAA, 1987).

Problemas fitosanitarios

No ocurren problemas fitosanitarios mayores mientras se cultiva el amaranto en pequeñas parcelas, como borde, o en mezcla de varios ecotipos. En cambio se observa una fuerte incidencia de plagas en los campos de cultivo comercial.

Garmendia (1985) ha estudiado para las condiciones del Cusco las principales enfermedades de la kiwicha (Cuadro 18).

Valencia (1985), al evaluar líneas de A. caudatus encontró una alta variación en la tolerancia a estas enfermedades, así como al ataque de micoplasmas, lo que permite sugerir el potencial que existe en el uso del germoplasma que mantiene la Universidad del Cusco para obtener variedades tolerantes a diferentes enfermedades.

Cuadro 18
Principales enfermedades de la kiwicha en el Cusco

Nombre común

Nombre técnico

Ataque

Esclerotiniosis

Sclerotinia sclerotiorum

Lesiones de color marrón en

tallo e inflorescencia

Alternariosis

Alternia sp.

Clorosis en la hoja y manchas de color violáceo en el tallo

Fuente: Garmendia, 1985

Fitomejoramiento y variedades

Existe una gran confusión en la definición de las especies de A. caudatus y A. edulis; sin embargo, debe reconocerse que la facilidad con que se produce la hibridación entre estas especies juega un papel muy importante para la obtención de nuevas variedades.

La situación taxonómica de las especies A. caudatus y A. edulis no está bien definida. Aparentemente la panoja de esta última especie, por su forma erecta, tendría mejores características de producción de granos.

Figura 18
Grano de especie de amaranto. Dibujo a escala de flores pistiladas

Fuente: Sauer, 1950.

Villarreal (1983), al hacer una revisión del género Amaranthus en México, presenta las siguientes características de cada una de las principales especies:

Amaranthus hypochondriacus es de origen mexicano y es conocido como quelite cuando se utilizan las hojas tiernas. Cuando se cultiva para la producción de granos recibe el nombre común de alegría; para el consumo se revientan los granos y mezclan con miel.

Amaranthus cruentus, quelite rojo, se lo cultiva en México y Guatemala por los granos y por las hojas como verdura. Incluso se lo utiliza para extraer tintes de color rojizo.

Amaranthus caudatus, en México se lo considera como planta ornamental; en los Andes, sobre todo en Perú y Bolivia se lo cultiva para la producción de granos.

Amaranthus mantegazzianus (A. edulis), se encuentra en el sur de Bolivia y norte de Argentina; es cultivado por el grano. Probablemente existe una fuerte hibridación con A. caudatus, fenómeno muy común en el género Amaranthus (Hunziker, 1952).

Amaranthus palmeri, bledo o quelite que tiene utilidad como especie forrajera en México.

Amaranthus hibridus es una maleza, con distribución en Centroamérica y los Andes, donde se denomina jataco; sus hojas son apreciadas como hortaliza.

El material de germoplasma de amaranto actualmente disponible muestra una gran diversidad genética. La distribución geográfica del género ha dado como resultado la evolución de ecotipos en áreas amplias y separadas.

Por esta razón la selección masal y panoja-surco ofrecen, al igual que para la quinua y la qañiwa, un amplio margen de posibilidades de mejoramiento.

Cuadro 19
Variedades de amaranto en Perú

Variedades

Lugar de selección

Lugar de origen

Características del grano

O. Blanco

Cusco

Tarija

Blanco

N. Vietmayer

Cusco

Tarija

Cristalino

San Luis

Cajamarca

Cajamarca

Cristalino

Otusco

Cajamarca

Cajamarca

Blanco

E – 13

Ayacucho

Ayacucho

Cristalino

E 2008

Ayacucho

Ayacucho

Blanco

41 - F

Cusco

-

Blanco

10 - C

Cusco

-

Blanco

Ayacuchana-INIA

Ayacucho

Ayacucho

Blanco

Fuente: Informe técnico del INIAA, 1987

En la estación experimental de K’ayra (Cusco). bajo la organización del Programa Nacional de la Kiwicka (PRONAK), se obtuvieron durante el año de 1986 dos variedades adecuadas para la sierra peruana, además de 16 líneas avanzadas y 47 híbridos, material que ha sido evaluado en diferentes localidades (Sumar, 1986).

Igualmente, en Cajamarca se ha seleccionado el ecotipo San Luis por su buen rendimiento y en Huancayo el ecotipo 2011 que se está propagando en la región central del Perú.

Cultivo y rotaciones

El amaranto se puede cultivar entre 0 a 3300 msnm. En alturas mayores, la ocurrencia de heladas afecta su desarrollo.

La densidad de siembra es uno de los factores más importantes en el establecimiento de un buen campo de producción. Las experiencias efectuadas muestran que entre 4 a 10 kg/ha dan buenos resultados. La diferencia depende de la pureza y poder germinativo de la semilla, así como la preparación del suelo y el grado de humedad.

En un ensayo llevado a cabo en Ayacucho, se obtuvieron los siguientes resultados con un ecotipo local (INIAA, 1987).

Cuadro 20
Densidades de siembra y fertilización en amaranto

Densidad de Siembra (kg/ha)

Rendimiento (kg/ha)

Nivel de fertilización

Rendimiento (kg/ha)

4

1751 a*

120-80-20

1889 a

3

1548 b

80-80-20

1780 ab

2

1503 b

40-80-20

1524 bc

-

-

0- 0- 0-

1210 c

* Promedios indicados con la misma letra no son significativamente distintos al 5%
Fuente: INIAA, 1987

Siembra

La época de siembra está muy relacionada a la ubicación de la zona de cultivo y a la presencia de lluvias. En la sierra del Perú, se considera oportuno el mes de octubre.

En una evaluación de la siembra directa del transplante, se encontró cierta ventaja de la siembra directa en surcos y tapando con estiércol (Farfán et al. 1987). El ensayo se llevó a cabo en tres localidades a diferentes alturas, con dos variedades diferentes (OB: Oscar Blanco y NV: Noel Vietmayer), sin fertilización química alguna (Cuadro 21).

En este ensayo, la preparación del terreno jugó un papel muy importante. En la localidad de Urubamba, la preparación del suelo fue incompleta con una sola pasada de yunta de bueyes. En las otras dos localidades se aró con un mes de anticipación, se rastró y surcó con tractor un día antes de la siembra y los rendimientos superaron en 40 y 130% al campo con preparación deficiente.

Cuadro 21
Siembra directa y trasplante de amaranto en Cusco

K’ayra 3220 msnm

Paullo 2890 msnm

Urubamba 2680
       msnm

Tratamiento

OB

NV

OB

NV

OB

NV

Promedio

Siembra

Cubierto

1,16

1,41

2,00

2,19

0,87

1,08

1,45

Directa

con tierra

Cubierto con

1,70

1,52

2,53

2,64

1,10

1,08

1,76

estiércol

Trans-

45 días

1,48

0,86

1,94

1,48

0,89

1,66

1,38

plante

60 días

0,26

0,28

2,10

0,50

0,96

0,88

0,93

75 días

0,61

0,25

0,64

0,62

0,53

0,72

0,56

Fuente: Farfán, 1987.

La siembra directa aventajó al transplante como promedio en un 50% más de rendimiento. La mejor época de transplante sin embargo fue a los 45 días de emergencia de las plántulas. Los diferentes ecotipos y variedades de amaranto varían en el período de la emergencia hasta el llenado de grano entre 5 a 7 meses. Las variedades precoces tienen generalmente una producción más baja.

Fotografía 8
Cultivo de Amaranthus edulis. Material procedente de Tarija, Bolivia. Fotografía tomada en la Granja K’ayra. Cusco, Perú, 1980

 

Fotografía 9
Selección de Amaranthus caudatus. Estación experimental de Los Baños del Inca, INIAA. Cajamarca, 1986

Cosecha

La cosecha de un grano tan pequeño causa dificultades y un elevado requerimiento de mano de obra (20 a 40 jornales por ha).

El uso de una trilladora estacionaria de trigo ha dado buenos resultados, a condición de que se regule la velocidad del tamizado y se utilice una zaranda de grano fino. Pruebas efectuadas en el Cusco muestran que una cosecha de 1200 kg se puede trillar en un lapso de 4 a 6 horas, con la ayuda de 3 obreros y después de que las plantas han sido secadas por 2 a 3 días al sol.

CONTINUAR