III. ADAPTACION DEL AMARANTO EN LOS PAISES DE AMERICA LATINA

Cuadro N 1 Cuadro N 2 Cuadro N 3 Cuadro N 4 Cuadro N 5 Cuadro N 6

               En general el cultivo del amaranto en la zona andina, está replegada a áreas muy específicas y lugares de condiciones climáticas más favorables, habiendo sido reemplazado su cultivo por los cereales introducidos de Europa; sin embargo en estos últimos años dado el interés de los consumidores de productos naturales de alto valor nutritivo, consumidores vegetarianos, interés de los agroindustriales, requerimientos del mercado internacional europeo, asiático y de Norteamérica, está haciendo retomar importancia tanto en el aspecto de la producción, investigación, transformación y agroindustria del amaranto; a ello se debe que la situación del cultivo en la zona andina como en otros países con posibilidades de producción está siendo cambiada y alterada positivamente; así mismo la difusión de sus valores nutricionales y formas de uso en la población de los propios países andinos está aumentando el consumo y uso de este grano.
               La Oficina Regional de la FAO en coordinación con el INIA de Perú y entidades dedicadas a la investigación en América Latina y el Caribe, han conducido una Prueba Regional Americana de Cultivares de Amaranto, utilizando diferentes cultivares procedentes de todos los países cooperantes y participantes de la prueba, habiendo encontrado resultados sumamente interesantes en la producción de este cultivo de alto valor nutritivo para la alimentación humana (Cuadro 1).

CuadGr.jpg (106504 bytes)

Arriba

               Los resultados de la Prueba Regional de Cultivares de Amaranto, muestran que este cultivo tiene un enorme potencial de producción en las áreas agrícolas de América, obteniéndose en forma experimental hasta 7900 kg/ha; teniendo amplia adaptación tanto a condiciones de altitud que van desde el nivel del mar (Puerto Príncipe-Haití) hasta los 3710 msnm (Oruro-Bolivia). Se obtuvieron producciones con precipitaciones pluviales de sobre 176 mm (Purmamarca-Argentina) a 1378 mm (Santa Catalina-Ecuador), sin embargo la distribución de la precipitación durante el año puede ser determinante para que este cultivo produzca sin necesidad de riego.


               En cuanto a latitud se adapta de 0 en el Ecuador hasta 38 (Temuco-Chile) en el Sur y 23 (Durango-México) en el Norte, lo cual confirma su gran adaptación.
               En lo referente a suelos se adapta perfectamente a diferentes texturas de suelo; arenoso (Arequipa-Perú), arcillo-arenoso (Oruro-Bolivia), francos (Temuco-Chile), limo-arenoso (Puerto Príncipe-Haití) y franco-arcilloso (Chapingo-México).
               En el Perú el amaranto ha tenido apoyo gubernamental en el pasado para su investigación, producción y promoción. Recientemente se ha retomado lo concerniente a la investigación, mientras que la extensión de las siembras comerciales no alcanza las 2000 ha con rendimientos que varían de 800-3500 kg/ha . Se observa que la localidad tiene una importante influencia en el potencial de rendimiento que puede alcanzar este cultivo (Cuadro 2).

Cuadro 2. Rendimiento de grano de amaranto de cultivares de la Prueba Regional de Cultivares de Amaranto en Lima, Huancayo, Arequipa y Cusco, Perú, temporada 1992-1993.

Cultivar

Lima

Huancayo

Arequipa

Cusco

INIAP Alegría

921

1601

2714

2385

Oscar Blanco

694

1361

2625

2210

S-DGO-HI

601

1917

3581

674

Línea 10-C

435

1313

2880

2640

Noel Vietmayer

434

1500

2849

2755

INIAP Ataco

208

1472

3333

2580

ICTA-01-0012

97

2374

2464

1996

Línea 41-F

77

1792

3052

2920

UTAB Cahuayuma

---

2295

2589

2091

Amaranthus cruentus

---

572

2344

1540

S-DGO-CI

---

285

2649

1435

CAC-2074-BA-87

 

1781

1651

1575

Promedio

433

1507

2723

2067

C.V. (%)

14.7

20.3

15.8

20.6

 

               El amaranto se cultiva principalmente en los valles interandinos de la sierra y en pequeñas extensiones; en muchos casos se observa en siembras asociadas a maíz o formando bordes en otros cultivos. Recientemente su cultivo ha tomado auge en la costa del Perú, donde se lo siembra bajo condiciones de riego por aspersión y altos niveles de fertilización, pudiendo considerarse como manejo de alta tecnología, utilizada mayormente para la agroindustria y exportación. Se cuenta con variedades de alta producción, tecnología de cultivo aceptable y se ha avanzado considerablemente en la transformación y agroindustria de este grano, principalmente desarrollado por la actividad privada, las cuáles producen una gama de productos con adecuada presentación y de diferentes características. El potencial de cultivo es bastante halagador sobre todo en la costa peruana, donde está siendo utilizado como cultivo de rotación y de alta producción. En Perú, el INIA y las universidades están efectuando investigación en aspectos agronómico, utilización y de producción de semilla mejorada.
               En el Ecuador el amaranto estuvo considerado como una especie casi desconocida (Monteros et al., 1994), recientemente esta siendo investigado por el INIAP y Universidades, así como por la actividad privada. En el aspecto productivo, se tiene grandes posibilidades, sobre todo en los valles de la sierra, cuyas altitudes no superan los 2800 msnm y que presentan alta luminosidad y poca pluviosidad. Las mejores posibilidades estarían en las provincias de Loja, Azuay, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Imbabura y en las zonas secas y con riego de la costa (Nieto,1990). Actualmente se cuenta con algunas variedades mejoradas de alta producción y tecnología de cultivo y transformación adecuada que puede permitir un desarrollo sobresaliente del cultivo en este país. Los rendimientos comerciales que se obtienen varían de 640-3750 kg/ha. En los ensayos llevados a cabo en Quito en 1992-93 los rendimientos fluctuaron entre 800 y 2492 kg/ha (Cuadro 3). A pesar de los logros obtenidos en la investigación y la tecnología disponibles es necesario efectuar más estudios a nivel de laboratorio y campo para alcanzar mejores niveles tecnológicos de producción; así mismo campañas de promoción de la producción, utilización y consumo de este cultivo. En base a estos elementos se considera al cultivo como una alternativa de producción para muchas áreas agrícolas del Ecuador y una opción nutritiva importante para la población.

Cuadro 3. Rendimiento de grano de amaranto de cultivares de la Prueba Regional Americana de Amaranto en Quito, Ecuador, temporada 1992-1993.

 

Cultivares

Rendimiento (kg/ha)

ECU-2210

2492

Línea 41-F

1917

ECU-163

1842

UTAB Cahuayuma

1758

ICTA-01-0012

1733

S-DGO-HI

1708

Amaranthus cruentus

1692

CAC-2074-BA-87

1683

Noel Vietmayer

975

Oscar Blanco

842

Línea 10-C

800

Promedio

1585

C.V. (%)

26.8

 

               En Bolivia, el amaranto se cultiva casi exclusivamente en los valles interandinos profundos y calientes, alrededor de Tarija, Cochabamba, principalmente en Sacaba y Angostura y valles profundos de La Paz, como Mejes y Los Yungas. Su cultivo al igual que en los demás países del área andina casi ha desaparecido encontrándose en pequeñas parcelas, borde de los cultivos de maíz o asociado a este cultivo. La tecnología de producción es aún deficiente, los trabajos de investigación han sido realizados mayormente por las universidades, Estación Experimental de Pairumani y en el IBTA. Actualmente se dispone de algunas variedades de alta producción. Los rendimientos a nivel de productor varían de 700 a 2500 kg/ha. En los ensayos realizados en La Paz y Oruro se puede observar que en La Paz los rendimientos alcanzaron hasta 2014 kg/ha, sin embargo, contrastantemente y por falta de adaptación de los materiales en prueba, en Oruro los rendimientos más altos alcanzaron sólo a 100 kg/ha (Cuadro 4). Las perspectivas de cultivo y producción futura en Bolivia son halagadoras; algunas investigaciones demuestran que el potencial productivo es enorme y las posibilidades de utilizar material proveniente de otros países son también prometedores puesto que algunas variedades de alta producción obtenidas en Perú y Ecuador provienen de materiales originarios de Bolivia.

Cuadro 4. Rendimiento de grano de amaranto de cultivares de la Prueba Regional Americana de Amaranto obtenidos en La Paz y Oruro, Bolivia, temporada 1992-1993.

 

Cultivares

Rendimiento (kg/ha)

 

La Paz

Oruro

ICTA-01-0012

2014

103

INIAP Alegría

1713

36

INIAP Ataco

1709

47

Oscar Blanco

1413

95

Noel Vietmayer

1235

70

Línea 41-F

1155

67

S-DGO-HI

871

49

Testigo

837

---

Línea 10-C

685

73

T-2

---

112

Amaranthus caudatus

(Pairumani C.1)

---

81

C.VA.Z. MEJES

---

73

Amaranthus caudatus

(Pairumani C.2)

---

70

Promedio

1292

73

C.V. (%)

41.5

74.1

 

               En Argentina el cultivo del amaranto está casi desaparecido, se le encuentra en pequeñas parcelas cerca de la vivienda de agricultores y en asociación con maíz pero con plantas muy aisladas dentro del maizal, originalmente se cultivaba en Jujuy (Purmamarca, Humahuaca), Salta (Pampa grande), Tucumán y Catamarca. Actualmente se están iniciando investigaciones tanto en las Universidades como en el INTA, con buenas perspectivas, puesto que ensayos efectuados con materiales genéticos provenientes de diferentes partes de América han dado buenos resultados. Los rendimientos obtenidos varían de 143 - 1530 kg/ha (Cuadro 5).
               En Colombia prácticamente ya no se encuentra amaranto y tampoco se le conoce.

Cuadro 5. Rendimiento de grano de amaranto de cultivares de la Prueba Regional Americana de Amaranto en Purmamarca, Argentina, temporada 1992-1993.

 

Cultivares

Rendimiento (kg/ha) Purmamarca

Oscar Blanco

1530

A. mantegazzianus

1282

Línea 10-C

1124

UTAB Cahuayuma

1008

ICTA-01-0012

988

INIAP alegría

755

Línea 41-F

675

CAC- 2074 - BA -87

672

INIAP Ataco

666

S- DGO-HI

657

Amaranthus cruentus

383

Noel Vietmayer

143

Promedio

824

C.V. (%)

33.1

               En Chile el amaranto es considerado como una especie casi desconocida, recientemente está siendo estudiado por la Universidad de Concepción y Universidad de Chile con el fin de encontrar nuevas alternativas para agricultores de la zona.
              En los ensayos realizados en Santiago los rendimientos han alcanzado hasta 5689 kg/ha con la especie A. cruentus (Cárdenas, 1991) y en Chillán los mayores rendimientos obtenidos alcanzan cerca de 4000 kg/ha (Cuadro 6). Además la investigación realizada tiene por objeto determinar el manejo óptimo para un máximo rendimiento de semillas y el efecto de la fertilización nitrogenada en el contenido y composición de la proteína y el almidón.

Cuadro 6. Rendimientos de amaranto obtenidos en Chillán en las temporadas 1994-95, 1995-96 y 1996-97.

 

Especie

Genotipo

Rendimiento (kg/ha) 94/95 95/96 96/97

AhxAh*

Plainsman

4084 3856 4758

A.c.

Concepción

3650 3612 ---

AhxAh

K 433

3481 3321 4289

AhxAh

K 432

3394 2683 3873

A.c.

R 158

3284 3336 5150

AhxAh

K 593

3134 2986 3550

A.c.

K 266

3055 2895 4375

A.c.

Canadá

2928 2698 ---

A.c.

K 283

2883 --- ---

A.c.

A 200 D

2408 2920 4223

A.h.

Selección DED-H1

1047 --- ---

A.ca.

ICTA 01-0012

617 --- ---

A.ca.

Oscar Blanco

183 --- ---

A.ca.

Ataco

114 --- ---

A.ca.

Línea-10C

94 --- ---

A.ca.

INIAP-ALEGRIA

74 --- ---

A.ca.

Línea-41F

63 --- ---

A.ca.

Noel Vietmayer

50 --- ---

A.c.

Amont

--- 3851 ---

 

K 213

--- 3193 ---

A.hxA.h.

D 136-1

--- 2709 3273

A.c.

K 436

--- 2109 3211

A.c.

MT3

--- 3681 5314

A.h.xA.h.

D70-1

--- 3768 ---

LSD (0.05)

 

808.69 792.87 1034.60

A.h.xA.h.* = A. hybridus x A. hypochondriacus; A.c.= A. cruentus;

A.h.= A. hypochondriacus; A.ca.= A. caudatus

Fuente:Bertli et a., 1997.

               El cultivo tiene un potencial enorme de adaptación no sólo en la zona andina si no también en zonas más templadas, cálidas y costa de los países americanos, tanto para la producción de grano, hortaliza o como productora de materia verde para la alimentación del ganado.
               El amaranto tiene un amplio rango de adaptación que va desde el nivel del mar hasta los 3200 msnm, se desarrolla adecuadamente con precipitaciones que varían de 400-2000 mm de lluvia anual, resistiendo adecuadamente períodos de déficit hídrico (Mujica, 1992). La temperatura óptima de germinación de semillas es de 35C, y la mayor eficiencia fotosintética ocurre a 40C. La temperatura mínima de crecimiento ha sido estimada en 8C y sufre daño por enfriamiento con temperaturas menores a 4C (NRC, 1984). En general todas las especies prosperan adecuadamente en ambientes con alta luminosidad.
              Los amarantos graníferos son en general de días cortos, aunque son poco sensibles a la duración de la luz, mostrando gran plasticidad en los diferentes ambientes pudiendo florecer con un fotoperíodo de 12 a 16 horas. En cuanto al pH del suelo, crece desde suelos ácidos hasta fuertemente alcalinos (4.5-8.5). Además tiene alta tolerancia al aluminio del suelo y a la salinidad. Así mismo, por ser una planta C4, hace un uso más eficiente del agua utilizando sólo las 3/5 partes de la cantidad de agua que necesitaría una planta C3 para producir la misma cantidad de biomasa (Hauptli, 1977).
               El amaranto extrae agua hasta 1.5 m de profundidad en condiciones de stress hídrico y la máxima profundidad radical se alcanza entre comienzo y plena floración. El requerimiento hídrico promedio para el amaranto alcanza a 2673 m3 /ha, medido en un estudio realizado en Dakota del Norte, Estados Unidos(Henderson, 1993).