V. TECNOLOGIA DEL CULTIVO

ROTACIÓN DE CULTIVOS PREPARACIÓN DE SUELO FERTILIZACIÓN SIEMBRA CONTROL DE MALEZAS APORQUE
ENFERMEDADES DEL AMARANTO Y SU CONTROL LOS INSECTOS DEL AMARANTO Y SU CONTROL COSECHA

Rotación de cultivos

                    Es conveniente efectuar una rotación adecuada de cultivos para evitar, la mayor incidencia de plagas y enfermedades, y el uso preferencial de los nutrientes, en especial de algún elemento por la misma planta.
                    El efecto del amaranto en la rotación de cultivos ha sido estudiado en Estados Unidos donde se ha observado un efecto negativo en maíz sembrado después de amaranto. La disminución en crecimiento y rendimiento final no pudo ser explicada por diferencias nutricionales o hídricas, sin embargo los niveles de Ca y Mg en el maíz que seguía al amaranto en la rotación eran mayores que para el maíz que seguía a soya en la rotación (Frantzen, 1993).
               Las rotaciones más utilizadas en Sud-América son: Papa - Amaranto - Cereales - Haba; Papa - Cereales - amaranto - Haba; Papa - Maíz - Amaranto - Tarwi; en costa la rotación más utilizada es Alfalfa - Papa - Amaranto - Cereales; Maíz - Tomate - Amaranto - Frijol.

Preparación de suelo

                   La preparación del terreno debe ser lo más eficiente posible, ya que el tamaño reducido de la semilla requiere una buena cama de semillas; ello se consigue pasando un arado de disco o vertedera, luego se mulle el suelo con una cruzada de rastra de discos o de dientes rígidos o flexibles, de tal manera que la cama de siembra esté en condiciones de recibir la semilla. En algunas zonas algo arcillosas es conveniente pasar el rodillo para completar la preparación del suelo para tener una mejor nivelación y mayor compactación. En zonas donde exista fuerte incidencia de malezas, es conveniente efectuar previamente un riego por inundación después de la preparación de suelo, para que las semillas de malezas germinen y emerjan; luego pasar una rastra y matar dichas plántulas antes de efectuar la siembra del amaranto.

 

Fertilización

 

                    Como cualquier otro cultivo la fertilización dependerá de la fertilidad del suelo. En general requiere dosis medias de nitrógeno y fósforo, siendo de menor necesidad la aplicación del potasio sobre todo en el área andina y no en el área costera del Perú.
                    La fertilización utilizada en el área andina generalmente corresponde a 80 kg N/ha, 60 kg P2O5 y 0 o 40 kg K2O/ha. En cambio en el área costera del Perú donde el amaranto se cultiva con mucha mayor tecnología se utilizan dosis de 200-240 kg N/ha, 100 a 150 kg P2O5/ha y 50 a 80 kg K2O/ha.
                    Diversos autores han determinado una correlación positiva entre la fertilización nitrogenada y el rendimiento de semilla, encontrándose respuesta hasta 180 kg N/ha (Sepúlveda, 1989; Elbehri et al., 1993; Clark y Myers, 1994).
                    Además la fertilización nitrogenada está correlacionada positivamente con el contenido de proteína de la semilla
y de las hojas (Walters et al., 1988).
                    La fertilización nitrogenada se aplica la mitad a la siembra y la mitad después del primer control de malezas manual (pica o deshierbe). Otros autores recomiendan hasta 3 parcializaciones del nitrógeno pero esto se justifica sólo en suelos de textura gruesa (arenosos) donde la lixiviación de nutrientes es seria.
                    Las fuentes de nitrógeno utilizadas son urea, salitre sódico o nitrato de amonio. no se han realizado
investigaciones que demuestren diferencias entre fuentes nitrogenadas. Pero si es importante aplicar la segunda dosis de nitrógeno al lado de la planta para evitar quemaduras.
                    Elbehri et al., (1993) encontraron respuesta al fósforo en sólo una de las localidades estudiadas concluyendo que el rendimiento de grano aumenta en 2.81 kg por cada kg de fósforo aplicado. estos mismas autores no encontraron ninguna respuesta al potasio.
                    Las fuentes de fósforo y potasio más usadas son, superfosfato triple y sulfato de potasio las que se aplican antes de la siembra y son incorporados con el último rastraje.
                    En muchos lugares del área andina se utiliza estiércol de ovino o vacuno como mejorador del suelo en el cultivo precedente al amaranto, siendo utilizado por éste último dada la lenta descomposición ocasionada por el frío y la altura, la cantidad que se utiliza es de 3-5 t/ha. En la zona costera del Perú se recomienda aplicar estiércol en la mayor proporción posible para el cultivo del amaranto dada la escasez de materia orgánica de los suelos destinados a este cultivo.

Siembra

 

                    El amaranto puede sembrarse directamente o utilizando el sistema almácigo-trasplante (el primer sistema es el más utilizado).
                    La siembra debe efectuarse de preferencia en suelo húmedo, o regar por aspersión inmediatamente después de la siembra. Esta operación se efectúa depositando uniformemente la semilla en el fondo del surco a chorro continuo, y teniendo la precaución de dejar caer a poca altura del suelo ya que el viento hace desviar la semilla fuera del surco por su poco peso. La densidad de siembra utilizada varía de acuerdo a la calidad de la semilla y sistema de siembra empleada, generalmente se utiliza de 4-6 kg/ha, con lo que se obtendrá de 100000 a 150000 plantas por hectárea, después se realiza un aclareo o entresaque, dejando una planta cada 10 cm. La población recomendada según estudios realizados por Henderson (1993) es de 173000 plantas por hectárea. Para poder distribuir la semilla uniformemente es necesario mezclarla con arena o estiércol. En algunos lugares tanto del área andina como de la costa peruana se han diseñado tubos con pequeños agujeros que permiten efectuar una mejor distribución de la semilla dado el reducido tamaño de la semilla. Después de la siembra se debe tapar la semilla, pasando una rama por el fondo del surco, con lo que se consigue una profundidad adecuada de enterrado de 0.5 a 1.5 cm que es la recomendada. Actualmente para las siembras extensivas del amaranto se regulan las sembradoras de cereales pequeños, dando buenos resultados, solamente teniendo la precaución de no enterrar demasiado la semilla. Ocasionalmente se pueden utilizar sembradoras de hortalizas o forrajes sobre todo en pequeñas áreas.
                    La semilla ha utilizarse debe ser de buena calidad, procedente de semilleros básicos y seleccionada de tal manera que este libre de impurezas y mejor si es tamizada de tal manera que se utilicen los granos más grandes, maduros y mejor formados, debiendo tener un poder germinativo no menor al 90%.
                    La fecha de siembra varía en la zona andina peruana de septiembre a noviembre, dependiendo de los cultivares empleados, el inicio de las precipitaciones pluviales y las zonas agroecológicas. En la costa peruana se puede sembrar durante todo el año; sin embargo las siembras de invierno son menos productivas pero con menor incidencia del ataque de plagas y enfermedades.
                    En Chile se puede sembrar en octubre o noviembre asegurándose que haya pasado el período de alto riesgo de heladas.
                    En Guatemala se siembra en mayo y se cosecha de agosto a setiembre; mientras que en el sur de México se siembra de abril a mayo y se cosecha de octubre a noviembre (Lutz,1986).
                    El transplante, se efectúa cuando las plántulas tengan de 10-15 cm de altura, después se riega para facilitar el prendimiento, lo que se denomina "transplante a punta de riego", muchas veces el transplante se efectúa dentro del cultivo de maíz que ya tiene una altura de 20 cm; constituyendo un cultivo asociado o intercalado.

Control de malezas

 

                    El número de controles de malezas a realizarse depende de la incidencia de malezas, éste cultivo es muy susceptible a la competencia, ya sea por agua, espacio, o luz en sus primeros estadios, recomendando efectuar el primer control cuando las plántulas de amaranto tengan de 10-15 cm de altura, eliminando preferentemente las malezas que estén en el fondo del surco. El segundo control si fuera necesario debe efectuarse 30 días después del primero, generalmente es suficiente dos controles durante todo el ciclo de la planta, ya que posteriormente por su sistema de ramificación ahoga a las malezas.
                    Las principales malezas encontradas en el amaranto se observan en el Cuadro 7.

Cuadro 7.Principales malezas presentes en amaranto

Nombre científico

Nombre común

Agropyron repens

Grama

Amaranthus hybridus

Jatacco, Bledo

Argemone mexicana

Cardo

Avena fatua

Avena loca

Boerhavia caribea

Pega-pega

Brassica campestris

Nabo silvestre

Chenopodium album

Quingüilla

Chenopodium ambrosoides

Paico

Chenopodium murale

Quinua silvestre

Cynodon dactylon

Pasto bermuda

Datura stramonium

Chamico

Eleusina indica

Pata de pajarito

Euphorbia heterophyla

Leche-leche

Lycopersicum peruvianum

Tomatillo

Pannisetum clandestinun

Kikuyo

Rumex crispa

Lengua de vaca

Setaria verticillata

Cola de zorro

Solanum nigrum

Hierba mora

Trifolium sp

Trébol de carretilla

 

                    Más tarde se eliminan las plantas más pequeñas, débiles, atípicas del cultivar sembrado y/o enfermas si las hubiera. En este período se puede utilizar la plántula completa o las hojas como verdura o para trasplantar a otros campos o llenar los blancos que pudieran existir en el mismo cultivo.
                    En lo relacionado al daño de herbicidas aún no se ha determinado aquellos herbicidas que actúan en forma eficaz en el control de malezas del amaranto y la mayoría de los que existen en el mercado producen fitotoxicidad en diferentes grados, por ser una planta de hoja ancha y cuyo género es muy difundido entre las malezas de otros cultivos tales como el bledo, atacco, llipcha y amaranto silvestre. Sin embargo aplicaciones de herbicidas entre surcos, utilizando protectores a ambos costados del surco y sin que el herbicida toque al amaranto se han usado con relativa eficiencia como es el caso del metabenztiazuron (Tribunil) y linurón (Afalon) en aplicaciones post emergentes a razón de 1.5 L/ha.

Aporque

                    El aporque se efectúa para evitar la tendedura de las plantas, así como facilitar el enraizamiento de la planta, ya que muchas veces por el peso excesivo de la panoja se tiende, debiendo efectuarse cuando las plántulas alcancen los 40-50 cm, o a los 80-100 días después de la siembra. El aporque puede efectuarse mecánicamente con aporcadoras de maíz o usando yuntas acoplando al arado ramas para amontonar más tierra a la planta.

Enfermedades del amaranto y     su control

 

ENFERMEDADES CAUSADAS POR HONGOS ENFERMEDADES CAUSADAS POR NEMÁTODOS ENFERMEDADES CAUSADAS POR MICROPLASMAS ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR VIRUS ENFERMEDADES NO CAUSADAS POR AGENTES BIÓTICOS

                    Dentro de las enfermedades del amaranto tenemos aquellas causadas por hongos, bacterias, nemátodos, virus y micoplasmas.

Enfermedades del amaranto y su control

 


Enfermedades causadas por hongos

a) Tizón del amaranto o alternariosis o atizonamiento del amaranto o kiwicha.

               Es causado por Alternaria tenuis (México), Alternaria alternantherde (Estados Unidos), Alternaria amaranthi (India, Kenia), Alternaria spp (Perú, Nepal, Ecuador), produce lesiones necróticas con círculos concéntricos y un halo amarillento en las hojas y como consecuencia reduce fuertemente el vigor de las plantas, en algunos casos puede atacar las inflorescencias, y en estados avanzados presenta manchas negras en las hojas. En etapas tempranas del ataque, se observa clorosis en las hojas y manchas concéntricas de color violáceo en los tallos (Sánchez et al, 1991a; Gardmenia, 1985; Monteros et al, 1994)

b) Mancha negra del tallo

               Enfermedad causada por Macrophoma sp., muestra como síntomas manchas oscuras en la base del tallo, que lo ennegrece y estrangula, seguidamente avanza hacia la parte superior de la planta hasta que el tallo se debilite y doble en dos y como consecuencia se produce muerte de la planta; en ataques severos los porcentajes de incidencia pueden alcanzar del 30-100% , observando que este hongo requiere de ciertas condiciones ambientales que le favorezcan su desarrollo como son un período de sequía de uno a dos semanas antes de desarrollarse (Sánchez et al, 1991b). Observaciones de manchas negras o pardas en el tallo fue realizada por Espitia (1986a) la cual ha ocasionado serios daños al cultivo de amaranto en México, debilitando al tallo y provocando la ruptura, para producir finalmente su muerte, este hongo fue identificado como Phoma longissima; diferenciándose del anterior por presentar picnidios (pequeños puntitos negros sobre las manchas necróticas) en el centro de la lesión de tamaños que no sobrepasan los 5 cm y que muchas veces pueden atacar a hojas, ramas y peciolos en menor grado.

c) Esclerotiniosis

               Enfermedad causada por Sclerotinia sclerotiorium, que ataca a gran parte de los órganos de la planta, produciendo lesiones de color marrón en el tallo e inflorescencias; en hojas produce clorosis y muerte. En ataques severos produce pudriciones a lo largo del eje central de la inflorescencia para posteriormente ocasionar marchitez (Monteros et al., 1994; Garmendia, 1985).

d) Cercosporiosis del amaranto producida por el hongo Cercospora brachiata, Cercospora sp.

e) Pudriciones o "Damping off"producida por Phytium aphanidermatum, Phytium sp.

f) Fusarium sp. que produce pudriciones en la base del tallo y raiz. Se observa en plantas aisladas.

g) Rhizoctonia sp.

h) Roya blanca producida por Albugo bliti

i) Pudrición húmeda producida por Choanephora cucurbitarum

j) Oidium producida por Erysiphe sp.

k) Curvularia sp.

l) Volutella sp.

                    Para el control de las enfermedades causadas por hongos, se recomienda utilizar semilla sana procedente de semilleros básicos, desinfectar la semilla con fungicidas; habiendo dado buenos resultados el carbendazim (Vitavax), utilizando por vía semi-húmeda a razón de 2.5 gramos de producto por kilogramo de semilla seleccionada. Para prevenir mayor incidencia del ataque de hongos, evitar el exceso de humedad en el suelo y eliminar plantas enfermas al inicio del ataque. A la fecha aún no se recomienda efectuar control químico de las principales enfermedades, debiendo en todo caso ser preventivas más que curativas; porque aún no se conoce con exactitud la etiología, formas de control ni formas de transmisión.

Enfermedades del amaranto y su control

 

Enfermedades causadas por nemátodos

                    Entre los nemátodos que atacan al amaranto tenemos a Nacobbus aberrans y Meloidogyne incognita, los cuáles producen nódulos en las raíces causando daños significativos a la producción del orden del 10-14% del rendimiento de grano (Santa Cruz y Marban, 1986). Se observa nódulos tanto en la raíz principal como raicillas, en ataques severos se observa decaimiento de la planta; se recomienda rotación de cultivos y evitar siembras en campos infestados.

Enfermedades del amaranto y su control

 

Enfermedades causadas por micoplasmas

                    Produce un alto porcentaje de plantas estériles, debido a que los órganos florales se transforman en brácteas de color verde, con ausencia total de anteras y óvulos, convirtiéndose posteriormente en hojas y aún el utrículo se elonga y forma una cápsula, siendo reabsorbido el grano (Espitia,1986); se recomienda eliminar plantas atacadas, utilizar semilla sana procedente de semilleros básicos y efectuar rotación de cultivos, evitando en lo posible siembras de monocultivo en amaranto.

Enfermedades del amaranto y su control

 

Enfermedades producidas por virus

                    Se ha observado plantas que presentan achaparramiento, forma de roseta y clorosis de las hojas, es frecuente encontrar en los cultivos que se efectúan en los valles interandinos profundos; recomendándose eliminar las plantas atacadas y enterrarlas; así mismo utilizar semilla garantizada procedente de semilleros básicos.
                    Las enfermedades virosas influyen en la calidad del grano a obtenerse no sólo en tamaño y vigor de la semilla, si no que muchas veces causan producción de granos vanos, de color amarillento y deformes, trayendo como consecuencia desvalorización del producto y fuertes pérdidas económicas en caso de ataques severos. Las enfermedades producen deterioro de la calidad y apariencia de las hojas que se utilizan como hortaliza de hoja.

Enfermedades del amaranto y su control

 

Enfermedades no causadas por agentes bióticos

                    Además de los daños causados por factores bióticos, existen otros que repercuten fuertemente en la producción; entre estos tenemos a las heladas, granizadas, exceso de humedad, déficit hídrico, deficiencia de nutrientes, daños debido al consumo de granos por las aves en el campo y roedores en almacén.
                    Las bajas temperaturas y heladas que se presentan durante el desarrollo vegetativo del amaranto, son factores que tienen mucha importancia para la producción, sobre todo en el área andina, siendo la fase fenológica de floración y panoja las más sensibles; cuando las temperaturas descienden bajo 4°C afecta no sólo el crecimiento del amaranto, si no que puede causar daño mecánico en el cultivo como consecuencia del congelamiento, trayendo como resultado muchas veces pérdida completa de la producción. Por ello el límite altitudinal de este cultivo no sobrepasa los 3300 msnm, sin que se produzca riesgo por efecto de las heladas. La fase fenológica que mejor tolera a las bajas temperaturas es la ramificación, cuando la helada le afecta en formación de la inflorescencia se produce el "Colgado de la panoja" dañando la parte basal de la panoja y no la inflorescencia en sí y como consecuencia la planta crece decumbente si es que logra recuperarse; en el caso de afectar en floración, causa esterilidad de la planta por dañar los estambres y órganos florales; durante el período de llenado del grano la helada causa el chupado de las semillas y producción de granos vacíos o vanos.
                    Las granizadas durante la maduración y llenado del grano causan daños considerables en la producción, trayendo como consecuencia caída de las semillas maduras y dejando las inflorescencias sin semillas, además de destrozar la planta completa, en casos severos se ha observado en el área andina destrucción total de la planta y pérdida completa de la producción, dependiendo no sólo de la intensidad del fenómeno meteorológico si no también del genotipo.
                    Los excesos de humedad en el suelo también causan pérdidas en la producción, especialmente en las primeros estados de desarrollo, produciendo pudriciones radiculares, tendedura de las plantas y consecuentemente mayor incidencia de enfermedades; sobre todo cuando ocurre precipitaciones seguidas en un lapso corto de tiempo, recomendándose efectuar drenes en el campo.
                    En lo que respecta al déficit hídrico, el amaranto es sensible durante la etapa de germinación, emergencia y hasta inicio de ramificación, a partir de la cual forma un sistema radicular amplio y profundo que le permite contrarrestar el déficit de agua.
                    Anteriormente se pensaba que el amaranto era de suelos pobres; sin embargo, se ha determinado que es exigente en nutrientes, extrayendo del suelo cantidades considerables de nitrógeno, fósforo, potasio y calcio; el déficit de nitrógeno se manifiesta con prontitud en las plantas, mostrando amarillamiento, retraso en el crecimiento y emergencia prematura de la panoja, trayendo como consecuencia baja producción; en forma similar el déficit de los demás elementos producen bajos rendimientos de granos y materia seca en general. El exceso de nitrógeno sobre todo cuando es mal aplicado a las hojas o en contacto directo con la misma planta produce quemaduras del ápice y bordes de las hojas que prontamente desaparecen con el transcurrir de los días.
                    Las aves producen daños considerables en la producción pudiendo disminuir el rendimiento hasta en un 45%, sobre todo en áreas donde existen árboles y la presencia de ellas es significativa; no sólo consumen los granos maduros, si no que destrozan la inflorescencia trayendo como consecuencia caída de las semillas al suelo, puesto que al entrar en maduración las semillas son indehiscentes y con cualquier movimiento producido por la misma actividad de las aves se produce la caída de los granos. El daño es mayor si se siembra en épocas que no existen otros granos en el campo; incluso en siembras de invierno efectuadas en la costa peruana, los granos sembrados y durante la emergencia son consumidos vorazmente por las aves, obligando a resembrar o efectuar nueva siembra. El ataque generalmente comienza por los bordes por ello es conveniente dejar 2 o 3 surcos de borde para que el cultivo en sí no sea atacado con tanta intensidad; en algunos lugares se acostumbra contratar niños para espantar los pájaros durante la madurez, lógicamente que esto incrementaría el costo de producción.
                    Cuando los granos cosechados son almacenados y no se tiene la precaución de controlar los roedores, estos causan daños considerables no sólo consumiendo las semillas en almacenaje si no que disminuyendo la calidad por las defecaciones que dejan y como consecuencia disminuye fuertemente el precio.

Los insectos del amaranto y su control

 

 

INSECTOS CORTADORES DE PLANTAS TIERNAS INSECTOS COMEDORES DE HOJAS E INFLORECENCIAS INSECTOS CHUPADORES Y PICADORES INSECTOS BARRENADORES DEL TALLO

                    En amaranto son pocas las especies de insectos que constituyen plagas de importancia económica bajo condiciones agroecológicas de la sierra en el área andina; sin embargo, esta situación es totalmente diferente en la costa peruana, donde la presencia de insectos puede ocasionar la pérdida completa del cultivo si no se efectúa un control rápido y adecuado.
                    Existe relativamente escasa información respecto a la presencia, identificación, biología, daños y control de insectos en la zona andina y áreas de distribución del cultivo en Centroamérica y México.
                    Las plagas del amaranto han sido categorizadas para su estudio y control en : Plagas claves, plagas secundarias y plagas potenciales (FAO, l990) (Cuadro 8).

Cuadro 8. Plagas del amaranto

Plagas claves

 

Nombre científico

Nombre común

Eurisacca melanocampta

Polilla de la hoja

Pseudoplusia includens

Falso medidor

Spodoptera eridania

Caballada o gusano ejército

Herpetograma bipunctalis

Polilla de la kiwicha

Plagas secundarias

Nombre científico

Nombre común

Spoladea recurvalis

Oruga de hojas e inflorescencias

Heliothis titicacae

Perforador de inflorescencias

Peridroma spp, Agrotis spp

Gusanos cortadores

Mythimna unipunctata

Comedor de hojas

Diabrotica speciosa

Escarabajo de la hoja

Aphis spp, Myzus persicae

Pulgones

Plagas potenciales

Nombre científico

Nombre común

Schistocerca peceifrons

Langosta

Calligrapha curvilinea

Escarabajo de inflorescencia

Lygus lineolaris Palisot de Beauvois

Chinche

Contrachelus seniculus Le Conte

Gorgojo

Epicauta pennsylvanica De Geer

Pilme

                    Por la forma de daño y comportamiento del insecto podemos agrupar a las plagas del amaranto para su descripción y empleo de medidas de control en cuatro grupos:

Los insectos del amaranto y su control

 

Insectos cortadores de plantas tiernas

                    En este grupo se encuentran insectos de la orden Lepidoptera, Familia Noctuidae y entre ellos tenemos a: Agrotis ipsilon (Rott.), Agrotis malefida Guen., Agrotis subterranea F., Feltia experta, Peridroma saucia (Hubn.) y Copitarsia turbata H.S.
                    Estas especies tienen como característica común cortar las plántulas a nivel del cuello, afectando fuertemente en épocas de sequía. Agrotis, Feltia, Peridroma y Copitarsia, en especial esta última se presenta con cierta frecuencia en la sierra peruana, mientras que Spodoptera, Feltia y Agrotis aparecen más en la costa peruana, zona donde el amaranto muestra su máximo potencial productivo. Los cortadores de plantas tiernas son consideradas como plagas secundarias tanto en sierra como en costa.
                    La especie Agrotis ipsilon (Rott.) se encuentra ampliamente distribuida en la zona andina y en el Perú se presenta tanto en la costa, sierra y ceja de selva; al estado larval infesta al amaranto y a sus parientes silvestres. La larva, cuando pequeña, es de color café con marcas dorsales más pálidas; posteriormente toma un color negro-gris brillante, con una línea dorsal gris-pálida y tubérculos negros en cada uno de los segmentos. En su mayor desarrollo mide entre 40 y 50 mm. Durante los dos primeros estadios se alimenta de las hojas tiernas, cercanas al suelo y actúa como gusano cortador a partir del tercer estadio. Es activa en la noche y se esconde en el suelo cerca de las plántulas durante el día, pupando en el suelo.
                    La especie Agrotis malefida Guen. está distribuida desde Norte América hasta América del Sur. Se alimenta, al igual que la anterior, de un gran número de plantas. La hembra ovipone en el suelo húmedo y en los tallos y hojas inferiores de las plántulas. La larva presenta los lados y la parte inferior de color pálido a blanquecino. Esta plaga corta las plantas al nivel del suelo y también puede desplazarse hacia el follaje y alimentarse durante la noche.
                    La especie Agrotis subterranea F. presenta un rango similar de distribución que la anterior y es polífaga. La hembra oviposita en forma aislada o en pequeños grupos sobre el haz de las hojas de las plantas hospederas, cerca del suelo, en tierra cultivada y suelo húmedo. La larva es de color gris café, con marcas dorsales diagonales de color más claro y de textura áspera; al estado adulto llega a medir hasta 40 mm de longitud. Las larvas pequeñas se alimentan del follaje tierno, cerca del suelo; luego se dispersan y actúan como insectos cortadores, alimentándose de noche y escondiéndose en el suelo o debajo de las plántulas y terrones durante el día.
                    Feltia experta y Peridroma saucia, cortan plantas tiernas, ocasionalmente pueden también devorar hojas, pero sólo en las primeras etapas de desarrollo. Estas dos especies son frecuentes en los valles interandinos más abrigados. En las zonas de mayor altura su incidencia es menor y son reemplazadas por C. turbata que es una especie más abundante y frecuente en la sierra central, entre los 3200 y los 3300 msnm. Los adultos de Feltia son polillas de color gris parduzco con 40 mm de expansión alar. Las alas anteriores son de la misma tonalidad, pero con manchas más oscuras y de forma orbicular, reniforme y abastonada. La larva es de color gris claro y en su mayor desarrollo alcanza 35-40 mm de longitud, presentando finas granulaciones en la cutícula; Peridroma, muestra adultos similares a Feltia, pero las alas son de color pardo oscuro, uniforme y las nervaduras están bien marcadas. Las larvas son de color pardo grisáceo, con cutícula lisa, sin granulaciones.
                    Los adultos oviponen en el suelo y en la vegetación circundante de los campos recién sembrados; las larvas viven permanentemente en el suelo y cortan las plantas durante la noche. Las infestaciones son más intensas en las siembras de octubre y noviembre, especialmente cuando hay períodos prolongados de sequía.
                    Efectuar labranzas tempranas y profundas, para destruir pupas invernantes antes de que emerjan con el inicio de la temporada de lluvias, y lo segundo con la finalidad de exponer a los rayos ultravioleta las larvas y pupas así como a la acción de los controladores biológicos.
                    Durante el desarrollo del cultivo es indispensable mantener el campo libre de malezas, debido a que estos insectos tienen un amplio rango de plantas hospederas donde inician sus infestaciones. En áreas bajo riego se debe realizar un riego para ahogar pupas invernantes, sobre todo cuando el cultivo anterior ha sido susceptible.
                    Existen muchos controladores biológicos para Copitarsia turbata y cortadores de plantas tiernas mencionados por Alcala (1978); parasitoide de huevos: Trichograma sp. (Hymenoptera; Trichogrammatidae). Parasitoides de larvas: Dolichostama arequipae (Townsend); Euphorocera peruviana (Townsend); Incamya cuzquensis; Patelloa similis (Townsend); Peleteria robusta (Wiedemann); Prosopochaeta setosa (Townsend); Trichophoropsis sp.; Winthemia sp.; (Diptera, Tachinidae); Apanteles sp.; Bracon sp.; Ghyptapanteles sp.; Microplitis sp. (Hymenoptera, Braconidae); Thymebatis sp. ( Hymenoptera, Ichneumonidae).
                    Entre los predatores de huevos y larvas registran a: Chrysopa sp. (Neuroptera, Chrysomelidae); Rhinacloa sp. (Hemiptera, Miridae); Paratriphleps sp. (Hemiptera, Anthocoridae); Nabis sp. ( Hemiptera, Nabidae); Geocoris sp. (Hemiptera, Lygaeidae); Harpalus turmalinus; y Metius sp. (Coleoptera, Carabidae).
                    Cuando las infestaciones de gusanos cortadores de plantas tiernas son importantes se recomienda la aplicación de insecticidas, en forma granulada, espolvoreo o preparados como cebos tóxicos. Los granulados y polvos se aplican al pie de la planta, los cebos tóxicos se preparan usando maíz molido, melaza de caña y agua, hasta darle consistencia pastosa; la formulación utilizada es la siguiente:

Maíz molido 100 kg
Melaza de caña 4 kg
Dipterex,Carbaryl 85 PM o Triclororfon 80 PS 300 g
Agua hasta humectar aprox. 70 L

Los insectos del amaranto y su control

 

Insectos comedores de hojas e inflorescencias

a) Eurysacca melanocampta (Meyr.):

                    Esta especie conocida como "Polilla" es considerada una plaga importante del amaranto en la zona andina y se distribuye desde los 2000 a 3300 msnm (Carrasco,1987), siendo considerada como plaga clave del amaranto (Figura 7).
                    La hembra oviposita en la cara inferior de las hojas, yemas e inflorescencias, en forma dispersa, preferentemente entre las nervaduras. Las posturas son generalmente aisladas y algunas veces se observan dos o más huevos juntos. Desde las primeras etapas de desarrollo de la planta las larvas se comportan como minadoras. A medida que las larvas crecen abandonan las minas para infestar hojas nuevas y brotes. Las láminas de las hojas quedan unidas en una especie de manojo compacto, en cuyo interior completan su desarrollo y luego construyen un capullo de color blanco para empupar. Las larvas que completan su desarrollo en las hojas abandonan las mismas, dejándose caer al suelo mediante finos hilos de seda para pupar en la tierra. Las plantas de amaranto atacadas sufren retraso en su desarrollo; además, tienen tallos débiles y delgados, hojas cloróticas con galerías y fragmentación de la panoja; en muchos casos, las plantas presentan una total destrucción. La mayor actividad de la larva ocurre durante las horas crepusculares y en la noche; las larvas se reconocen fácilmente, por que al ser tocadas mueven la parte caudal del abdomen como la cola de un pescado. Completando su desarrollo pupan en el suelo dentro de grietas, terrones o debajo de las hojas secas. La duración promedio del ciclo de desarrollo es de 75 días; Período de incubación: 12 días; período larval: 35 días; y período pupal 28 días.

Figura 7. Polilla del amaranto (Eurisacca melanocampta Meyrick) a. larva, b. pupa, c. adulto.

                   Para controlar esta plaga se puede utilizar diferentes medidas como:

                    Efectuar el control de malezas en forma oportuna para eliminar amarantos silvestres y malezas, que son hospederas, evitando períodos prolongados de sequía en zonas bajo riego y efectuar cosecha oportuna, tan pronto como se produzca la madurez fisiológica, especialmente en épocas secas.
                    En la evaluación del banco de germoplasma se observó que existe relación de caracteres fenotípicos y color de planta con el número de larvas presentes en la inflorescencia, encontrando que ecotipos con panojas laxas, amarantiformes y de colores oscuros, fueron los menos preferidas y atacadas. Así mismo, en observaciones de campo se determinó que las plantas de color morado y rojo intenso tuvieron infestaciones relativamente más bajas que las de color claro.
                    En el área andina se ha observado un apreciable número de enemigos naturales de esta plaga, habiendo identificado como parasitoides a Copidosoma gelechiae (Hymenoptera, Encyrtidae), Dolichostoma sp. (Diptera, Tachinidae). Además se observó la actividad de dos especies de la familia Bruconidae (Microplitis sp. y Meteorus sp.) y el Tachinido Phytomyptera sp. en Puno, Perú.
                    Copidosoma gelechidae es el parasitoide más importante de larvas, pudiendo causar hasta un 40% de mortalidad, sobre todo al comienzo del ciclo vegetativo y hasta antes de la fructificación. Entre los depredadores se indica a Eriopis connexa y otras dos especies de Coccinelidos que se alimentan también de pulgones, huevos y larvas tiernas en otros cultivos.
                    En el caso de infestaciones tempranas y altas se recomiendan aplicación de insecticidas de contacto, tales como metamidofos, monocrotofos y piretroides, con la finalidad de evitar mayores infestaciones al momento del desarrollo de la inflorescencia, donde el control es aún más difícil.

b) Herpetograma bipunctalis (F.) y Spoladea recurvalis (F.)

                    Esta especie se conoce con el nombre de "Polilla del Amaranto" y fue citada anteriormente como Pachyzancla bipunctalis (F.); sin embargo, Vergara y Sanchez (1983) la citan como Herpetograma bipunctalis. Es considerada como plaga clave del amaranto en la zona costera del Perú.
                    Larvas recién eclosionadas son de color crema pálido, pero luego van cambiando al verde claro y verde amarillento, con la cápsula cefálica y el protórax marrón oscuro. En su mayor desarrollo miden 20 mm de longitud. Las larvas son marcadamente lucífagas, escondiéndose entre los glomérulos de la inflorescencia, donde forman una especie de nido con los hilos de la seda que producen.
                    La pupa es de color marrón amarillento a marrón oscuro, midiendo de 98 a 100 mm; se localizan dentro de la inflorescencia. En casos excepcionales pueden pupar en el suelo. El ciclo de vida de estas especies tiene una duración aproximada de 30-40 días. Estas especies son consideradas muy perjudiciales en el amaranto producido en la costa del Perú, conjuntamente con Spodoptera eridiana, debido a que las larvas se alimentan de las hojas, pudiendo ocasionar la defoliación total de la planta, produciendo una marcada disminución en los rendimientos.
                    Las infestaciones de estas especies se ven notoriamente favorecidas por la permanencia y abundancia del atacco o bledo (Amaranthus hybridus) en los diferentes cultivos de la costa, debido a que esta planta es su hospedador preferido. En la sierra estas especies se consideran plagas secundarias. Las infestaciones de estas dos especies empiezan poco después que la planta ha iniciado su floración, atacando a las hojas y al primordio floral. En el caso de ataque a las hojas, las larvas forman un cartucho de hojas unidas por hilos de seda, dentro del cuál se alimentan. Cuando infestan la panoja, las larvas se encuentran entre el conjunto de los ejes florales alimentándose de éstos y de los granos. Los daños son más intensos en las épocas de verano (noviembre-febrero) y disminuye entre junio a octubre en Perú (Lázaro y Sarmiento, 1988).
                    Para controlar estas plagas se recomienda eliminar las malezas, especialmente el amaranto silvestre (Amaranthus hybridus); destruir los residuos de cosechas anteriores y establecer principalmente en la costa, siembras preferentemente de invierno a pesar de ser menos productivas, para evitar las fuertes infestaciones del verano. A pesar de no tener estudios específicos en amaranto, se considera que todo el complejo de insectos depredadores que pueda existir en otros cultivos, también tendría un importante rol en el control de estas plagas. Los pocos estudios realizados indican la predominancia de coccinélidos y crisopas en comparación con otros grupos. En caso de infestaciones muy intensas se recomienda la aplicación de insecticidas fosforados, piretroides, de preferencia antes de que las larvas hayan penetrado en la inflorescencia.

c) Mythimna unipuncta Haworth

                    Esta especie ha sido citada con el nombre de Pseudaletia unipuncta por Carrasco (1987); infesta diversos cultivos en todo el área andina, además del amaranto, para este cultivo se considera como plaga secundaria, debido a que no causa en el mayores daños.
                    El adulto presenta alas anteriores de color rojo pálido a marrón pálido y rosado, con manchas de color marrón más oscuro y una mancha central blanca; las alas posteriores son blancas y se tornan marrón grisáceo hacia los márgenes. Los huevos son puestos en grupos de 2 a 59, llegando a veces hasta 200, a menudo en filas, en el envés de las hojas o cerca de la base del tallo. Dorsalmente la larva es de color verde grisáceo con tres líneas delgadas, pálidas o amarillentas y bordes rosados; por debajo presenta una banda subespiracular más ancha, gris verdosa; la cabeza es moteada, de color marrón claro. En los dos primeros estadios larvales y en su máximo desarrollo llega a medir entre 30-40 mm de longitud.
                    La pupa recién formada es de color verde oscuro; luego pasa a color canela y mide de 15-20 mm de longitud. Esta especie empupa en el suelo, y su ciclo de desarrollo puede variar entre 30 y 70 días, de acuerdo a las condiciones ambientales.
                    Las larvas comen las hojas, dejando sólo la nervadura central, ocasionalmente infesta las inflorescencias.

d) Pseudoplusia includens (Walker)

                    Conocida como "Falso medidor", esta especie puede constituir una plaga de amplia distribución, infestando gran diversidad de cultivos. Con respecto al amaranto, este insecto es considerado de importancia secundaria. Sin embargo, en los valles interandinos abrigados, por debajo de los 2500 msnm y en la costa, puede convertirse en plaga primaria por su voracidad y difícil control.
                    Los adultos presentan alas anteriores de color marrón grisáceo oscuro, con una especie de Y central plateada, mientras que las alas posteriores son de color marrón pálido; los huevos, de forma redondeada y color verde, son ovípositadas en forma individual y distribuidos sobre la superficie de las hojas. Las larvas son de color verde, con líneas laterales y dorsales verdes y blancas, localizándose en el envés de las hojas. Presentan sólo dos pares de pseudopatas, por lo que jiban el cuerpo para desplazarse. En su máximo desarrollo llegan a medir hasta 30 mm de longitud, pasando por seis estadios larvales. La pupa es de color verde; posteriormente, antes de la emergencia del adulto, se torna marrón. Esta especie empupa en el follaje, formando un fino cocón de seda blanca.
                    Las larvas se alimentan de preferencia con hojas tiernas de las ramas más delgadas, realizando comeduras irregulares en los bordes y formando agujeros, ocasionalmente se alimentan de inflorescencias.

e) Spodoptera eridania (Cram.).

                    Comúnmente se le conoce como gusano ejército, está ampliamente distribuido e infesta diversos cultivos. En el amaranto adquiere importancia sólo en siembras de costa, atacando durante todo el período vegetativo, alimentándose de las hojas e inflorescencias.
                    Los adultos tienen alas anteriores grises, con una mancha negra central o una barra, y las alas posteriores blancas; presentan una expansión alar de 35 mm. El cuerpo es de color gris. Oviponen sobre las hojas, dejando masas de huevos cubiertos por pelos del abdomen de la hembra.
                    Las larvas son de color verde claro en los primeros estadios, para luego tornarse verde oliva, con manchas triangulares de color gris oscuro, casi negro, en el dorso de la mayoría de los segmentos del cuerpo. Las larvas chicas se alimentan raspando el mesófilo de las hojas, pero sin perforarlas. En los primeros estadios de desarrollo se puede observar un gran número de larvas alimentándose de una sola planta. Posteriormente comienzan a dispersarse a otras plantas o a las malezas, donde se alimentan ya sea por los bordes o haciendo agujeros irregulares en las hojas.
                    Las larvas se alimentan de las hojas, esqueletizándolas; las etapas más peligrosas son cuando las plantas están pequeñas o cuando se encuentran en proceso de formación de las inflorescencias. En la costa peruana y en siembras de primavera, las larvas llegan a destruir plantas completas.
                    Se recomienda eliminación de malezas, especialmente los amarantos silvestres, donde suelen desarrollarse los primeros estadios larvales, recolección de larvas a mano en plantas donde se esta iniciando el ataque y aplicación de insecticidas en forma localizada sólo en los focos de infestación.

f) Pococera atramentalis Led.

                    Se le conoce con el nombre de "gusano de la inflorescencia" y es una plaga secundaria en el cultivo del amaranto. Se encuentra distribuida en toda la costa del Perú, adquiriendo importancia en las siembras extensivas de la costa, además, posee otros hospederos muy frecuentes en esta región.
                    El adulto es una polilla de apariencia triangular, cuyo color varía de pardo a gris oscuro, con manchas más oscuras en el cuerpo y alas. Las alas anteriores presentan una mancha oscura en la parte basal y un par de líneas transversales más claras que el gris y con reflejos cúpricos hacia la parte apical. El macho difiere de la hembra básicamente por ser de tamaño más pequeño y presentar antenas plumosas. Los huevos son elípticos; la parte superior es convexa y la parte en contacto con la superficie de oviposición es achatada. Antes de la eclosión, el color varía desde el blanco cremoso hasta el gris anaranjado. Miden en promedio 0.5 mm de longitud.
                    Las larvas tienen cuerpo cilíndrico y presentan una coloración que varía del amarillo parduzco a marrón oscuro; en el dorso se observan líneas longitudinales de aspecto amarillento. Se caracterizan por su gran movilidad; los adultos son activos al finalizar la tarde y en la madrugada ovipositan en las inflorescencias; la larva recién emergida se esconde entre los granos en desarrollo y comienza a formar refugios con hilos de seda.
                    Los granos de la inflorescencia quedan destruidos como consecuencia de la alimentación larval. Esta plaga infesta desde granos verdes hasta granos en maduración, completamente maduros o incluso secos, siendo en estos últimos más perjudiciales.
                    Esta especie es eficazmente controlada por un grupo complejo de parasitoides y depredadores.

g) Heliothis titicacae Hardwick.

                    La larva se alimenta de las inflorescencias, consumiendo granos frescos o lechosos; sin embargo no es considerada plaga de importancia económica.
                    Los adultos son polillas de color pardo a pardo rojizo, con una mancha reniforme casi incolora en las alas anteriores, la expansión alar es de 33 mm. Son activas durante la noche y oviponen en forma aislada en las inflorescencias. La oviposición se realiza durante los meses de marzo a mayo, coincidiendo con las épocas de maduración.
                    Las larvas son de color marrón oscuro verdoso, con bandas longitudinales de diversos colores; en su mayor desarrollo alcanzan hasta 4.5 cm de longitud. Completando su desarrollo pupan en el suelo, a una profundidad de 5 a 10 cm, formando una pupa de color marrón, de 28 mm de tamaño. La larva realiza comeduras grandes y profundas en las inflorescencias consumiendo también las semillas. Se menciona que esta especie tiene como parásitos larvales a dos moscas Tachinidae: Archytas sp. y Winthenia sp., aunque se estima que posee todo un complejo grupo de enemigos naturales, aún no identificados (Yabar y Baca, 1981).

h) Diabrotica speciosa Ger., D. decimpunctata (Latr.) y D. viridula (Fab.).

                    Los llamados "escarabajos de hoja" son insectos polífagos muy comunes en todas las regiones del área andina. Atacan a un gran número de plantas cultivadas, además de alimentarse de muchas malezas. Se consideran plagas secundarias del amaranto, debido a que sus daños, si bien pueden presentarse en forma frecuente, no llegan a adquirir importancia económica.
                    Los adultos son escarabajos medianos, de 4 a 6 mm de tamaño, de color verde predominante, con manchas en tórax y élitros. La cabeza, patas y porción ventral del abdomen son más oscuras que el resto del cuerpo; las antenas son delgadas y tan largas como el cuerpo.
                    Las hembras ovipositan en el suelo; las larvas son de color blanco amarillento, con la cabeza de color marrón, que se alimentan de raicillas. En el caso del amaranto, no causan mayores daños. La duración del ciclo varía según las zonas, fluctuando de 30 a 50 días.
                    D. decimpunctata es de color verde amarillento, con diez puntos negros pequeños en los élitros, se encuentra ampliamente distribuida en toda la región andina; D. undecimpunctata es similar a la anterior, pero con once puntos negros oscuros en los élitros. Sólo ha sido registrada en el departamento de Cajamarca-Perú; D. viridula que es de color verde a verde amarillento, con seis manchas ovales amarillentas y de tamaño ligeramente más pequeño. Los daños que causan los escarabajos adultos son consumir las hojas, haciendo agujeros grandes e irregulares en los foliolos, que aparecen como deshilachados. En altas poblaciones que se presenta en forma ocasional, se alimentan también de las flores, pudiendo provocar su caída.
                    Para su control se recomienda la eliminación de malezas hospederas en lugares donde se desarrollan tanto poblaciones de adultos como de larvas; y cuando la magnitud de las infestaciones lo justifique, aplicar insecticidas de acción estomacal y de contacto para ello se puede emplear carbaril, clorpirifos, metomil, etc.

i) Schistocerca piceifrons peruviana.

                    Llamada saltamonte pertenece a la orden Orthoptera, familia Locustidae, esta especie ha sido registrada en las zonas medias de los valles interandinos, lugares que constituyen áreas endémicas de langostas. Las ninfas y adultos atacan las plantas tiernas de amaranto alimentándose vorazmente de las hojas y brotes. En plantas desarrolladas es también posible observarlas alimentándose de las panojas tiernas.

j) Epicauta pennsylvanica De Geer. , Epicauta willei Dem.

                    El pilme pertenece a la familia Meloidae. El adulto tiene élitros criáceos negros o grises que se unen en una línea recta sobre el insecto. El adulto mide entre 1.3 y 2.5 cm de largo (Wilson, 1996). Ha sido observado defoliando en Estados Unidos y Chile. Se considera una plaga potencial ya que no se han visto ataques severos de esta plaga (Kaufmann y Weber, 1990; Henderson, 1993)(Figura8).

Figura 8. Acchu o Karhua (Epicauta willei Dem.)

 

 

 

 

 

 


Los insectos del amaranto y su control

 

 

Insectos chupadores - picadores

a) Aphis craccivora Koch.

                    Es un pulgón polífago, de amplia distribución; infesta al amaranto, pero sin alcanzar categoría de plaga importante. Las hembras adultas son de color negro brillante y, al igual que las ninfas, pican tallos, peciolos, envés de las hojas e inflorescencia. El color de las ninfas va de negro gris a marrón oscuro, con apéndices marrón o amarillo y se reproducen partenogenéticamente. En altas infestaciones produce sustancias azucaradas, sobre la que se desarrolla el Fumagina. Son más frecuentes en condiciones secas, calurosas y de déficit hídrico. Los daños que causa esta especie es en todos sus estadios de desarrollo, succionando la savia de hojas y brotes, causando una deformación de estos. Todo ello da por resultado reducción del vigor de la planta, marchitez, amarillamiento, y por último defoliación. Estos pulgones poseen controladores biológicos, entre los parasitoides tenemos a: Aphidius sp., Lysiphlebus sp., Praon sp., y entre los predatores tenemos a: Chrysoperla sp., Coleomegilla maculata Deg., Cycloneda sanguinea (L), Eriopis connexa connexa Germar., Hipodamia convergens Guerin., Scynmus sp., Allograpta sp., y Baccha sp.

b) Myzus persicae (Sulzer).

                    Es una especie virtualmente cosmopolita que infesta el amaranto, además de otros cultivos y malezas, se ha observado infestaciones importantes en amaranto especialmente en siembras realizadas en valles secos, abrigados y en costa. Las ninfas y los adultos son pequeños, de color amarillo a verde amarillento, algunas veces rosados. A menudo se encuentran sobre el envés de las hojas tiernas u hojas senescentes amarillentas, en grandes colonias que incluyen todos los grupos de edad. La duración de una generación depende de la temperatura y puede variar de 7 a 10 días. Los daños que causa y el control recomendado son los mismos que para la especie anterior (Figura 9.)

Figura 9.
a. Pulgón verde (Myzus persicae)
b. Pulgón alado
c) Nysius simulans Stal.

                    Los adultos y ninfas de esta especie se alimentan succionando savia de las hojas, además de infestar inflorescencias y dañar granos, tanto en la costa como en la sierra. Es considerada una plaga de relativa importancia. Sin embargo, es interesante notar las grandes poblaciones de esta especie que se encuentran en diversas malezas de los campos, así como en plantas cultivadas, lo que permite suponer que podría eventualmente convertirse en una seria amenaza para el amaranto, si se intensifica la siembra de este cultivo.

 

Los insectos del amaranto y su control

 

Insectos barrenadores del tallo

                    En muchas zonas bajas y semitropicales donde se cultiva aisladamente el amaranto, se ha observado con frecuencia el ataque de un gorgojo de la familia Curculionidae (Contrachelus seniculis Le Conte). Las larvas, de color blanco cremoso y ápodas, barrenan la base de los tallos, para luego alimentarse de la médula de la planta. Los tallos afectados se hinchan y posteriormente se resquebrajan, provocando un marchitamiento progresivo de la planta, que finalmente se cae por el peso de la inflorescencia.
                    Los adultos son de color marrón oscuro (Henderson, 1993; Kauffman y Weber, 1990).
                    Estudios preliminares de daños en el banco de germoplasma de Ayacucho han demostrado la existencia de fuentes de resistencia a esta plaga (Vilca y Jeri, 1989).
                    En México se ha determinado que el Curculionido que barrena el tallo pertenece a la especie Lixus truncatulus F., cuyos daños pueden llegar a afectar el rendimiento hasta en un 25% (Espitia, 1986).
                    Ataques de Epitrix sp. o Disonycha melanocephala, "Pulguilla saltona" y Lygus lineolaris Palisot de Beauvois, "Chinche", se han observado en Ecuador, México y Estados Unidos; el primero efectuando perforaciones finas de las hojas tiernas y el segundo perforando y alimentándose de granos tiernos (Nieto, l990).

Cosecha

 

 

                    Se realiza de los 5 a 7 meses después de la siembra, dependiendo de los cultivares y localidad; esta labor se efectúa cuando las plantas hayan alcanzado la madurez fisiológica. La cosecha tiene cinco fases: corte o siega, formación de parvas, trilla o azotado, limpieza y venteo, secado y almacenamiento.

  1. El corte o siega se realiza utilizando hoces o hechonas y cuando las plantas hayan alcanzado la madurez fisiológica, se corta a 20 cm del suelo y se va colocando en gavillas pequeñas como para ser trasladadas después a un lugar definitivo, donde completarán su madurez y perderán humedad; ésta operación se efectúa preferentemente en horas de la mañana para evitar el desgrane. Se tiene algunas experiencias exitosas utilizando cosechadoras combinadas, las que efectúan el corte y trilla en el propio campo y al mismo tiempo; esta se facilita en campos uniformes y que las plantas no presenten panojas decumbentes.
  2. Formación de parvas; una vez cortadas las plantas se forman parvas colocando todas las panojas en un mismo sentido y formando montículos, con la finalidad de que pierdan humedad, lo suficiente como para ser trilladas, de ésta manera también se podrán proteger de las eventuales lluvias que pudieran caer, las parvas permanecen de 10-15 días, debiendo controlarse posibles calentamientos sobre todo cuando se cosecha plantas con mucha humedad.
  3. Trilla o azotado, se realiza cuando las plantas estén totalmente secas y por ende el grano se puede desprender fácilmente, para ello se extienden lonas en el suelo, luego se colocan las panojas formando gavillas en sentido opuesto y unos sobre otros para luego golpearlas o azotarlas con palos o lazos hasta desprender el grano de la panoja, en algunas lugares de la zona andina se pisotea con animales dando buenos resultados.
  4. Limpieza y venteo, se realiza una vez desprendidas las semillas que quedan juntamente con las fracciones de inflorescencias, ramas, tallos, hojas etc., se procede a separar los granos de la broza aprovechando las corrientes de aire, y luego utilizando tamices o cernidores preparados especialmente para este tipo de grano, se obtiene la semilla limpia. Actualmente, se está utilizando tanto en costa como en la zona andina pequeñas trilladoras estacionarias manuales o activadas por motor con excelentes resultados.

                    Secado y almacenamiento, una vez que se tiene el grano limpio, se debe secar al sol hasta que pierda la suficiente humedad y posea un máximo de 12% de humedad, para ello es necesario extender el grano al sol durante un día, caso contrario se produce fermentaciones y amarillamiento disminuyendo su valor comercial. El almacenamiento debe efectuarse en lugares ventilados y secos, de preferencia envasar en costales de yute o tela evitando usar los de plástico o polipropileno, sobre todo si se va a destinar a semilla.