La agricultura en Mesoamérica

Cucúrbitas
(Cucurbita spp.)
Autor

   . Cucurbita argyrosperma
   . Cucurbita pepo
   . Cucurbita moschata
   . Cucurbita ficifolia

Uno de los grupos de plantas con mayor número de especies utilizadas como alimento humano es la familia de las Cucurbitácesas. Dentro de ella, el género Cucurbita se destaca como uno de los más importantes; cinco de seis especies—Cucurbita argyrosperma Huber, C. Ficifolia Bouché, C. Moschata (Duchesne ex Lam.) Duchesne ex Poir., C. Maxima Duchesne ex Poir., y C. pepo L.--- fueron domesticadas en el Nuevo Mundo, y durante milenios han sido cultivadas o al menos manejadas en cierto grado por el hombre americano.

No obstante la marginación actual de algunas de estas especies, todas han aportado desde tiempos muy remotos productos alimenticios imprescindibles en la dieta de las comunidades rurales y de algunas urbanas del continente americano, y de muchas otras partes del mundo. Con excepción de C. maxima, cuyo centro de origen está en América del Sur, se supone que las restantes cuatro especies cultivadas fueron domesticadas en Mesoamérica, aunque esto no se ha podido comprobar en todos los casos.

Durante la segunda mitad de la década de los ochenta, se ha acopiado una gran cantidad de información acerca del origen y evolución de las cuatro especies. Los límites taxonómicos y genéticos de Cucurbita argyrosperma y C. pepo han sido redefinidos, y las especies silvestres más cercanas a ellas se han clasificado bajo categorías infraespecíficas dentro de dichos límites. Los resultados de estas investigaciones han despertado ciertas dudas sobre el origen mesoamericano de C. ficifolia y C. moschata, tan repetidamente propuesto en muchas publicaciones.

Cucurbita argyrosperma

Nombre botánico: Cucurbita argyrosperma
Huber.
Familia: Cucurbitáceas.
Nombres comunes: castellano: calabaza, calabaza pinta, calabaza pipiana (México), pipián (México, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica), saquil, pipitoria (Guatemala); inglés: cushaw (Estados Unidos).

Origen, domesticación y expansión
Cucurbita argyrosperma es una de las especies cultivadas del género más profundamente estudiada en los últimos años. Presenta dos sub-especies:

Argyrosperma, formada por cuatro variedades---argyrosperma, callicarpa, stenosperma y palmieri---, tres de las cuales incluyen a todos los tipos cultivados, mientras que la cuarta corresponde a poblaciones espontáneas del noroeste de México, generalmente conocidas bajo el nombre Cucurbita palmieri L.H. Bailey.

Sororia, que comprende poblaciones silvestres con amplia distribución desde México hasta Nicaragua, descritas originalmente bajo el nombre C. sororia L.H. Bailey. Esta subespecie ha sido designada como el ancestro silvestre del grupo.

De acuerdo con la edad de los restos arqueológicos hasta ahora encontrados, se ha sugerido que la domesticación de C. argyrosperma debió llevarse a cabo en el sur de México hace más de 7 000 años.

Las características que más se trasformaron en el proceso de domesticación de la ssp. argyrosperma fueron, al igual que en otros cultivos, principalmente aquellas relacionadas con su manejo y preferencias de uso: por ejemplo, germinación relativamente uniforme, reducción en tamaño y abundancia de tricomas, aumento de tamaño de partes u órganos utilizados, como frutos y semillas, y disminución del sabor amargo de la pulpa. Se considera que la var.argyrosperma es la menos especializada o primitiva del grupo, y que la var. callicarpa, la más reciente o especializada.

La existencia de diferentes grados de variación en las partes de importancia alimenticia de las tres variedades cultivadas del complejo argyrosperma sugiere una fuerte asociación con los intereses del hombre. El tamaño relativamente mayor de las semillas de la var. stenosperma indican que la selección tuvo un doble propósito: la obtención de pulpa y semillas.

A diferencia de lo que ocurre con el resto de las especies cultivadas de Cucurbita, los datos acerca de la difusión extraamericana de las variedades cultivadas de Cucurbita argyrosperma son muy escasos, y no se tiene la certeza de que alguna vez haya sido cultivada en el Viejo Mundo o aun fuera de su área general de domesticación.

En América del Sur se cultiva en el Perú y Argentina, aunque parece ser que se trata de introducciones muy recientes de algunos cultivares que pueden ser ubicados dentro de la var. callicarpa. En los Estados Unidos algunos cultivares de la var.callicarpa se cultivan a muy baja escala con fines alimenticios, y un cultivar de la var. argyrosperma, ‘Silver Seed Gourd’, se cultiva ocasionalmente como una curiosidad hortícola.

Las razones de la escasa difusión a novel mundial de esta especie son desconocidas y sorprendentes, principalmente por la baja calidad de la pulpa, comparada con la de C. moschata o C. pepo, variedades cultivadas, que pudieron resultar atractivas para los primeros europeos que nas conocieron.

Usos y valor nutritivo

En toda su área de distribución, las flores, tallos jóvenes, frutos tiernos y frutos maduros se consumen como verdura. Los frutos maduros raramente se emplean para la elaboración de dulces, y más frecuentemente se utilizan como forraje para ganado y aves de corral. Las semillas se consumen enteras, asadas, tostadas o molidas, y constituyen el principal ingrediente de salsas usadas para la elaboración de diferentes guisos (por ejemplo, pipián, mole verde, etc.). Las semillas son el producto más importante, principalmente por su alto contenido de aceite (39 por ciento) y proteína (44 por ciento), y su consumo en zonas urbanas de México y otros países de América Central es bastante común.

En algunas regiones de México, las semillas y en también los frutos inmaturos de taxones silvestres se emplean como alimento; estos últimos se consumen después de ser lavados y hervidos varias veces, para quitarles el sabor amargo que les confieren las cucurbitacinas presentes en la pulpa y las placentas, mientras que las semillas sólo son lavadas, aderezadas con sal y asadas o tostadas. En la península de Yucatán, los campesinos usan la pulpa de los frutos de las variedades cultivadas para curar quemaduras, llagas y erupciones de la piel, mientras que las semillas son preparadas con agua y usadas como antihelmítico y para estimular la producción de leche materna.

Figura 5 Cucúrbitas mesoamericanas : A.Cucurbita argyrosperma, A1 hoja; A2. frutos; A3. semilla; B.Cucurbita pepo; B1.hoja; B2.frutos; B3.semilla; C. Cucurbita moschata; C1.hoja; C2.frutos; D.Cucurbita ficifolia; D1. hoja; D2. frutos; D3. semilla.

Descripción botánica

Plantas rastreras o trepadoras, monoicas, de vellosas a pubescentes, en ocasiones hirsutas, con tricomas cortos, rígidos, algo engrosados y punzantes. Raíces fibrosas; tallos ligeramente angulosos. Hojas con pecíolos de hasta 30 cm, ovado-cortadas, de 10-30 x 15-40 cm, con manchas blancas, en número de 3-5, lobuladas; lóbulos triangulares a elípticos; márgenes denticulados a serrado-denticulados. 2-5 zarcillos ramificados. Flores pentámeras, solitarias, axilares. Flores masculinas en pedicelos de 10-20 cm; cáliz campanulado, de 5-20 x 8-25 mm, sépalos linearlanceolados a raramente foliáceos, de 10-35 mm de largo; corola tubular-campanulada, amarilla a anaranjada, de 6-12 cm de largo, con 5 lóbulos hasta un tercio de su longitud total; 3 estambres. Flores femeninas sobre pedúnculos robustos de 2-3,5 cm; ovario globoso, ovoide-elíptico botuliforme o piriforme, multilocular; cáliz reducido y corola algo más grande que en las masculinas; 3 estigmas. Frutos piriforme cortos o largos y rectos o encorvados en la parte más delgada, de 11-50 cm de largo; cáscara rígida, lisa a levemente costada, blanca con franjas verdes longitudinales reticuladas a totalmente blancas, pulpa blanca, amarilla a anaranjada, semillas elípticas, ligeramente infladas, de 15-30 x 8-16 mm de testa blanca, lisa y suave.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos

Las tres variedades cultivadas de C. argyrosperma se encuentran en una gama de altitudes relativamente amplia (0-1 800 m), generalmente en zonas de clima cálido y algo seco o con una estación de lluvias bien delimitada. Esta especie no es tolerante a temperaturas muy bajas, lo que limita su cultivo a las altitudes mencionadas. Cada variedad cultivada presenta un modelo dee distribución más o menos definido, aunque existen algunas zonas donde pueden encontrarse dos variedades que se cultivan simultáneamente.

En México la var. argyrosperma se cultiva en la vertiente del Golfo (Tamaulipas, San Luis Potosí, Puebla, Veracruz, Tabasco Chiapas y Yucatán); en América Central ha sido registrada en Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. La var. callicarpa se encuentra principalmente en la vertiente del Pacífico, desde el suroeste de los Estados Unidos, hasta el centro de México (Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Zacatecas, Guanajuato, Nayarit y Jalisco). La var. Stenosperma es endémica de México, y se cultiva en los estados del centro y sur-suroeste (Guerrero, Morelos, Michoacán y Oaxaca), y en algunas zonas de la vertiente del Golfo (Veracruz y Yucatán).

Diversidad genética

Límites del acervo genético. El conocimiento de las relaciones genéticas de C. argyrosperma Huber, y la consecuente inclusión y definición de taxones silvestres y cultivados dentro de sus límites taxonómicos, han ampliado considerablemente el acervo genético de la especie. En éste se incluyen las razas locales de las variedades cultivadas en el suroeste de Estados Unidos, México y América Central, los dos taxones silvestres del complejo (var. palmieri y ssp. sororia), y en Estados Unidos, ‘Green Striped Cushaw’, ‘White Cushaw’, ‘Magdalena Striped’, ‘Papago’, ‘Silver Seed Gourd)’, ‘Japanese Pie’, ‘Hopi’, ‘Taos’, ‘Parral Cushaw’ y ‘Veracruz Pepita’.

Experimentos de hibridación de los taxones pertenecientes a C. argyrosperma con otros cultivados y silvestres del género, y algunas observaciones de campo, han revelado que con las especies cultivadas, C. moschata es la que presenta el mayor grado de compatibilidad. En un segundo nivel de compatibilidad están los taxones cultivados y silvestres de C. pepo, algunos cultivares de C. maxima y la especie silvestre perenne C. foetidissima H.B.K. Un tercer grupo está formado por C. lundelliana L..H. Bailey y C. martinezii L.H. Bailey, C. digitata A. Gray sensu lato y C. radicans Naudin, con las que sólo se han logrado obtener unos cuantos frutos, pero en general sin semillas viables.

Las especies silvestres que han mostrado algún nivel de compatibilidad con los taxones del complejo C. argyrosperma poseen genes de resistencia a algunas enfermedades virales de gran incidencia en las especies cultivadas.

No obstante, se deberán superar algunos obstáculos antes de llevar a cabo con éxito un programa de fitomejoramiento que incluya a todos estos taxones, en razón de dos aspectos relativos a los cruzamientos interespecíficos:

  • no siempre produjeron híbridos con semillas viables;
  • cuando se obtuvo algún éxito, la planta receptora del polen siempre era del complejo C. argyrosperma, y en el caso de las especies de los dos últimos grupos, siempre se trató de la var. palmieri o de la ssp. sororia.

Colecciones de germoplasma. Las colecciones de germoplasma no son tan escasas para los taxones cultivados, pero son muy deficientes para los silvestres; la mayor parte de las accesiones proceden de México, y se encuentran depositadas en el banco de germoplasma del CIFAP en México y del USDA en Estados Unidos.

Prácticas de cultivo

Las variedades cultivadas de Cucurbita argyrosperma se manejan en los sistemas de agricultura tradicional de temporal, y se siembran al inicio de la época de lluvias (mayo-junio). El período de desarrollo de estas variedades es de 5-7 meses; los frutos tiernos para verdura se cosechan aproximadamente a los 3 meses de haberse sembrado, mientras que los maduros para semilla entre octubre y diciembre. En la región de Mixe, en el estado de Oaxaca, la var. stenosperma también se cultiva en época de sequía en terrenos llamados de humedad. Esta práctrica se registra asimismo en algunas partes del estado de Sonora, al noroeste de México, donde algunos cultivares de la var. callicarpa pueden ser cultivados en época de sequía, pero siempre con el auxilio del riego, lo que aasegura la producción durante todo el año.

La única forma de propagación es la siembra de semilla, que se realiza junto con algunos de los cultivos tradicionales de este modelo de agricultura (maíz, frijoles y otras especies de Cucurbita). En algunas regiones de Yucatán, Quintana Roo y Oaxaca, es frecuente que las semillas de C. argyrosperma sean las primeras en ser plantadas en las milpas. La siembra se realiza poco antes del inicio de las lluvias y de la siembra de los otros cultivos asociados.

En algunas localidades de Yucatán, la siembra se realiza muy pronto, al día siguiente de haber hecho la tradicional quema del rastrojo del cultivo anterior, y mucho antes de las primeras lluvias y de la siembra de los otros cultivos asociados. El objetivo es prevenir el desarrollo de malezas que afectarían a la producción de las restantes especies cultivadas en la milpa, aprovechando la rapidez de crecimiento y cobertura que alcanza esta especie. Este tipo de prácticas indica que las semillas de C. argyrosperma están totalmente adaptadas en esas regiones y germinan aún en condiciones de poca humedad.

A diferencia de otras especies cultivadas del género, es menos frecuente encontrar variedades del complejo argyrosperma en huertos o solares, asociadas a otras especies o en pequeñas explotaciones agrícolas.

Cucurbita pepo
Nombre botánico: Cucurbita pepo L.
Familia: Cucurbitáceas.
Nombres comunes: castellano: calabaza
(México), güicoy (Guatemala).  

Origen, domesticación y expansión De acuerdo con los registros arqueológicos, C. pepo parece ser una de las primeras especies domesticadas. Los restos más antiguos se han encontrado en México, en el valle de Oaxaca (8750 A.C.-700 D.C.) y en las cuevas de Ocampo, Tamaulipas (7000-5000 A.C.). Su presencia en Estados Unidos es también muy antigua, tal como lo indican los registros en Missouri (4000 A.C.) y Mississippi (1400 A.C.). Esta especie pudo haberse domesticado cuando menos en dos ocasiones y regiones diferentes: en México y el este de Estados Unidos, teniendo en cada caso como posibles progenitores a C. fraterna y C- texana respectivamente. Se conocen ocho grupos de cultivares comestibles de C. pepo:

  • ‘Pumpkin’ (Cucurbita pepo L. var. pepo L.H. Bailey) incluye cultivares de plantas rastreras que producen frutos esféricos, ovales u oblados y redondeados o planos en los extremos. Los frutos de este grupo se cultivan para ser consumidos al madurar y algunos son empleados como forraje.
  • ‘Scallop’ (C. pepo L. var. clypeata Alefeld) son de hábito subarbustivo, los frutos aplanados a casi discoidales y con ondulaciones o márgenes ecuatoriales, y se consumen en estado inmaturo.
  • ‘Acorn’ (C. pepo L. var. turbinata Paris), son plantas tanto arbustivas como rastreras, con frutos obovoides o cónicos, agudos en el ápice y longitudinalmente costado-acanalados. La cáscara es suave, por lo que sus frutos pueden ser consumidos en estado maduro.
  • ‘Crookneck’ (C. pepo L. var. torticollia Alefeld), de tipo arbustivo, con frutos de color amarillo, dorado o blanco, claviformes y curveados en el extremo distal o apical, y generalmente de cáscara verrucosa. Se consumen inmaturos puesto que la cáscara y la pulpa se endurecen en la madurez.
  • ‘Straightneck’ (C. pepo L. var. recticollis Paris), plantas arbustivas y frutos de amarillos a dorados y de cáscara verrucosa similares a los del grupo anterior.
  • ‘Vegetable Marrow’ (C. pepo L. var. fastigata Paris), hábito rastrero como subarbustivo y frutos cortamente cilíndricos, ligeramente más ensanchados en el ápice, con la cáscara lisa, endurecida y engrosada al madurar y de color variable desde crema hasta verde oscuro.
  • ‘Cocozzelle’ (C. pepo L. var. longa Paris), frutos cilíndrico-alargados, delgados y ligeramente bulbosos en el ápice; se consumen en estado inmaturo y entre los más comunes está el llamado propiamente ‘Cocozzelle’.
  • ‘Zucchini’ (C. pepo L. var. cylindrica Paris), grupo de cultivares comerciales más común en la actualidad; igual que el anterior, el grupo ‘Zucchini’ tiene una fuerte afinidad con el grupo ‘Vegeltable Marrow’ y su origen es también reciente (siglo XIX). Plantas generalmente de hábito subarbustivo y frutos cilíndricos, nada o sólo muy ligeramente ensanchadosen el ápice, que se consumen como verdura en estado inmaturo.

En cuanto a los cultivares tradicionales, es común que en un simple campo de cultivo los campesinos mesoamericanos manejen una buena representación de cultivares con rasgos similares a los que aquí se reconocen como específicos de cada uno de los grupos comerciales. Aún queda por resolver el origen de los cultivares nativos del área maya, en las zonas medias y bajas de Chiapas y la península de Yucatán. Estos cultivares de frutos sin costillas o no tan pronunciadas y semillas más bien redondas y ovales se cultivan desde casi el nivel del mar hasta menos de 1 800 m. Cucurbita pepo es posiblemente la especie cuya difusión hacia fuera de América está mejor documentada; se sabe que algunos cultivares llegaron a Europa aproximadamente medio siglo después de 1492, e incluso se dice que otros más se originaron en ese continente. En contraste con esta antigua presencia de C. pepo en el Viejo Mundo, parece ser que su llegada a América del Sur es muy reciente. En la actualidad, los frutos de algunos cultivares (por ejemplo, ‘Zucchini’ y ‘Cocozzelle) representan un aporte alimenticio y comercial común a diversas regiones del mundo.

Usos y valor nutritivo Al igual que las otras especies cultivadas del género, los frutos maduros o tiernos y las semillas de Cucurbita pepo, y en menor grado las flores y las puntas tiernas de los tallos, se consumen en muchas partes dentro de su área de distribución nativa y en otras regiones del mundo. El aporte de nutrientes es similar al descrito para las otras especies cultivadas.  

Descripción botánica
Plantas rastreras, compactas o subarbustivas, anuales, monoicas; pubescente-escabrosas. Hojas anchamente ovado-cordadas a triangular-cordadas, de 20-30 x 20-35 cm, con o sin manchas blancas, a menudo profundamente 3-5 lobuladas; márgenes denticulados a serrado-denticulados. Zarcillos con 2-6 ramillas o simples y poco desarrollados en los tipos subarbustivos. Flores pentámeras, solitarias, axilares, las masculinas con pedicelos de 7-20 cm de largo, cáliz campanulado de 9-12 mm, sépalos lineares, de 12-25 x 1-2 mm; corola tubular-campanulada, de 5-10 cm de largo, 5 dividida hasta un tercio o más de su longitud; 3 estambres. Flores femeninas con pedicelos robustos, sulcados, de 2-5 cm; ovario globoso, oblado, ovoide, cilíndrico, raramente piriforme, liso, costado o verrucoso, multilocular; cáliz muy reducido. Frutos de tamaño muy variable y formas diversas, suave a fuertemente costillados, con frecuencia verrucosos, raramente lisos, cáscara rígida, de coloración diversa, verde claro a oscuro, liso a diminutamente moteada en crema o verde contrastando con amarillo, anaranjado o bicolor; pulpa crema a amarillenta o anaranjada pálida, de suave y no amarga a fibrosa y amarga, semillas numerosas, angostamente o anchamente elípticas a raramente orbiculares, levemente comprimidas, de 3-20 x 4-12 mm.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos De manera tradicional, Cucurbita pepo se cultiva desde América del Norte a América Central y en algunas partes de América del Sur; aunque generalmente se dice que es un cultivo de zonas altas. Esta especie, al igual que C. moschata, abarca uan gama de altitudes bastante amplia. En México existen variedades nativas que crecen desde muy cerca del nivel del mar y en climas semisecos, como el llamado ‘tsol’ en Yucatán, hasta otras que se cultivan a altitudes mayores a los 2 000 m, como los llamados ‘güiches’ en Oaxaca. En Guatemala, los cultivares nativos llamados comúnmente ‘güicoy’, se cultivan por encima de los 1 000 m, mientras que los ‘tsol’ se siembran en las partes bajas y cálido-húmedas del Petén a menos de 500 m de altitud.

Diversidad genética Límites del acervo genético. El acervo genético primario de C. pepo está conformado por los grupos de cultivares comestibles (ssp. pepo) y ornamentales (ssp. ovifera), así como taxones silvestres (C. fraterna y C. texana). Existe una gran cantidad de cultivares comerciales con características particulares que, junto a las llamadas variedades locales cultivadas principalmente en México, constituyen un acervo genético extraordinario. Sin embargo, en contraste con otras especies, esta diversidad no representa una fuente importante de genes de resistencia a plagas y enfermedades, pues C. pepo (incluyendo C. texana), es probablemente la especie que presenta una mayor susceptibilidad a las más importantes enfermedades virales que atacan a las especies cultivadas de Cucurbita. Las especies que pudieran representar un acervo genético secundario son escasas, pues la mayor parte de los intentos de hibridizar C. pepo con otras especies silvestres o cultivadas ha requerido de técnicas especiales como el cultivo de embriones; no obstante, se han obtenido buenos resultados en materia de hibridación en México y en Estados Unidos.

Colecciones de germoplasma. Los datos obtenidos a partir de los bancos de germoplasma indican que C. pepo es la segunda especie del género con mayor número de accesiones (a 135). Sin embargo, esto se refiere solamente a formas cultivadas y comestibles, puesto que las correspondientes a los dos parientes silvestres más cercanos son muy escasas y, de hecho, ls de C. fraterna fueron realizadas muy recientemente. Los bancos de germoplasma con mejor representación para los cultivares de C. pepo son los de Estados Unidos, México y Costa Rica.

Prácticas de cultivo

En su área de distribución nativa, C. pepo es cultivada tanto en milpas y huertos como en otros sistemas de manejo más intensivo. En el primer caso, se la asocia con maíz, frijol y/o con una a tres de las otras especies cultivadas de Cucurbita, mientras que en el segundo sistema puede encontrarse cultivada en parcelas o grupos pequeños, generalmente asociada a otras hortalizas. En las plantaciones comerciales se encuentra generalmente como monocultivo ocupando superficies de tamaño variable.

En la región de la Mixteca Alta, México, particularmente en San Andrés Lagunas, se han encontrado algunas variantes locales que se manejan en dos diferentes condiciones y épocas. Una de éstas es conocida como ‘calabaza de temporal’; se cultiva en terrenos pedregosos, generalmente con abundantes afloramientos de rocas calizas y comúnmente con poco suelo, que constituyen terrenos secos. La siembra se realiza en los meses de abril-mayo, dependiendo de la aparición de las primeras lluvias, y la cosecha de frutos maduros corresponde a los meses de octubre-noviembre. La otra se conoce como ‘calabaza de cajete’; se cultiva en terrenos denominados de cajete, muy planos y húmedos, ubicados en pequeños valles que se dice estuvieron antiguamente ocupados por lagos. En esta forma se siembra al inicio de la época más seca del año (febrero o marzo) y la cosecha de frutos maduros se realiza entre julio y septiembre.

En Yucatán se cultiva la variedad ‘tsol’ o ‘mensejo’, generalmente en huertos o en sistemas de manejo intensivo como los llamados conucos y pachpakal, y muy raramente en milpas. Se trata de una variedad de ciclo breve; la siembra se hace aproximadamente 15-20 días después del inicio de la temporada de lluvias (mayo-junio); los frutos inmaturos para verdura son cosechados desde el mes de agosto, mientras que los maduros están disponible entre septiembre y octubre.

Perspectivas de mejora

Las tres especies de Cucurbita, C. argyrosperma, C. moschata y C. pepo, se complementan en sus áreas naturales de producción, que van desde 0-2 000 m en su región de origen. En ésta es necesario intensificar la evaluación de los cultivares primitivos, y usar su germoplasma en el desarrollo de nuevos cultivares de mayor productividad y valor alimenticio, o con resistencia a enfermedades, especialmente las producidas por virus. Hay también, como ya se mostró para algunas especies, variedades locales que difieren en la época de producción. El uso directo de ellas, o de los genes que determinan esa característica, permitirán ampliar el tiempo en que están disponibles en los mercados.

Es urgente recolectar el germoplasma de las cuatro especies de Cucurbita en su área de dispersión natural. También lo es el introducir variedades presentes en otras áreas, como las de C. moschata que se encuentran en Africa, de alto contenido en caroteno, e incorporarlas a programas de mejora genética.

La expansión del consumo, local o de exportación, requiere características de los frutos favorables al transporte y almacenamiento. Existe una amplia diversidad que puede utilizarse para producir variedades superiores.

Cucurbita ofrece posibles nuevos usos o usos más intensivos que se pueden difundir. Uno de ellos es la preparación de purés o alimentos similares, para lo que se contaría con un acervo genético muy extenso a fin de fijar características organolépticas o nutricionales, que den un producto superior al que se consigue en los mercados, procedente de otras plantas. Se debe explorar igualmente la posibilidad de incrementar el uso de tallos jóvenes, que son la parte de la planta con mayor valor alimenticio por su contenido en aminoácidos y vitaminas. Incluso se podrían crear variedades que produzcan más follaje para este propósito.

El uso de las semillas como fruto seco es corriente en ciertas áreas de Mesoamérica, y casi desconocido en otras. La semillas son una buena fuente de proteína y aceites, y se debe explorar su preparación industrial y comercialización.

Aún es mucho lo que queda por hacer en términos de recolección, conservación, evaluación y uso de las variedades regionales o locales. Estas tareas son factibles, pues la diversidad de estos cultivos aún está presente en las comunidades rurales del Nuevo Mundo. No se debe dejar pasar la oportunidad de aprovechar esos materiales para producir variedades superiores y conservar su germoplasma para una utilización futura.

Cucurbita moschata

Nombre botánico: Cucurbita moschata(Duchesne ex Lam.) Duchesne ex Poir.
Familia: Cucurbitáceas.
Nombres comunes: náhuatl: tamalayota [México, Colombia (Guerrero)]; castellano: calabaza (México), ayote (Guatemala a Costa Rica), auyama (Panamá a Venezuela), zapallo (Ecuador, Perú), joko (Bolivia).

Origen, domesticación y expansión

Se pensó que, al igual que Cucurbita ficifolia, también C. moschata tenía origen asiático. Sin embargo, hoy día es evidente que se trata de una especie domesticada en América Latina, aunque no está todavía claro cuál fue el área precisa de domesticación de una y de otra. En numerosas ocasiones se ha señalado que se situó en Meso-américa, y en otras en América del Sur, más específicamente con centro de origen en Colombia. Los vestigios disponibles son sin duda difíciles de interpretar. Los restos arqueológicos más antiguos de esta especie fueron encontrados en el noroeste de México (cuevas de Ocampo, Tamaulipas, y datan de 4900-3500 A.C.). También se conocen restos en el norte de Belice y en Tikal, Guatemala (2000 A.C.-850 D.C.) y en Huaca Prieta, Perú (3000 A.C.).

El análisis electroforético de isoenzimas no ha aportado pruebas importantes. No obstante, ha permitido reafirmar la fuerte relación entre esta especie y los taxones del grupo C. argyrosperma.

Los indicios lingüísticos tampoco son muy claros; Cucrbita moschata es conocida con nombres nativos tanto en la región mesoamericana (principalmente en México), como en América del Sur, lo que por otra parte, apoya la observación de que ambas regiones corresponden a dos centros de diversificación de este cultivo.

La variación de C. moschata tampoco parece ser un factor que permita sugerir ninguna región en particular como centro de origen, pues esta especie es sumamente variable en la morfología de sus frutos y semillas.

La distribución geográfica de los restos arqueológicos conocidos de C. moschata indican que esta especie se cultiva desde hace más de 5 000-6 000 años. Su difusión hacia otros países, tanto dentro de América Latina como fuera del continente, fue seguramente muy temprana, así lo indica la existencia de la variedad llamada Seminole Pumpkin, cultivada desde tiempos precolombinos por grupos indígenas de Florida, Estados Unidos, y también su presencia en ilustraciones botánicas del siglo XVII, la especie se cultivaba en India, Java, Angola y Japón.

Usos y valor nutritivo

En la mayor parte del área nativa de C. moschata, sus flores, tallos jóvenes, frutos tiernos y fruto maduros son consumidos como verdura. Estos últimos, además, son comúnmente empleados para la elaboración de dulces, y como forraje. Las semillas son consumidas enteras, asadas o tostadas, y molidas en diferentes guisos. Presentan altos contenidos de aceites y proteínas (similares a los observados en C. argyrosperma) y su consumo en zonas urbanas también es bastante común.

Descripción botánica

Plantas rastreras a trepadoras, herbáceas, anuales, monoicas, suave y densamente pubescentes, con tricomas cortos y largos uniseriados; ápices vegetativos caulinares más o menos reflejos. Tallos ligeramente angulosos. Hojas con pecíolos de 30 o más centímetros, anchamente ovado-cordadas a suborbiculares, de 20-25 x 25-30 cm, con manchas blancas, ligeramente 3-5 lobadas, lóbulos ovados o triangulares, ápice obtuso, cortamente apiculado, márgenes serrado-denticulados. 3-5 zarcillos ramificados. Flores pentámeras, solitarias, axilares. Flores masculinas con pedicelos de 16-18 cm; cáliz muy breve, anchamente campanulado a pateriforme, expandido o foliáceo hacia el ápice, de 5-13,5 cm de largo, 5 dividida hasta un tercio de su longitud. Flores femeninas con pedicelos gruesos de 3-8 cm de largo; ovario globoso, ovoide, oblado, cilíndrico, piriforme, cónico, turbinado; cáliz muy reducido y sépalos más frecuentemente foliáceos que en las masculinas, de hasta 7,5 cm de largo, estilo engrosado, 3 estigmas, lobados. Frutos de tamaño muy variable y formas diversas conservando las del ovario, lisos o con costillas redondeadas, raramente verrucosos o granulosos, cáscara tan engrosada y durable como suave y lisa, de coloración muy variable, verde claro a verde oscuro uniforme o con manchas crema, pardo claras a oscuras, hasta completamente blancas; pulpa anaranjada clara o brillante a verdosa, de ligera a muy dulce, suave y generalmente no fibrosa; semillas numerosas, ovado-elípticas, de 8-21 x 5-1 mm, de superficie blanquecino amarillenta.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos

En la literatura botánica se señala que C moschata se cultiva principalmente en zonas de baja altitud y clima clido co alta humedad. Sin embargo , aunque es cierto que esta especie se cultiva preferenyemente dentro de dichos límites, éstos no parecen ser tan estrictos, pues recientemente se han encontrado variantes a más de 2200 m, en Oaxaca, Mexico.

Límites del acervo genético. La amplia gama de altitudes en que C. moschata se cultiva dentro del continente americano, la notable diversidad morfológica de sus semillas y frutos (colores, formas, grosores y durabilidad de la cáscara del fruto), la existencia de variedades con ciclos de vida de diferente duración, así como la de numerosos cultivares desarrollados en otras partes del mundo y de variedades locales con características agronómicas sobresalientes, indican claramente que la variación genétrica de esta especie es vastísima.

Ejemplos de algunas variedades regionales interesantes para América Latina son las existentes en la península de Yucatán (y posiblemente en otras regiones de América Latina), con dos ciclos de vida de diferente duración, así como también las cultivadas en Guanajuato y Chiapas, en las que recientemente se ha encontrado resistencia a algunas enfermedades virales. Dentro de las primeras, es de gran interés la de ciclo corto cultivada comúnmente en los huertos mayas, pues de ella seguramente se derivó la variedad más importante a nivel comercial en la región; en cuanto a las segundas, cabe señalar que actualmente están siendo empleadas en programas de mejora genética.

Respecto a las fuentes de variación que presentan los cultivares de C. moschata desarrollados fuera de su área de origen, el mejor ejemplo es el de un cultivar nativo de Nigeria que representa la fuente única de resistencia a ciertas enfermedades virales. Las posibilidades de hibridización que ha mostrado C. moschata con otras especies cultivadas (por ejemplo, C. maxima) permiten afirmar que existen buenas perspectivas respecto a la mejora de estos cultivos.

Otra parte del acervo genético de C. moschata son los numerosos cultivares comerciales que se han desarrollado principalmente en los Estados Unidos y en menor medida en Brasil. Entre ellos destacan ‘Butternut Squash’, ‘Golden Cushaw’, ‘Large Cheese’, ‘Tennessee Sweet Potato’, ‘Kentucky Field’, ‘Menina Brasileira’ y otros. Algunos de estos cultivares comerciales también presentan diferentes niveles de resistencia y/o susceptibilidada a ciertas enfermedades, lo que es indicativo de la gran variación genética de esta especie.

Colecciones de germoplasma. Cucurbita moschata es la especie de Cucurbita mejor representada en los bancos genéticos de América, donde se hallan depositadas más de 2 000 accesiones. Estas proceden principalmente de México y América Central, y en menor grado de América del Sur y otras regiones del mundo. Las accesiones más importantes son las de Estados Unidos y Costa Rica. En su totalidad corresponden a materiales americanos, principalmente de América Central. Por su parte, la colección del CIFAP en México es posiblemente la más representativa de la variación de la especie en ese país.

Prácticas de cultivo

Las diferentes variantes de Cucurbita moschata se manejan en sistemas de agricultura tradicional de temporal. Es posible encontrar variedades cultivadas en las milpas, asociadas con maíz, frijol y una o dos especies más de Cucurbita, o en huertos y otros espacios agrícolas de manejo más intensivo, donde se cultiva sola o asociada a otras especies. La siembra se realiza al inicio de la época de lluvias, y el período de desarrollo es de aproximadamente 5-7 meses, aunque existen variedades de ciclo muy breve (33-4 meses) como las mencionadas de la península de Yucatán. En las variedades de ciclo largo, los frutos tiernos para verdura se cosechan aproximadamente a los 3 meses de haberse realizado la siembra, mientras que los maduros para semilla se cosechan principalmente entre el sexto y séptimo mes.

En la región Mixe y otras del estado de Oaxaca, C. moschata también se cultiva en la época fría y seca del año en terrenos que logran conservar la humedad. Esto mismo se practica con ayuda del riego en algunas partes del estado de –Sonora y también se ha observado en algunas variedades de ciclo corto, cultivadas con fines comerciales en la península de Yucatán, en suelos húmedos o usando substratos poco comunes (bagazo de fibras de henequén) y con ayuda de riego.

Es probable que el cultivo de variedades como las descritas, y posiblemente otras más, sea más común en el continente americano de lo que se piensa o se conoce. Existen antiguas referencias de una notable variación en Colombia, pero su situación actual ha de ser debidamente documentada y evaluada.

Cucurbita ficifolia

Nombre botánico: Cucurbita ficifolia Bouché.
Familia: Cucurbitáceas.
Nombres comunes: náhuatl: chilacayote (México, Guatemala); castellano: lacayote (Perú, Bolivia, Argentina), chiverri (Honduras, Costa Rica), victoria (Colombia); inglés: fig leaf squash, Malabaar gourd.

Origen, domesticación y expansión

A finales del siglo pasado y a principios del actual, algunos autores sugerían un origen asiático para Cucurbita ficifolia; desde mediados del presente siglo existe consenso respecto a que se trata de un cultivo de origen americano. No obstante, su centro de origen y domesticaciión son todavía desconocidos. Algunos autores han propuesto como lugares de origen América Central o el sur de México, mientras que otros sugieren América del Sur, y más específicamente los Andes. Los estudios biosistemáticos no han podido ratificar el origen mexicano sugerido por la difusión en toda América de nombres comunes derivados del náhuatl.

Los vestigios arqueológicos apuntan a un origen sudamericano, pues los restos más antiguos son peruanos. La biosistemática tampoco ha podido confirmar esta hipótesis.

Los intentos de obtener híbridos más allá de la primera generación con las otras cuatro especies cultivadas también han fallado, y los pocos resultados obtenidos han requerido el uso de técnicas especiales como el cultivo de embriones. Estos resultados han sido corroborados por otros estudios que evidencian que C. ficifolia presenta notables diferencias de tipo isoenzimático y cromosómico respecto a todos los taxones del género.

El reciente descubrimiento de que Peponapis atrata no parece ser un polinizador específico de C. ficifolia, amén de las observaciones precedentes, han conducido a proponer que el ancestro silvestre de Cucurbita ficifolia pudiera corresponder a una especie aún no descubierta cuyo hábitat sería posiblemente la región oriental de los Andes. Por ello, la eventualidad de usar especies silvestres (o cultivadas) en futuros programs de mejora genética de este cultivo, y su empleo en la mejora de otras especies cultivadas del género es aún remota. La importancia de dichos programas reside en que se han identificado colecciones resistentes o totalmente inmunes al ataque de diferentes virus, que afectan severamente a otras especies cultivadas.

La extensión del cultivo de Cucurbita ficifolia abarca desde el norte de México hasta Argentina y Chile. Su difusión a Europa (Francia y Portugal, por ejemplo) y Asia (India) inició según parece en los siglos XVI-XVII, cuando sus frutos llegaron al Viejo Mundo desde América del Sur y la India. Desde entonces, su cultivo se ha extendido a muchas otras partes del mundo (Alemania, Francia, Japón y Filipinas).

Usos y valor nutritivo

Las diferentes partes de las plantas de Cucurbita ficifolia se destinan, en toda el área de distribución en América, a diversos usos alimenticios. Los frutos inmaturos se consumen hervidos como verdura, mientras que la pulpa de los maduros se destina a la elaboración de dulces y bebidas refrescantes o ligeramente alcohólicas. Las semillas son también muy apreciadas, y en Chiapas, México, se usan para preparar dulces con miel, conocidos como palanquetas.

En algunas regiones de México (y tal vez de otros países del continente), los tallos jóvenes (o <puntas de las guías>) y las flores también se consumen como verdura cocida, mientras que los frutos maduros son empleados como forraje para animales domésticos; este uso es el más común en el Viejo Mundo, donde esta especie ha sido introducida.

El valor nutritivo más importante se encuentra en las semillas, cuyo consumo representa un aporte considerable de proteínas y aceites. La pulpa de los frutos, por su color blanco, presenta deficiencias en betacarotenos, además de una moderada cantidad de carbohidratos y bajo contenido en vitaminas y minerales.

Investigaciones recientes realizadas en Chile han demostrado que algunas enzimas proteolíticas extraídas de la pulpa de los frutos de C. ficifolia pueden usarse en el tratamiento del agua residual resultante en los procesos de elaboración industrial de alimentos derivados del pescado. Este descubrimiento es de gran interés, por la reducción en costos que lograrían esas industrias con el uso de enzimas que sustituirían a las que actualmente se importan.

En Japón y Alemania, se ha usado como soporte o portainjertos, para la producción invernal de pepino (Cucumis sativus L.) en condiciones de invernadero.

Descripción botánica

Plantas rastreras o trepadoras, monoicas, anuales, aunque persistentes por un cierto período dan la impresión de ser perennes de vida corta, sin raíces engrosadas de reserva; resistentes a bajas temperaturas, pero no a heladas severas; vellosas a suavemente pubescentes, con algunos aguijones cortos y punzantes esparcidos en las partes vegetativas. Cinco tallos vigorosos, ligeramente angulosos. Hojas con pecíolos de 5-25 cm; ovado cordadas a suborbicular-cordadas, con o sin manchas blancas en el haz, 3-5 lobuladas, con llóbulos redondeados u obtusos, apiculados, el central más grande que los laterales, márgenes denticulados. 3-4 zarcillos ramificados. Flores pentámeras, solitarias, axilares. Flores masculinas largamente pediceladas; cáliz campanulado, de 5-10 mm de largo y casi igual de ancho, sépalos lineares, de 5-15 x 1-2 mm; corola tubular-campanulada algo ensanchada hacia la base, de 6-12 cm de largo, amarilla a anaaranjado pálido, 3 estambres. Flores femeninas con pedúnculos robustos, de 3-5 cm de largo; ovario ovoide elíptico, multilocular; sépalos ocasionalmente foliáceos y corola algo más grande que en las masculinas; estilo engrosado, 3 estigmas lobados. Frutos globosos a ovoide-elípticos, con tres modelos de coloración:

  • verde claro u oscuro, con o sin rayas o franjas longitudinales blancas hacia el ápice;
  • diminutamente manchados de blanco y verde;
  • blancos o crema; pulpa blanca, dulce; semillas ovado-elípticas comprimidas, de 14-25 x 7-12 mm, pardo oscuras a negras o blanco-crema.

Aspectos ecológicos y fitogeográficos

Cucurbita ficifolia se encuentra ampliamente distribuida bajo cultivo desde los 1 000 hasta casi los 3 000 m, en prácticamente todas las cordilleras de América Latina. La restricción del cultivo en zonas de notable altitud es un carácter distintivo de C. ficifolia, respecto a las otras especies cultivadas del género, que en general pueden crecer en un rango más amplio de condiciones ecológicas (para C. pepo y C. moschata, desde 8 m hasta 2 300 m).

Diversidad genética

Límites del acervo genético. Dada la incompatibidad reproductiva de C. ficifolia con las otras especies del género, se puede decir que su acervo genético está limitado a ella misma. Por otra parte, esta especie es mucho menos diversa que las restantes cultivadas del género, y no existen cultivares comerciales. Entre las variaciones morfológicas más notables están la coloración y el tamaño de sus frutos y semillas.

La escasa variación morfológica de esta especie es congruente con la observada a nivel de los patrone de isoenzimas hasta ahora estudiados.

Desde el punto de vista agronómico es posible admitir la existencia de cierta diversidad genética para C. ficifolia, por dos razones:

  • el hecho de que sea cultivada en una amplia región geográfica, cuyas condiciones sólo son relativamente uniformes en cuanto a otros factores ecológicos locales;
  • el que sea manejada de manera indistinta, tanto en sistemas agrícolas de alta competencia o que permiten un manejo más intensivo (por ejemplo, milpas cultivadas en épocas de sequía en terrenos de humedad, huertos, solares, etc.). Sin embargo, hasta la fecha ninguno de estos aspectos ha sido evaluado.

La productividad, en cuanto al número de frutos y cantidad de semillas por fruto, es otro aspecto que posiblemente refleje la diversidad genética de la especie y que tampoco está suficientemente documentado. Las observaciones de campo han revelado que algunos frutos de tamaño mediano contienen 500 o más semillas, y que cada planta puede llegar a producir más de 50 frutos.

Colecciones de germoplasma. Las accesiones de germoplasma de C. ficifolia son las menos abundantes de todas las existentes para las especies de Curcubita cultivadas. Además son poco representativas de su distribución geográfica. 338 accesiones se encuentran en bancos de germoplasma en América, que sumadas a otras 82 depositadas en instituciones de países fuera del continente, hacen un total de 420. Sin embargo, muchas de estas accesiones corresponden a duplicados, lo cual reduce su número a cerca de la mitad.

Prácticas de cultivo

Cucurbita ficifolia es un cultivo manejado principalmente en sistema de agricultura tradicional de temporal, lo cual indica que el inicio de la época de lluvias corresponde a la época de siembra, mientras que la cosecha abarca desde finales de septiembre (frutos tiernos y flores para verdura) hasta diciembre-enero (frutos maduros para semilla y pulpa). En algunas regioens de México como la Mixteca Alta en Oaxaca, se ha encontrado que esta especie, además de cultivarse durante la época de lluvias en terrenos de tempora, también se maneja en época de sequía en terrenos con mayor humedad (valles o zonas con suelos de drenaje ligeramente deficiente). La siembra en esos casos se realiza en los primeros meses del año y la cosecha desde la época de la sequía (abril) hasta la correspondiente al verano (mayo-julio). Esto ha permitido asegurar la producciión caasi ininterrumpida durante el año.

La única forma de porpagación es la siembra de semilla, junto a uno de los cultivos tradicionales de este tipo de agricultura (maíz, frijol y otras especies de Cucurbita)o bien el cultivo en huertos, asociada a otras especies o en monocultivo. Los frutos maduros son cosechados y seleccionados para semilla; pueden ser almacenados por largos períodos (hasta 18-20 meses), y es común observarlos secándosle en los techos de las casas de los agricultores.

Bibliografía

Andrés, T.C. 1990. Biosystematics, theories on
the origin and breeding potential of Cucurbita
ficifolia. En Biology and utilization of the
Cucurbitaceae. Bates, D.M., Robinson, R.W.
y Jeffrey, C., eds. Ithaca. Cornell University
Press, págs. 102-199.

Azurdia, C.A. y González, M. 1986. Informe final
Del proyecto de recolección de algunos cultivos
Nativos de Guatemala. Facultad de Agronomía,
Universidad de San Carlos, Guatemala.

Bailey, L.H. The domesticated cucurbits. First
Paper. Gent. Herb, 2:32-34.

Bates, D.M., Robinson, R.W. y Jeffrey, C., eds.
Biology and utilizatioon of the Cucrbitaceae.
Ithaca. Cornell University Press.

Bukasov, M.S. 1981. Las plantas cultivadas en
México, Guatemala y Colombia.

CATIE-
Turrialba, Costa Rica.
Delgadillo, S.F., Garzon, T.J.A. y Vega, P.A.1989
Cucurbit viruses in México: a survey.
Fitopatoligía, 7(2):!36-139.

Lira, R. 1990. Estudios taxonómico y ecogeográfico
de las Cucurbitáceas de Latinoamérica. 1er Repor-
te semestral (enero-agosto). CIRF, Roma.

Lira, R. 1991. Estudios taxonómico y ecogeo-
gráfico de las Cucurbitáceas de Latinoaméri-ca.
Reporte semestral (enero 1990-agosto1991). CIRF, Roma.

Lira, R. 1991. Estudios taxonómico y ecogeo-gráfico
de las Cucurbitáceas de Latinoaméri-
ca. 3er
Reporte semestral (enero-agosto 1991).
CIRF, Roma.

Merrick, L.C. Systematics and evolution of a
domesticated squash, Cucurbita argyrosper-

ma and its wild and weedy relatives. En Biolo-gy,
and utilization of the Cucurbitaceae.
Ba-
tes,
D.
M., Robinson, R.W. y Jeffrey, C., eds.
Ithaca.
Cornell University Press.

Paris, H.S. 1989. Historical records, origins and
development of the edible cultivar groups of
Cucurbita pepo (Cucurbitaceae). Econ. Bot., 43:423-443.

Whitaker, T.W. y Davis, G.N. 1962. Cucurbits,
Botany, cultivation and utilization. Londres.
Leonard Hill

Los autores de este capítulo son R.Lira Saade (Herbario Nacional de Mexico, Mexico D.F, Mexico) y S. Montes Hernández (CIFAP, SARH, Celaya, Guanajuato, Mexico)