La agricultura amazónica y caribeña

Mirtáceas subtropicales
Autor

   . JABOTICABA
   . ARAZA
   . FEIJOA

JABOTICABA
(Myrciaria spp.)
Nombres botánicos: Myrciaria cauliflora Berg., M. jaboticaba Berg., M. trunciflora Berg.
Familia: Mirtáceas.
Nombres comunes: castellano: jaboticaba; portugués: jaboticatuba sabará, jaboticaba murta, jaboticatuba, jaboticatuba grande, jaboticaba olho-de-boi, jaboticaba-de-cabinho (Brasil).


Entre las Mirtáceas destacan diferentes especies de los géneros Psidium, Eugenia, Feijoa, Myrciaria, Campomanesia y Paivaea nativas de la flora neotropical, que producen frutos de valor comercial. La jaboticaba es una fruta promisoria de la familia, cultivada en Brasil desde los tiempos precolombinos, de mucha demanda en el centro y sur de ese país. Es cultivada en pequeños huertos comerciales de 500 a 1 000 árboles y en huertos domésticos.

Usos

La jaboticaba se come fresca y es conocida por sus notables calidades, con abundante jugo y muy particular sabor dulce. La industria la usa para jaleas y en la preparación de licor y vino domésticos. El consumo debe ser inmediato a la cosecha puesto que se conserva mal a la temperatura ambiente, no durando más de tres días.

Descripción botánica

Arbol de porte mediano que no pasa de 12 m de altura, de copa voluminosa, simétrica, con uno o muchos troncos y muy ramificada. Hojas ovadas o lanceoladas de 5 cm de largo por 2,5 cm de ancho, lisas y brillantes. Flores en racimos cortos que emergen del tronco, desde el suelo y en las ramas principales; 4 pétalos blancos y estambres largos y numerosos. Fruto en baya esférica de 2 cm de diámetro en la variedad `Sabará' y 3 cm en la `Jaboticatuba', agrupados en racimos de 3 a 7, rojos al comienzo y negros brillantes en la madurez. `Sabará' es la mejor variedad; produce semillas poliembriónicas y la mayoría de los embriones son apomícticos, mientras que `Jaboticatuba' es monoembriónica con embriones zigóticos. Durante la floración en la primavera, sobre todo en áreas de inviernos secos, el árbol florece abundantemente con las primeras lluvias dando la impresión de que el tronco está cubierto de nieve.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos

Como especie subtropical y caducifolia, es tolerante a las heladas. En condiciones tropicales no florece tan abundantemente como en las zonas donde el invierno es frío y seco. Se puede adelantar la floración con el riego, pero los botones florales deben estar ya desarrollados. Entre la floración y fructificación trascurren de 10 a 20 días. La fructificación es muy corta y la cosecha no pasa de dos semanas.

La especie está distribuida desde el paralelo 21 en el estado de Minas Gerais hasta Rio Grande do Sul, a 30° lat. S, siempre en alturas superiores a los 500 m. Crece mejor en grupos, sobre suelos fértiles, ácidos y profundos. Todavía existen poblaciones silvestres que han resistido la tala de los bosques, en Minas Gerais, São Paulo y Rio Grande do Sul.

Diversidad genética

La especie más difundida, Myrciaria cauliflora, produce embriones apomícticos y por esto presenta muy poca variabilidad genética, mientras que la especie zigótica `Jaboticatuba' presenta mucha variación pero es una planta más bien rara. Otras especies de Myrciaria son poco conocidas.

Técnicas de propagación y cultivo

La jaboticaba se multiplica preferiblemente por semillas que son recalcitrantes y no resisten al secamiento. Las semillas se siembran en semillero de tierra fértil a 30 cm entre líneas y 10 cm entre plantas, y allí permanecen por un año. Se trasplantan al vivero cuando miden de 10-15 cm de alto, con cepellón a 2 m entre líneas y 1 m entre plantas. Permanecen en el vivero de tres a cinco años y cuando alcanzan 1,5 m de alto, son sembradas con el cepellón de 60 cm de diámetro para el huerto. La planta es de crecimiento lento. Para la siembra en el huerto se plantan a 6 ¥ 6 m o 6 ¥ 4 m, no siendo inconveniente que las copas se cierren.

Se utilizan varias técnicas de propagación vegetativa para la obtención de plantas más precoces, principalmente mediante estacas de raíces, acodo aéreo e injerto. Pero el desarrollo del árbol es siempre lento; en esta especie interesa tener la mayor superficie de tronco y ramas de donde emergen las frutas. Como la producción precoz retarda el desarrollo de la planta, la única ventaja de la reproducción vegetativa sería la posibilidad de siembra en mayor densidad, como 4 ¥ 2 m.

Perspectivas de mejora y limitaciones

No hay interés en la mejora genética de la jaboticaba. Sin embargo, sería recomendable cruzar la `Jaboticatuba', que produce frutos grandes y embriones zigóticos, con el cultivar `Sabará' de mejor calidad pero de frutos pequeños. Como se obtendrían 100 por ciento de híbridos, eventualmente se podrían conseguir selecciones de frutos grandes y de mejor calidad de la jaboticaba.

ARAZA
(Eugenia stipitata)
Nombre botánico: Eugenia stipitata McVaugh.
Familia: Mirtáceas.
Nombres comunes: castellano: arazá (Perú); portugués: araçá-boi (Brasil).

Eugenia stipitata comprende dos subespecies: stipitata, del estado de Acre en el Brasil, y sororia, más ampliamente distribuida, de la hoya del río Ucayali en el Perú. La última parece haber sido semidomesticada en la Amazonia occidental, aunque su origen puede haber estado en la porción suroriental de la misma. El arazá debió sufrir un largo proceso de selección por parte de comunidades amerindias, como se infiere del gran tamaño de los frutos, que llega, dentro del material cultivado, a tener hasta 12 cm de diámetro y 740 g de peso, en comparación con los de las poblaciones silvestres, que no pasan de los 7 cm de diámetro y 30 g de peso. La especie está aún en pleno proceso de domesticación; las dos instituciones que más han trabajado en este fruto son la estación experimental de San Roque del INIAP, en Iquitos, Perú, y el Instituto Nacional de Pesquisas da Amazônia (INPA) en Manaus.

El arazá es cultivado hoy en pequeñas propiedades en toda la hoya del Solimões (Alto Amazonas), no como cultivo comercial sino como parte del complejo mosaico de cultivos característico de la agricultura tradicional de la región. Es relativamente común en los mercados de la ciudad de Tefé, que se encuentra a medio camino entre Manaus e Iquitos.

FIGURA 24
A. Jaboticaba (Myrciaria jaboticaba); A1. sección del fruto; arazá (Eugenia stipitata).

Usos y valor nutritivo

El arazá es usado para hacer jugos, refrescos, helados, mermeladas y postres; los frutos son raramente consumidos in natura debido a su acidez, pH de 2,5 para el jugo. A diferencia del camu-camu (Myrciaria dubia) que llega a tener más de 2 por ciento de su peso fresco representado por ácido ascórbico, el potencial del arazá se debe a sus características intrínsecas como fruto: sabor, color, textura y olor agradables.

El valor nutritivo del arazá es muy semejante al de la naranja, con excepción del contenido de vitamina C, que es más del doble en el arazá.

Descripción botánica

Arbusto o arbolito de hasta 2,5 m, bastante ramificado desde la base; hojas simples, opuestas, elípticas a ligeramente ovaladas, 6-18 ¥ 3,5-9,5 cm; ápice acuminado, base redondeada a subcordada y nerviaciones primarias y secundarias bastante evidentes. Inflorescencias en racimos axilares, usualmente con 2-5 flores; éstas de 1 cm pediceladas; 4 sépalos, redondeados, 5 pétalos, blancos, ovalados; estambres numerosos; ovario con 3 ó 4 lóculos. Frutos en baya subesférica de hasta 12 cm de diámetro y 750 g de peso cuando maduras; pulpa amarilla y cáscara fina, brillante, amarilla y aterciopelada; semillas pocas, oblongas de hasta 2,5 cm.

La subespecie stipitata presenta un menor número de estambres y porte arbóreo, mientras que la subespecie sororia es de porte arbustivo y tiene un mayor número de estambres.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos

El arazá es una especie de áreas semiabiertas o abiertas. La mayoría de las poblaciones silvestres se hallan sobre terrazas viejas no inundables, sobre suelos podzólicos tropicales blancos, altamente lixiviados, que se encuentran distribuidos puntualmente dentro del área comprendida entre los ríos Marañón, Ucayali e inicio del Amazonas, llegando hasta Iquitos (subsp. sororia). El camu-camu y el arazá tienen hojas esclerófilas, lo que confiere gran eficiencia en la captación de nutrientes y aprovechamiento del agua.

No es de extrañar que se consigan producciones entre 20 y 30 t de frutos por ha/año sin gran esfuerzo de selección o mejoramiento, y que bajo cultivo en terrazas amazónicas, el arazá sea más productivo que el camu-camu.

Aun cuando no se tienen estudios detallados de su sistema reproductivo, en base a su morfología floral, la especie debe ser alógama con autogamia facultativa, ya que se registran tasas de autogamia del orden del 2 por ciento. Esto le permitiría tanto mantener un potencial evolutivo alto como tener un cierto ajuste con su medio.

La especie se cosecha varias veces durante el año. Si se comparan las curvas de producción de flores y frutos con la precipitación durante el mismo período, se constatará que coinciden bastante bien con un desfase de aproximadamente un mes, lo que sugiere que el régimen hídrico actúa como promotor de los procesos fenológicos.

Diversidad genética

No existen datos sobre la variabilidad genética del arazá. El hecho de ser alógama facultativa, sugiere que tiene un alto grado de heterocigosis, lo que está dentro de lo esperado para la mayoría de las especies de la región.

La dispersión a larga distancia es probablemente realizada por aves y posiblemente murciélagos frugívoros, con distancias de dispersión muy variables, permitiendo el intercambio génico entre poblaciones distantes. Es probable que exista mayor diferencia intra que interpoblacional. Sin embargo, el hecho de existir dos subespecies en áreas relativamente restringidas sugiere que la dispersión a larga distancia no es muy efectiva, y que existen barreras para su distribución difíciles de explicar desde el punto de vista ecológico. La variabilidad genética no parece estar en peligro; sin embargo, hay sólo dos colecciones de germoplasma: la de San Roque, con 50 accesiones, y la del INPA con 5

Prácticas de cultivo

Semilleros. Las semillas son recalcitrantes, y en refrigeración, después de 40 días, pierden más del 70 por ciento de su poder germinativo. Los semilleros deben, por consiguiente, establecerse en los primeros cinco días después de cosechadas las semillas.

Los semilleros se mantienen a la sombra completa, siendo las semillas plantadas a distancias de 2 cm y cubiertas a ras, pues coberturas mayores inhiben la germinación. Como almáciga, se recomienda madera blanda parcialmente descompuesta: el uso de tierra no es recomendado. La germinación no es uniforme, pudiendo demorar hasta 80 días; en las condiciones descritas, la tasa de germinación puede llegar a cerca del 100 por ciento.

Viveros. Las plántulas se mantienen en el semillero hasta alcanzar 7-10 cm; entonces se las trasplanta a bolsas de polietileno de 6-8 kg, llenas con una mezcla de tierra y 10 por ciento de estiércol. Las plantas permanecen en las bolsas hasta por un año, estando 6 meses a la sombra y 6 meses en sombra parcial.

Campo. Después de un año, se trasplantan las mudas al sitio definitivo. En San Roque se han adoptado distancias de 3 ¥ 3 m, cavándose hoyos de 50 cm de profundidad y 30-50 cm de diámetro. El suelo es mezclado con 0,50 kg de estiércol. Se recomienda eliminar las malezas mensualmente en la plantación, incorporando la materia orgánica al suelo. Los resultados experimentales de fertilización sugieren que el abono orgánico con estiércol es preferible a los abonos químicos.

En la Amazonia se recomienda no usar abonos químicos, pues se desconoce su posible repercusión sobre el medio ambiente. Además el coste de estas aportaciones puede no hacer viable económicamente el cultivo. En ensayos de fertilización los abonos químicos no influyeron ni en la formación de los frutos (entre 20 y 40 por ciento, promedio de 25 por ciento) ni en la producción total, lo que justifica no aconsejar su uso en la región.

Perspectivas de mejora y limitaciones

Es difícil prever los límites superiores de producción del arazá, por encontrarse todavía en una fase preliminar de domesticación. No se conoce la base genética, y lo que se sabe sobre prácticas de manejo es tan limitado que es imposible hacer proyecciones realistas. Sin duda, bajo condiciones de cultivo adecuado, su productividad podrá ser bastante mayor que la presente, y su cultivo en otras regiones podrá justificar ampliamente la fertilización química.

No parece haber problemas fitosanitarios serios; la especie es fuertemente atacada por la mosca de las frutas, reduciendo la densidad normal de las plantaciones si no se adoptan medidas sofisticadas de control biológico.

El éxito del arazá como cultivo de amplia difusión dependerá más que todo de desarrollos tecnológicos que promuevan su aceptación en mercados fuera de la región; cualquier programa de mejora o selección deberá abordar parámetros tales como aspecto, color, olor, palatabilidad y resistencia de los frutos al trasporte y almacenamiento.

FEIJOA
(Feijoa sellowiana)
Nombres botánicos: Feijoa sellowiana Berg, F. sellowiana var. rugosa Mattos.
Familia: Mirtáceas.
Nombres comunes: feijoa (en todo el mundo); castellano: guayabo grande, guayabo chico (Uruguay); portugués: goiaba serrana, goiaba verde, goiaba abacaxí (Brasil); inglés: pineapple guava (Estados Unidos)1

Es una fruta subtropical, conocida en el sur de Brasil, nordeste de Argentina, Uruguay y este de Paraguay, desde los tiempos prehispánicos. Es conocida en la Costa Azul francesa desde 1890, cuando fue introducida por el Prof. Edouard André, de la Escuela de Horticultura de Versailles, a través de semillas de Argentina. En 1990 fue introducida en California, donde se ha extendido su cultivo. En Uruguay se cultiva comercialmente hace 50 años. Es cultivada y muy apreciada en Nueva Zelandia. En Brasil hay estudios y selección de variedades, pero nunca alcanzó importancia comercial.

Usos

Los frutos frescos tienen un gran consumo por su sabor y aroma característicos, semejantes a los de la piña. Los pétalos carnosos de sus bellas flores son igualmente apreciados. Además, existe en el comercio una buena variedad de productos industrializados en forma de pasta, mermelada, frutos cristalizados, compotas en almíbar y licor. La pulpa puede ser utilizada en la industria de refrescos y helados.

Descripción botánica

Arbusto o pequeño árbol de 3-5 m de altura, muy ramificado. Tallos cilíndricos, de color ceniza rojizo, desprendiendo pequeñas placas de la corteza. Hojas opuestas, corto-pecioladas, con lámina de 2-5 cm de largo por 1-3 cm de ancho, coriáceas, oblongas, con la faz superior verde oscura y brillante y la inferior blanquecina. Pedúnculos axilares y unifloros. Flores con 4 pétalos ovalados, carnosos, blancos por fuera y purpurinos por dentro, con 4 sépalos persistentes. Estambres numerosos, erectos y purpúreos. Semillas de 30-50. Frutos oblongos o esferoides, de 5-8 cm de largo por 3-7 cm de diámetro; hay variedades de frutos lisos o rugosos, de color verde y amarillo. Florece en la primavera; los frutos maduran en el otoño, entre marzo a mayo en el hemisferio sur, y de octubre a diciembre en el hemisferio norte. Las variedades tempranas maduran en marzo, las tardías después de abril, en el hemisferio sur.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos

La especie está ampliamente distribuida en la parte meridional de América del Sur, desde el paralelo 26, al sur del estado de Paraná, en Brasil, hasta el paralelo 35, en Uruguay, incluyendo el noreste de Argentina y el centro sur de Paraguay. En Brasil existen todavía poblaciones silvestres en bosques (en galería) y talados, en sitios de más de 500 m de altura, por lo cual se le conoce por goiaba serrana. Es frecuente en los estados de Santa Catarina y Rio Grande do Sul, Campos de Cima da Serra, en Costa Superior do Nordeste, Serra do Sudoeste y Santana do Livramento. En estos sitios el verano es caliente y lluvioso y el invierno alcanza temperaturas de 0-8 °C, pudiendo bajar a _4 °C.

Diversidad genética

Es una planta de polinización cruzada, siendo frecuente la autoesterilidad. Sin embargo, hay selecciones autofértiles. Cuando procede de propagación por semilla, presenta gran variabilidad genética, tanto en la naturaleza como en los huertos. La variabilidad se demuestra en la forma y porte de la planta y en las características de la fruta. En Uruguay se conocen 11 cultivares, destacándose `Botali' por su tamaño, frutos de 6,5 ¥ 3,8 cm, su acentuado sabor y maduración tardía, así como `M-4' de forma globosa, bello color amarillo rojizo y extraordinaria dulzura.

FIGURA 25
Feijoa (Feijoa sellowiana), formas y secciones del fruto.

En Brasil se ha seleccionado `Santa Elisa' y `Campineira', la primera de tamaño medio, 4,5 ¥ 3,5 cm, lisa, dulce, sabrosa, y la segunda también oblonga y rugosa. En California se cultivan la `Coolidge', `Superb', `Choiseana', `Triumph' y `Hehre'. En Francia, la `André' y `Besson', de excelente calidad.

Prácticas de cultivo

La feijoa se propaga por semilla, acodo, estaca e injerto. La propagación por semilla produce plantas muy heterogéneas; por eso este método sólo se usa en la producción de patrones y en pequeños huertos domésticos. Las semillas son recalcitrantes; en consecuencia se siembran tan pronto son recolectadas, en semilleros, según técnica convencional, o directamente en bolsas de polietileno de 30 ¥ 20 cm. Se trasplantan a vivero a una distancia de 1 ¥ 0,40 m para que alcancen de 60-80 cm de alto, o bien son injertadas con variedades seleccionadas. El acodo es método tedioso, utilizado para producción de un número reducido de plantas.

La multiplicación por estacas semileñosas de crecimientos terminales y con hojas es muy recomendable; deben medir 10-15 cm de largo, ser tratadas con hormonas de enraizamiento y ser colocadas en cámaras de vidrio o plástico, saturadas de humedad. Emiten raíces en 15-20 días. Las estacas enraizadas son trasplantadas en bolsas de polietileno de 30 ¥ 20 cm, en las cuales permanecen por un año, hasta alcanzar la altura de 60-80 cm, cuando se plantan en los huertos.

El injerto se hace con púa lateral, en patrones existentes en vivero o en bolsas de polietileno; la técnica es conocida como de Veneer. Las plantas jóvenes de estaca de injerto con 60-80 cm de alto se trasplantan al huerto, a una distancia de 6 ¥ 3 m o 6 ¥ 2 m, lo que dará 550 a 850 arbolitos/ha. Estas densidades, con la producción media de 1 000 frutos por árbol adulto y frutos de 30-60 g, proporcionan rendimientos que varían de 16-50 t/ha.

Los frutos de feijoa son preferidos de las moscas de la fruta, principalmente Anastrepha, sobre todo en lugares de temperaturas elevadas en América del Sur, y Ceratitis capitata en el Mediterráneo y en lugares altos de América del Sur.

La fruta es bastante resistente al trasporte; sin embargo, para el mercado de fruta fresca, requiere cuidados especiales, desde la cosecha, empaque, almacenaje en cámara frigorífica y trasporte. En la industria no se requiere tanto esmero, pudiéndose incluso recolectar las frutas que caen al suelo, si no presentan defectos.

Perspectivas de mejora y limitaciones

El color verde que tienen los frutos de la mayor parte de las variedades conocidas es considerado como un inconveniente para su comercialización, por ser poco atractivo. Por eso se buscan cultivares de color amarillo y rojo. La autoesterilidad parcial o total es otro problema que afecta a la producción. Hay necesidad de selecciones autofértiles y estudios sobre la compatibilidad polinizadora entre variedades.

El cultivo de feijoa puede expandirse por las regiones subtropicales que no tengan inviernos rigurosos, pero esta especie necesita ser más conocida, sobre todo sus características y condiciones de cultivo. La disponibilidad de germoplasma podrá contribuir a la expansión de esta preciosa fruta de la flora neotropical.

Bibliografía

Anderson, O. y Anderson, V.U. As frutas silvestres brasileiras. PublicaV oes O Globo Rural.

Berg, O.C. 1857-59. Myrtaceae. En Flora Brasiliensis. Martius. C.F.P.

Cavalcante, P.B. 1988. Frutas comestíveis da Amazônia. Museu Paraense <Emilio Goeldi>. Belém. CNPq.

Chavez, W.B. y Clement, C.R. 1984. ConsideraV oes sobre o araV á-boi (Eugenia stipitata McVaugh, Myrtaceae) na Amazônia brasileira. Anais Congr. Bras. Fruticultura, 7:167-177.

Clement, C.R. 1991. Frutas de la Amazonia: descuidadas y amenazadas pero todavía recur- sos potencialmente ricos. Diversity, 7:62-64.

Falco, M.A., Chavez, W.B., Ferreira, S.A.N.,Clement, C.R., Varros, M.J.B., Brito, J.M.C. y Santos, T.C.T. 1988. Aspectos fenológicos e ecológicos do araV á-boi (Eugenia stipitata McVaugh) na Amazônia central. I. Plantas juvenis. Acta Amazonica, 118:27-38.

Hoene, F.C. 1946. Frutas indígenas. Instituto de Botânica, Sc. Agric. Ind. e Com.

Legrand, C.D. y Klein, R.M. 1977. Mirtáceas. En Flora ilustrada de santa Catarina. Mirtá ceas. Reitz, R. Itajaí.

Legrand, C.D. y Klein, R.M. 1978. Mirtáceas. En Flora ilustrada catarinense. Reitz, R. Itajaí, págs. 733-777.

Mattos, J.R. 1986. A goiabeira serrana. Instituto de Pesquisa de Recursos Naturais Renováveis. Sec. Agricultura. R.G. Sul. PublicaV oes IPRNR, 19:84.

Pinedo, M., Ramírez, F. Y Blasco, M. 1981. Notas preliminares sobre el arazá (Eugenia stipitata), frutal nativo dela Amazonia peruana. IICA, Lima. Publicación Miscelánea 229.

Popenoe, W. 1934. Manual of tropical and subtropical fruits. Nueva York. The MacMillan Company.

Roosmalen, M.G.M. 1984. Fruits of the Guianan flora. Instittute of Systematic Botany. Utrecht University, Países Bajos.

Tamaro, D. 1964. Tratado de fruticultura. 4a edición. Barcelona. Ed. Gustavo Gil

1Con frecuencia es citada en la literatura como araçá, pero esta fruta, también de la flora neotropical, pertenece al género Psidium, con muchas especies, entre ellas el guayabo.

Los autores de este capítulo son D. Giacometti y
E. Lleras (CENARGEN/EMBRAPA, Brasília, D.F., Brasil).
.